La increíble nueva jeta de VW

New Jeta

Por |Enero 29, 2011|2 Comentarios|

Giikah en el periódico La Nueva España

El otro día se puso en contacto conmigo el responsable del área de economía del periódico asturiano La Nueva España, estaba preparando un reportaje sobre la economía alemana y sobre la opinión de los asturianos que viven en el país.

Hoy han publicado el reportaje en el periódico pero evidentemente también se puede visitar en la página web.

Mi careto en primera plana.

La verdad es que pese a no tener mucha idea de economía y de haber respondido a todas las preguntas lo mejor que me ha sido posible, me ha hecho mucha ilusión que un periódico asturiano tan famoso como La Nueva España se haya puesto en contacto conmigo y con otros asturianos para hacer un mi reportaje.

¡Mamá, soy famoso!

Por |Enero 23, 2011|0 comentarios|

Haciendo Daifuku mochi

Ayer preparé el que es uno de los postres más típicos de Japón, el Daifuku mochi (mochi de la gran suerte). Es un postre hecho a base de harina de arroz y pasta de judías rojas dulces.

Ingredientes listos para empezar la receta de los Daifuku mochi.

Ingredientes para 6 bolas:

  • 100 ml de agua
  • Harina de almidón de Katakuri
  • 2 cucharas soperas de azúcar
  • 100 g de harina de arroz glutinoso
  • 150 g de anko (pasta dulce de judías rojas)

Preparación:

Mezclamos en un bol el azúcar y el arroz glutinoso, una vez bien mezclado, le echamos el agua y mezclamos perfectamente hasta que no queden grumos. Ponemos el bol dentro de una cazuela para hacer la masa al baño maría durante 15 minutos habiendo envuelto la tapa de la cazuela previamente con un trapo.

Sacamos la masa del bol y la espolvoreamos con el Katakuri para luego hacer 6 bolas y aplastarlas. Colocamos el anko en el centro de la masa, cerramos haciendo una bola y volvemos a espolvorear ligeramente.

¡A disfrutar!

Empapamos la pasta de arroz en la harina.

Preparamos seis bolas de anko

Extendemos la masa y colocamos la pasta de anko en el centro.

Cerramos la bola.

¡Y nuestro mochi ya estará listo para servir!.

También se le puede hacer una variedad muy conocida, el Ichigo daifuku, sólo hay que añadir una fresa (envuelta con anko) a la receta, mi preferida, ¡está de chuparse los dedos!.

Por |Enero 21, 2011|3 Comentarios|

3 años de fotos

Esa es toda la experiencia que tengo haciendo fotos, 3 años. Se puede decir que el descubrimiento de Flickr fue la chispa que encendió mi repentino interés por el mundo de la fotografía, eso sumado, a que por aquel entonces me dedicaba (y me dedico) a seguir a blogueros como Kirai, Pepino, etc, los cuales siempre tenían (y tienen) fotos interesantes que mostrar, hicieron que me lanzase a comprar la que sería mi primera cámara.

Tres años dan para adquirir mucha experiencia, uno de los momentos clave para darme cuenta de que esto de sacar fotos me gustaba fue mi viaje a Japón.

Kyoto views

Templos de Kiyomizudera (Kyoto)

La foto que se puede ver aquí arriba la hice con mi primera cámara, mi querida Fujifilm Finepix F31fd, con ella he hecho las que hasta ahora considero las mejores fotos de mi corta vida como fotógrafo.

Chaothic order

Solitary face

Good old fashioned

De cine

"Gehry" Buildings

Después de unas yo diría miles de fotos, pude aprovecharme de Yunting y disfrutar de una cámara digital un poco más moderna y ligera, la Canon Digital IXUS 75. Es curioso, pero aun presuponiendo que las características técnicas de la Canon podrían ser mejores que mi vieja Fujifilm, siempre me han gustado más las fotografías de mi pequeño ladrillo.

Por simples razones de comodidad, desde que estoy con Yunting siempre he usado su Canon, ligera, pequeña y capaz de hacer fotos bastante decentes.

S-Bahn train to Düsseldorf Hbf

FIS Cross Country World Cup Düsseldorf

Made in Austria

Curves

Ready To Fight

Ahora mi interés por la fotografía ha ido a más y desde hacía tiempo sentía que ya había exprimido al máximo las posibilidades de mis pequeñas compactas, así pués, desde hace unas semanas estoy disfrutando de mi primera cámara réflex, la Sony Alpha DSLR A290L. No será nada del otro mundo, pero mirando otras opciones, la mejor era esta. De momento estoy muy contento y disfruto mucho haciendo fotos con esta nueva máquina. Desgraciadamente no tengo todo el tiempo que quisiera para hacer fotos, más que nada, porque el tiempo no acompaña lo más mínimo, la parte buena es que mi estudio de pruebas es mi piso, así que mientras no pueda salir a hacer fotos, acoso a Yunting continuamente y practico a manejar la cámara :)

Aún tengo muchísimo por aprender, pero creo que esta cámara me va a dar muy buenas fotos…

Düsseldorf harbour

Düsseldorf Tower

Watching Taiwan

Por |Enero 18, 2011|2 Comentarios|

Medienhafen de Düsseldorf

Cada persona tiene sus rincones preferidos,  sitios que te hacen disfrutar por tener un “qué se yo” especial. Cuando yo pienso en Düsseldorf, lo primero que se me viene a la cabeza a parte la “maravillosa” entrada a la estación de trenes, la Königsalle y el Altstadt, la cuarta cosa que se me viene a la cabeza (sí no es la primera, de acuerdo) es el Medienhafen.

