Inauguración de BoBoQ, té taiwanés en Düsseldorf

Justo después de hacer unas compras nos hemos pasado por la Immermannstraße a ver si ya habían abierto el local taiwanés del que Yunting me había hablado.

 

BoBoQ

Logo de BoBoQ

 

BoBoQ

¡Hay muchos sabores!


BoBoQ

En un día de calor, un Milk Tee de BoBoQ bien fresquito te salva el día.


Se trata de BoBoQ un local donde venden un té frío con “bolitas” muy extendido por Taiwán, como yo no lo había probado nunca, Yunting pidió un “Green Milk Tea” que todo hay que decirlo, estaba riquísimo, y además las bolitas que le meten le dan un toque muy gracioso, son como gominolas, pero nada dulces ya que están hechas a base de agua un poco de azucar y harina. Hay muchos tipos de té y de bolitas (también tienen zumos y cafés), si tenéis tiempo, pasaros por allí (al final de la Immermannstr. en frente del Deutsche Post), seguro que os gusta.
Ver mapa más grande

¿Cuánto es?,¡yo pago!

No Chips, No Party!

 

Un sábado de concierto como muchos otros, esta vez el bolo era muy cerca de casa, en Oberkassel a la otra orilla del Rín.

Era sábado y hacía un calor fuera de lo común, sin duda para esa fecha eramás propio del mediterraneo que de una ciudad nordeuropea.

A las 10 de la mañana tenía que estar en la otra orílla del río, aquella Düsseldorf que pocos conocen,una de las muchas zonas donde los japoneses tienen sus hogares, tan lejos pero al mismo tiempo tan cerca de su tan querido y bello país.
Esta vez era un concierto largo, celebraban los 100 años de la construcción de una de las tantas iglesias que pueblan la ciudad.Tras casi dos horas de discursos y música, los músicos recibimos nuestra parte y nos vamos a disfrutar de tan soleado día no sin antes hacer un par de recados en el supermercado, lo de siempre: huevos, cebolla, pimientos, leche y uno de esos yogures que tanto le gustan a Yunting.

La chica que estaba en la caja tenía hoy una pequeña compradora, una niña de unos 7 años tenía entre los brazos un zumo de naranja y una bolsa de patatas con forma de osito. Tras un par de segundos de escucha indiscreta me doy cuenta de que la pequeña no tiene el dinero suficiente para las patatas, la cajera hizo de tripas corazón y le dijo que tendría que dejar los ositos porque le faltaban unos céntimos. Yo, con los oídos apuntando a la conversación sonreí a la niña y le pregunté a la cajera cúanto dinero faltaba. 75 céntimos me dijo con mirada entristecida, no se preocupe, yo invito, les dije a ambas.

La cara de la niña no se puede describir con palabras, me dijo que no importaba, que no pasaba nada, pero con yo insistir un par de veces fue suficiente para convencerla y ver como salía del supermercado con una cara de alegría de esas que sólo los niños tienen.

 

NOTA: El dibujo lo he hecho yo a mano para luego escanearlo. El diseño del personaje no es idea mía sino una copia de esta dibujante taiwanesa.

Yo, Düsseldorf y Eurovisión

Las primeras noticias que tuve de que Eurovisión se celebraría en Düsseldorf me llegaron a través de la televisión y prensa alemanas, unas semanas después lo vería en los medios españoles a través de internet.

 

El Altstadt, empapelado de carteles con referencias a Eurovisión.


Yo ya había pensado “va a haber un follonazo de gente brutal”, pero la realidad es que hay la misma cantidad de gente que puede haber durante un fin de semana normal, si bien hay que puntualizar que está todo empapelao con cosas de Eurovisión, incluso he llegado a ver una promoción del Steak House donde ahora vendían el “Lena’s Steak” (la ganadora del año pasao), lo primero que pensé es…¡esta no se ha comido un entrecot en su vida!.

Montando las pancartas en la zona del Starbucks.

Ahora que Düsseldorf está en boca de todos, yo desde mi querida morada, me apetece dar mi punto de vista (ignorante) sobre Eurovisión.

