iPad, primeras impresiones

El iPad ya está entre nosotros, este viernes se presentó en Alemania el tan aclamado Tablet de Apple, ayer tuve la oportunidad de probarlo un poco así que qué mejor sitio que Giikah para comentar mis primeras impresiones.

El iPad ha despertado muchas pasiones, y es que todo lo que huela a Apple es sinónimo de “Cool”, de eso no hay duda.

Ergonomía: 7

Pesado.

Sólo necesitas 10 segundos para darte cuenta de que pesa lo suficiente como para necesitar usar las dos manos a la hora de utilizarlo. No es un dispositivo muy cómodo si se quiere usar estando de pie, es por eso que bajo mi punto de vista el iPad es al igual que la mayoría de los Tablets, un aparato pensado para la casa, la oficina o en definitiva, un sitio en el que puedas sentarte cómodamente.

Pese a todo, es muy agradable al tacto y no creo que el peso sea un impedimento para usarlo en cualquier tipo de situaciones, aún así, insisto en decir que pesa lo suficiente como para tener que apoyarlo en algún sitio.

Manejo: 8

Intuitivo, sencillo y práctico.

Se controla todo desde la pantalla táctil de manera más o menos fluida, y con sólo presionar el botón de menú se vuelve a la pantalla principal, hasta un niño de 7 años sabría utilizarlo sin necesidad de decirle cómo. Tengo que decir que en general el sistema responde de manera fluida a nuestros gestos pero algunas veces no es todo lo fluido que uno quisiera.

Aplicaciones: 9

Muchas, de calidad y variadas.

Hay aplicaciones de todo tipo, juegos de lo más variado, y aplicaciones pensadas para las cosas más interesantes, un piano virtual, un bloc de notas, mapas, lector de periódicos, visor de imágenes, navegador de internet, iTunes…y muchas más.

Nota final: 8

Vive gracias a sus aplicaciones.

Es bonito, la batería dura cerca de 11 horas, es fácil de usar y tiene aplicaciones para todo tipo de gustos y necesidades. Por contra tiene un precio realmente excesivo para lo que lleva de serie (el iPad más básico cuesta 499€ y el más “completo” sale por 799€). Si eres de los que se siente “guai” por tener lo último de Apple, te lo comprarás aunque yo diga que no vale la pena en este momento, bajo mi punto de vista hay opciones más completas y baratas que hacen exactamente lo mismo y mucho más, sin duda, no me compraría el iPad (y lo dice alguien que escribe desde un PowerBook G4).

Japan Tag en Düsseldorf

Todos los años por estas fechas se celebra en Düsseldorf el Japan Tag, un día en el que Japón toma las riendas de la ciudad.

Hay muchas actividades programadas por la escuela japonesa de Düsseldorf y por varios centros culturales japoneses, se puede comer algo de comida típica en los distintos puesto que hay junto al Rhein y luego ver los conciertos o bailes en la plaza contigua a la plaza del ayuntamiento.

Realmente a mi no me ha parecido muy interesante ya que me esperaba ver muchos más puestos donde poder ver libros, películas, música o pinturas de Japón, y lo que me encontré a orillas del rio fueron tres puestos de comida, dos puestos de “algo” (no tenían ni libros ni nada, sólo había japoneses hablando y detrás de ellos posters de Japón) y un escenario donde los alumnos de la escuela japonesa hacian sus actuaciones.

La parte positiva es que también habían actividades dispersadas por la ciudad no sólo al lado del Rhein, y estas me parece que eran más interesantes aún a falta de haberlas visto.

Este pobre se tuvo que armar (nunca mejor dicho) de paciencia, no hacía más que posar con los visitantes.

Evidentemente no podían faltar los aficionados al anime y al manga. Normalmente se pueden ver por Düsseldorf casi todos los fines de semana del año paseando por la ciudad, yendo a comer a restaurantes japoneses y a tiendas japonesas, en el Japan Tag podías verlos hasta debajo de las piedras, y había algunos realmente freaks.

Aquí un grupo de músicos dándole fuerte al Taiko.

Había también muchas niñas con traje tradicional.

Con unos fuegos artificiales que duran unos 25 minutos, se pone fin al Japan Tag. Es muy bonito verlos desde uno de los puentes que hay en Düsseldorf cerca del Tonhalle, como se puede ver en la foto, había también muchísimos barcos en los que mientras cenabas o tomabas algo, podías ver los fuegos artificiales.

Mercado de libros de segunda mano en Düsseldorf

Ayer aprovechamos que hacía sol y salimos a dar una vuelta en bicicleta a orillas del Rhein. Para nuestra sorpresa, habían montado todo un mercado dedicado a la venta de libros de segunda mano.

Además de libros, algunos puestos tenían algunos vinilos, CD’s y DVD’s a la venta. Por casualidad me encontré con un clásico de Miles Davis en vinilo, el “Sketches Of Spain”.

