Y es que intento recordar cual fue el último juego que me llegué a terminar y para ser sinceros, me cuesta trabajo recordarlo. Está bien, reconozco que no soy ningún friki de los videojuegos, de hecho nunca he jugado demasiado, pero sí­ que desde hace unos años tuve la idea de conseguir alguna de las consolas con las que habí­a pasado buenos ratos en casa de mis colegas…y ¿cual fue el resultado?. Pues el resultado fue que efectivamente cuando volví­ a jugar a esos juegos que tan buenos recuerdos tení­a lo volví­ a pasar en grande, esas músicas, esa jugabilidad esas historias tan increibles me transportaron a otra época, la época en la que disfrutaba de los pocos videojuegos que habí­a jugado.

Pero…después de terminarme esos juegos y probar otros, descubrí­ el porqué de aquella sensación de disfrute…era mi primera vez, mi primer juego de lucha (juego de boxeo de la Atari 2006), la primera vez que jugué a un plataformas 2D (Super Mario Bros.), la primera vez que jugué a un juego de plataformas 3D (Mario 64), la primera vez que corrí­ con coches en 3D (Ridge Racer Type 4), la primera vez que apreté el gatillo de una pistola virtual (Golden Eye 64), mi primera aventura 3D (The Legend Of Zelda: Ocarina Of Time), la primera vez que sentí­ miedo con un juego (Resident Evil 2), la primera vez que me convertí­ en un espí­a (Metal Gear Solid), mi primer juego de estrategia (Age Of Empires), mi primera aventura gráfica (The Secret Of Monkey Island)…y así­ con el resto de géneros habidos y por haber. Esa era la razón por la que cuando volví­a a jugar a esos juegos, volví­a a sentirme como un niño con zapatillas nuevas, porque esos juegos fueron los que me hicieron descubrir los diferentes géneros del mundillo de las consolas y el PC.

Es a partir de entonces cuando voy viendo otros plataformas 2D, FPS, juegos de carreras, aventuras y sin duda muchos logran sorprenderme y los disfrutaré incluso más que “los primeros”, juegos como StarCraft, The Longest Journey, Call Of Duty han marcado un antes y un después para mi, pero el problema es que a día de hoy, es muy dificil que yo vuelva a tener las mismas sensaciones de entonces y es que la industria no para de sacar secuelas, reutilizar sistemas ya saturados y lo que es peor, venderlo como si de una novedad se tratase, sí­, por supuesto que me gusta descubrir nuevas historias en una aventura gráfica, o un nuevo tipo de “raza” en un juego de estrategia, pero el jugador que llevo dentro me impide terminar un juego, pasar por mazmorras o derrotar a jefes finales que con toda seguridad yo habí­a intuido que aparecerí­an durante la partida.

Por suerte o necesidad aunque a cuentagotas se van publicando juegos nunca antes vistos ni imaginados, y es ahí­ donde los mandamases de la industria de los videojuegos podrán si quieren rescatar a aquellos que poco a poco estamos dejando los videojuegos y disfrutamos básicamente de los cotilleos que se escuchan por los foros especializados. El mercado se renueva unos descubren sus primeros juegos y otros ven resignados un mundo carente de originalidad e innovación, vosotros ¿quienes sois?.