Lo primero es que sinceramente me interesa poco o nada, no se quién está en la final aún siendo esta hoy, no he visto ni un sólo video del festival de este año, y lo poco que sé, es porque mires a donde mires, por algún lao siempre sale algo relacionado con el festival.

Hoy al tener en mente escribir este post, me dio por mirar un poco cómo iba el rollo este del concurso y a ver qué decían. El caso es que dije, va, con un par…vamos a ver quién representa España…..¡a buena hora!, yo no sé quién elije la canción que representa a España en Eurovisión, pero lo qué tengo claro es que tiene que haber de todo por medio excepto la busqueda de algo con calidad musical.

 

Me gustaría mucho comentar algo que leí hoy de el famoso José María Íñigo en referencia a esta crítica personal, aquí pongo un estracto de la noticia:

 

José María Íñigo, comentarista este año de Eurovisión en TVE, considera al festival un evento televisivo “único”, por lo que no duda en tachar de “imbécil” al músico “que diga que desmerece aparecer en un programa que ven 150 millones de espectadores”, refiriéndose a la representante de España en Eurovisión.

 

No me apetece buscar qué ha estudiado o a qué se ha dedicado profesionalmente el señor Íñigo, seguro que sabe mucho más de Eurovisión que yo, y también sabrá cual es el producto que mejor vende cara al público. Lo que yo se a ciencia cierta (no por ser músico ¡ojo!), es que en Eurovisión hay un mogollón de morralla, y que de entre todos los participantes, muy pocos se salvarían de la quema si fuese yo quien los eligiera. Y ojo, no se trata de ir de crack por la vida, se trata de que en Eurovisión los “músicos/cantantes” tienen un nivel que es para mear y no echar gota. Estoy seguro de que lo que digo suena arrogante a más no poder, pero chavales, es que no hay que estar muy fino para darse cuenta de que hay morralla para dar y tomar.

 

Que mucha gente siga algo no significa que sea algo defendible señor Íñigo, pa gustos colores, pero si este es un concurso de canciones, joder, pues como mínimo que los cantantes afinen y que las letras tengan algo de interés…si Freddie (Mercury) levantara la cabeza.

Pancarta anunciando la fecha de la semifinal.


La gente que va con camisetas y cosas de Eurovisión es muy variopinta, pero eso sí, la mayoría, gays o gente de la edad de mis padres.

En fin señores, que Eurovisión ni me va ni me viene pero al vivir en Düsseldorf, he dicho….va……..escribe algo, que van a pensar que en vez de en Düsseldorf, vives en un mundo paralelo.

 

A los que les guste les digo, “¡disfrutadlo!”, y a los que como yo ni les va ni les viene, “¡disfrutad de la ciudad!”.

 

 

Haciendo de Paparazzi con Lena Meyer-Landrut en Düsseldorf

Paseando y paseando, ¡como nos gusta pasear a Yunting y a mi!, pues lo dicho, paseando paseando fuimos a parar al Medienhafen, ¿y a quién nos encontramos?, a ¡Lena Meyer! la representante de Alemania en Eurovisión y ganadora del festival del año pasado.

Vamos a ser sinceros, Eurovisión me importa tanto como lo que pase en la Bundesliga, es decir, nada. Pero estando en Alemania y viviendo en Düsseldorf pues claro…te guste o no, vas a tragar Eurovisión hasta para merendar.

Como sé que hay mucho eurofan por ahí suelto, en esta entrada voy a hacer de Paparazzi enseñándoos un par de fotos (lejos de narices) que hice a la creída…digo….a la cantante Lena.

Descalza, porque ella lo vale.

¡Qué dura es la vida del artista! (estoy yo pa hablar xD)

 

 

¡Ya tenemos internet!

Hace casi un mes que estamos en el apartamento nuevo y ya por aquel entonces habíamos mirado varias compañías proveedoras de internet, no fue muy dificil decidirse por una oferta temporal que hacía la compañía Alice, nos daban una conexión de hasta 16.000 Kbit/s con tarifa plana de llamadas a fijos por 20€ al mes y sin contrato de permanencia.