De igual manera, se podían comprar todo tipo cómics, desde clásicos Marvel hasta Tintin, Lucky Luke, Asterix y Obelix.

También había un puesto 100% asiático en el que tenían muchos libros acerca de la historia tradicional y contemporánea de Japón y China, aquí podéis ver un libro que recopilaba un gran número de fotos sacadas en Japón.

Esta parte me pareció genial. Mini posters de anuncios de época, había algunos buenísimos.

Por 8€ te podías llevar a casa este juego (hay que formar palabras según las letras que tengas), sin duda una herramienta muy útil a la hora de practicar un idioma.

Esta es sinduda una de las cosas que más me llamó la atención de todo lo que pude ver en el mercado. Una pequeña maquina del tiempo de la famosa revista alemana “Der Spiegel“, fui directo a comprar la revista con la noticia del lanzamiento del Apolo 11 pero…29€ eran demasiados euros.

Asociación de abducidos de Compostela

Stephen Hawking de agujeros negros sabrá mucho, pero de Aliens no tiene ni puta idea…

Restaurante japonés “Kagaya”

“Kagaya” con este nombre tan escatológico me gustaría introducir al público uno de los varios restaurantes que hay por Düsseldorf, en este caso un restaurante japonés.

En realidad nunca he comido aquí (estoy seguro de que se come muy bien ya que sólo hay clientela japonesa), pero la verdad es que me apetecía compartir con todo el mundo este sitio, más que nada por lo gracioso del nombre.

Como punto humorístico hay que destacar el cartelito que hay pegado a la puerta (Si quieres mear y no eres cliente, la meada te costará 10€). Hay que decir que en Alemania por lo general si quieres ir al baño tienes que dar una propina, no siempre, pero sí que es algo normal ya que hay una señora siempre limpiando el sitio.

Normalmente la propina no suele pasar de los 50 cént. pero aquí los del Kagaya se han pasado un poco…quién sabe, ¡igual los baños están limpísimos!.

Un millonario regala un Audi R8 V10 a dos aparcacoches por un sueño

Un millonario regala un Audi R8 V10 a dos aparcacoches por un sueño

Cuando leí la historia en Jalopnik no me lo podía creer, me ha parecido tanto o más alucinante que el Guardia Civil expedientado por denunciar carreteras en mal estado. Pongámonos en situación, estamos en Sudáfrica, semana pasada. Un empresario muy adinerado está durmiendo en su casa de Cape Town, y tiene un sueño en el que regala su coche en la montaña para hacer el bien. Algo así de ambiguo. El empresario se tomó muy al pie de la letra esta “inspiración divina”, y se dirigió a la montaña.

Concretamente a la Cape Town’s Table Mountain Cableway, un estación de la que parte un teleférico. Fabrice Munganga-Mugala, y Desire Shima, originarios de la República Democrática del Congo, trabajaban allí como aparcacoches. El millonario se acercó a ellos y les preguntó si tenían carnet de conducir. Ante la respuesta afirmativa, les entregó las llaves de su Audi R8 V10, los papeles y un acuse de recibo. Decía que un sueño le había ordenado hacerlo, y que hay que respetar lo que ocurre en los sueños.

Los dos congoleños pensaron que era una broma o una extraña acción de marketing, pero el empresario anónimo iba en serio, muy en serio. Les entregó el coche y les dijo que debían usarlo para hacer el bien. No sabemos muy bien como interpretar eso, pero los nuevos dueños del coche hicieron un agujero en el capó en el que la gente puede echar dinero, como si fuese una hucha. Una hucha de 525 CV, dicho sea de paso. Alrededor de la abertura, cortada en el capó con una sierra, se lee “Por un futuro mejor para todos”.

El dinero recaudado se dona a asociaciones sin ánimo de lucro y cuando los aparcacoches terminan de trabajar, van repartiendo comida y ayuda a los necesitados de la ciudad sudafricana. Dejando a un lado el “crimen” de cortar un agujero en el capó del superdeportivo, es loable que estas dos personas cumplan lo que el millonario les hizo prometer, y no vendiesen el coche y se largasen con el dinero o algo similar. Fabrice y Desire comentan que la policía ya les ha parado varias veces, pensando que el coche es robado.

El empresario anónimo había comprado el coche en Navidad, y tras menos de un mes, se lo regaló a dos aparcacoches anónimos. Se me ocurren mejores maneras de ayudar a los desfavorecidos aún así, como vender el coche y meter en un depósito remunerado las ganancias, usándolas para ayudar a los desfavorecidos, algo más eficaz que depender de las donaciones de la gente. Además de que el R8 gasta bastante gasolina y las revisiones no deben ser para nada asequibles.

Vía: Diariomotor