¿Acaso alguien dudaba que hubiese fans del Barça en Nagoya?