Se podría traducir como “Puerto de los medios”, lo de “medios” viene porque en el puerto hay, que yo sepa, muchas oficinas de marketing, television, arte y moda, lo de puerto….la misma palabra lo dice, es un puerto, con sus lanchas, yates, etc. es muy curioso porque habiendo vivido durante varios años en un pueblo costero (Sitges), Düsseldorf, pese a estar digamos que un poco lejos del mar, la sensación que yo tengo es la de estar en un sitio rodeado de agua, y eso me gusta.

Hace unos días me compré mi primera cámara reflex ¡para lo cual tengo que preparar otra entrada todo sea dicho!, el caso es que después de pensármelo unos 3 segundos, salí de casa, réflex en mano y trípode al hombro “richtung” Medienhafen. Salgo a Oststraße, paso de largo la carnicería que tan ricos olores tiene, ¡sin ironías!, la Galeria Kaufhof cada vez se va haciendo más grande, en realidad no es que crezca sino que ya estoy entrando por la puerta principal, y es que cuando hace frío la técnica de atravesar el “El Corte Inglés alemán” es una solución muy agradable y cómoda. Pasadas unas paradas de tranvía me doy cuenta de que como siempre me pasa, ese día tenía ganas de caminar hasta el que yo llamo edificio de Google, allí me espera uno de los tantos 709,712,706…

El frío se empezaba a hacer más que latente, pero no podía dejar escapar ese cielo, a eso de las 17:30 servidor se había colocado cual jubilado detrás de la valla en el punte que hay en medio del puerto. Por cierto, los famosos Gehry están guarros guarros, mejor dicho, ¡el Gehry blanco está hecho un cristo!.

Ahora no es que el frío se estuviera haciendo aún más latente, no no, ¡era tal el frío que yo ya no sentía los dedos!, coño, que no podía ni apretar las tuercas del trípode y me costaba pulsar los botones de la cámara, a todo esto hay que sumarle que una cámara réflex no es fácil de usar, y  que yo, que soy más terco que una mula, me empeciné en usar sólamente el modo manual, resumen, un frió de tres pares, ISO a 100, el visor tapado para que no entren luces y luego sólo darle vueltas a la rosca del focal y de la velocidad de disparo.

Düsseldorf harbour

Mi primera foto “réflex”

Pese a no haber usado nunca una cámara réflex, el hecho de tener una compacta y de querer exprimirla al máximo ayuda mucho a entender cómo funcionan algunas técnicas básicas. Yo lo tenía muy claro, quería hacer una foto que mostrara el puerto de noche, y eso para mi en ese momento significaba, ISO baja, apertura focal media y exposición larga.

Como no podía ser de otro modo, un avión me fastidió la sesión fotográfica dejando una estela del copón, y es que el 70% de las fotográficas que había hecho no tenían el cielo limpio, suerte la mía, una de las fotos que mejor salío fue la que véis ahí arriba.

Después de avasallar a fotos esta cara del puerto y sin ganas de seguir pasando frío, saqué 3 fotos a lo que durante una hora estuvo a mis espaldas (la torre de la ciudad) y me fui directo a tomarme un café y unos chocolates belgas al Altstadt con Yunting.

Y es que como digo yo, “Leben geniesen!”, “Disfrutar de la vida!”.

Düsseldorf Tower

Mi segunda foto “réflex”

Por |Enero 16, 2011|1 comentario|

Haciendo tiro con arco

Estas Navidades visitando a mis queridos y amados progenitores, mi padre me enseñó la que es, desde no hace mucho, una de sus nuevas aficiones, ¡el tiro con arco!.

Mi padre tirando en el patio de casa.


No sé hasta qué punto hay afición en España, me imagino que como toda afición desconocida para mi, el tiro con arco tendrá una comunidad más grande de lo que yo me pueda imaginar, sin ir más lejos, cerca del pueblo donde viven mis padres y donde yo pasé casi toda mi infancia y parte de mi juventud hay dos clubs de tiro con arco. La verdad es que si no es por mi padre yo nunca me habría interesado por este deporte, pero el caso es que me ha parecido muy entretenido.

Lo primero que hay que hacer es montar el arco y tensar la cuerda, entre una cosa y otra la tontería tarda unos 15 minutos estar lista. A parte de las flechas y el arco, también hace falta ponerse un guante especial que cubre los tres dedos de la mano encargados de tirar de la cuerda. Hay flechas de carbono, cortas, largas, la verdad es que es un mundo bastante interesante.

Este arco fue un regalo que le hizo mi madre.


Aquí estoy yo con el guante y las flechas, ¡todo listo para tirar!.


La especialidad que está haciendo mi padre es la del tiro intuitivo, no hay ningún tipo de mirilla y cada persona tiene que guiarse por lo que uno sienta. Me parece mucho más interesante este estilo que el del arco con poleas o lo que vienen siendo los arcos más modernos con mirillas, etc. El tiro intuitivo es un poco más salvaje y natural.

El tiro con arco no es fácil, se necesita mucha fuerza, concentración y pulso, si en los primeros tiros a 18 metros eres capaz de tocar la diana, ya te puedes dar con un canto en los dientes. Yo, que soy muy tozudo y sólo pude tirar durante un par de días, le dije a mi padre “yo de aquí no vuelvo a Alemania sin acertar al centro de la diana”, digamos que 8 tiros después de soltar esta frase tan peliculera, conseguí lo que podéis ver aquí abajo.

¡Después de muchos intentos, le di en la diana!


La verdad es que escuchar el zumbido de la flecha saliendo disparada hacia la diana y luego oír el sutil golpe que se produce al tocar la diana es algo que me ha gustado mucho. Quién sabe, aquí en Düsseldorf hay un par de clubs de tiro con arco, incluso de kyudo (tiro con arco tradicional japonés) así que…¡todo sea informarse!.