 

La verdad es que todo iba como la seda pero claro, había que esperar a que los de la Deutsche Telekom vinieran a activar la línea de teléfono, ahí empezaron los problemas, con decir que no hemos tenido internet hasta que 3 técnicos vinieron a hacer la instalación, en fin, digamos que el tema tardó tres semanas en resolverse.

 

Línea temporal del tema:

 

El primero de los técnicos llamó al timbre a las 8:00 puntual como él solo y yo sin saber que el timbre que hay dentro del piso no funcionaba, le abrí la puerta con dicho timbre para en el mismo momento salir al portal a ir con el técnico hasta el sótano. Sorpresa la mía al ver que el técnico se había pirado….claro el timbre no funcionó porque me tuve que enterar ese mismo día que hay que usar uno que hay fuera, en el pasillo, ¡manda güevos!, igualmente el tío sólo picó una vez y yo salí escopetao hacia el portal, en fin.

 

A la semana siguiente vino una chavalete joven (zoquete con pinta de pijo y con un mini portatil chupiguay al hombro) con muchas prisas, yo, que soy previsor, ya había puesto un papel en el portal diciendo que por favor llamaran más de una vez al timbre (no quería que el técnico saliera corriendo como la otra vez). Hasta ahí todo perfecto pero el caso es que ya me dio la impresión de que el chaval no tenía ni puñetera de lo que hacía y tan pronto como vino, se fue sin decir más que “a las cuatro de la tarde la línea ya estará activada”, ¡mis cojones 33!, llamamos 3 veces a Alice para ver cuándo se activaría la línea (porque ni a las cuatro ni a las seis de la tarde se había activado la línea) y a la tercera nos dicen que el técnico no ha hecho correctamente su trabajo y la línea sigue inactiva. ¡Viva la Deutsche Telekom, ahora tenemos que esperar otra semana más!.

 

Hoy día D hora H, no creía que el técnico de Telekom instalase la línea, es más, llegué a pensar que ni vendría, más que nada porque en Alice me habían dicho que me enviaron un paquete y que ¡mi dirección no era la correcta!. Pasadas unas primeras horas de tensión llamé para cerciorarme de que no estabamos esperando al “hombre de internet” en vano, dicho y hecho, “a las 12:00 estará ahí” y a las 12:00 llegó. Esta vez era distinto, un técnico de esos que joder…¡parecen técnicos y no chavaletes con pelo pijo!.

 

Señor de internet: “Guten Tag”, me dijo dándome un buen apretón de manos.

Yo: “Buenos días señor de internet, pase usted pa dentro que se me ha acumulado la mala hostia de dos semanas y tengo mono de Youtube”.

 

15 minutos después, con una bolsa de herramientas con la cual te podrías montar un mini Colisionador de Hadrones y un móvil de cuando se habían inventao los móviles y sin portatil ni chorradas varias que había traído el último chavalete, el señor de internet me dice

 

Señor de internet: “Ya está, esto debería de estar listo, ya puedes seguir viendo el APM, ¡que te conozco gañán!”.

 

Dicho esto, y después de agradecerle la paciencia y lo bien que nos lo había explicado todo nos despedimos muy educadamente deseándonos pasar un muy buen día. Pero ojo, no quedó todo ahí, haciéndo yo de Freddie Mercury en I Want to Break Free recibo una llamada anónima.

 

Anónimo: “Sí hola, soy el técnico, ¿está usted aún por casa?”.

Yo acojonado dije: “Sí claro, ¿por?, ¿qué ha pasado?”.

Señor de internet: “Llamaba para decirle que en un principio la línea ya está lista y que debería de poder empezar a ver el APM a la voz de ya, confírmemelo por favor”.

Yo: “Coño, sí sí, un momento”, enchufé el router y toda la parafernalia y efectivamente.

Yo: “Oh, funciona, perfecto, mil gracias por la llamada”.

Señor de internet: “Un placer, me alegra saber que todo funciona correctamente, que tenga un buen día”.

Yo: “Muchas gracias, que tenga un buen día”.

 

Y aquí me tenéis, escribiendo de nuevo en el blog, más feliz que una perdiz y dejando atrás el navegar con un USB Stick que después de descargar 1GB la velocidad de navegación pasa de 7Mb a 64kbps.