Preparados para recibir a la nieve

La Navidad se acerca y con ella la nieve llega a Düsseldorf, a finales de Noviembre suelen caer los primeros copos y empieza a ser más que patente a mediados (Copa del Mundo de Esquí de Fondo) o finales de Diciembre. Como vale más ser previsor, los supermercados ya están poniendo a la venta sal y líquido para hacer que la nieve no moleste tanto a la hora de pasear por las aceras.

 

A mi me encanta la nieve, pisarla, tocarla, pero también entiendo que puede llegar a ser un incordio para el día a día de los transportes, pero para eso está la sal, así que ¡a comprar kilos y kilos se ha dicho!.

 

La cara del muñeco cambiará cuando le bañen en sal, inocente paloma…

 

Litros de anticongelanteeee corren por mis venaaassss.

Bien clarito lo pone, Ne pas consommer!, ¡No es para un consomé!

Por |octubre 30, 2011|1 comentario|

Momento mágico en la Ópera de Roma

Me gustaría compartir con vosotros un e-mail que he recibido hoy, además de por ser un hecho histórico digno de ser contado, también quería compartir esto porque soy uno de los que se pueden sentir muy afortunados de haber podido ser dirigido por el señor Riccardo Muti:

 

El pasado 12 de marzo, Silvio Berlusconi debió enfrentarse a la realidad.

Italia festejaba el 150 aniversario de su creación y en esta ocasión se representó en Roma la ópera Nabucco, de Giuseppe Verdi, dirigida por el maestro Riccardo Muti.

Nabucco evoca el episodio de  la esclavitud de los judíos en Babilonia, y el famoso canto “Va pensiero” es el canto del coro de esclavos oprimidos. En Italia, este canto es un símbolo de la búsqueda de la libertad (en los años en que se escribió la ópera, Italia estaba bajo el imperio de los Habsburgo).

Antes de la representación, Gianni Alemanno, alcalde Roma, subió al escenario para pronunciar un discurso en el que denunciaba los recortes del presupuesto de cultura que estaba haciendo el Gobierno, a pesar de que Alemanno es miembro del partido gobernante y había sido ministro de Berlusconi.

Esta intervención del alcalde, en presencia de Berlusconi que asistía a la representación, produjo un efecto inesperado.

Riccardo Muti, director de la orquesta, declaró al “Times”: “La ópera se desarrolló normalmente hasta que llegamos al famoso canto “Va pensiero”. Inmediatamente sentí que el público se ponía en tensión.

Hay cosas que no se pueden describir, pero que uno las siente. Era el silencio del público el que se hacía sentir hasta entonces, pero cuando empezó el “Va Pensiero”, el silencio se llenó de verdadero fervor. Se podía sentir la reacción del público ante el lamento de los esclavos que cantan: “Oh patria mía, tan bella y tan perdida.

Cuando el coro llegaba a su fin, el público empezó a pedir un bis, mientras gritaba “Viva Italia” y “Viva Verdi”. A Muti no le suele gustar hacer un bis en mitad de una representación. Sólo en una ocasión, en la Scala de Milan, en 1986, había aceptado hacer un bis del “Va pensiero”.

Yo no quería sólo hacer un bis. Tenía que haber una intención especial para hacerlo” – dijo Muti -.

En un gesto teatral, Muti se dio la vuelta, miró al público y a Berlusconi a la vez, y se oyó que alguien entre el público gritó: “Larga vida a Italia!”. Muti dijo entonces:

Sí, estoy de acuerdo: “Larga vida a Italia”, pero yo ya no tengo 30 años, he vivido ya mi vida como italiano y he recorrido mucho mundo. Hoy siento vergüenza de lo que sucede en mi país. Accedo, pues, a vuestra petición de un bis del “Va Pensiero”.  No es sólo por la dicha patriótica que siento, sino porque esta noche, cuando dirigía al Coro que cantó “Ay mi país, bello y perdido” , pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria, estaría de verdad “bella y perdida“.

Muchos aplausos, incluidos los de los artistas en escena. Muti prosiguió. “Yo he callado durante muchos años. Ahora deberíamos darle sentido a este canto. Les propongo que se unan al coro y que cantemos todos el “Va pensiero“.

Toda la ópera de Roma se levantó. Y el coro también. Fue un momento mágico. Esa noche no fue solamente una representación de Nabucco, sino también una declaración del teatro de la capital para llamar la atención a los políticos.

 

 

Por |octubre 24, 2011|0 comentarios|

Paseando por el Mercado nocturno de Taichung

En Septiembre debería de haber volado a Taiwán junto con Yunting para pasar unas geniales vacaciones, pero como en esta vida no todo es perfecto, las cosas no salieron como hubiéramos querido. Todo se resume a una serie de problemas  de Yunting con el Ausländeramt (Señores Cabrones del Departamento de Inmigración), el caso es que los muy ******** le pusieron mil y un trabas para renovar el visado y así poder quedarse en Alemania dándole sólo 3 meses para buscarse la vida y con la única posibilidad de moverse por Nordrhein-Westfalen, es como si nos dijeran que nos dan 3 meses para buscar un trabajo específico sin movernos de digamos Asturias (por decir una comunidad autónoma cualquiera), y que de no conseguirlo serás devuelto de una patada en el culo a tu país, porque ellos quieren. Conclusión, putada enorme e injusta de la cual no quiero ni oir hablar porque el tema es demasiado serio como para tomarselo a pitorreo como han hecho los de extrangería.

 

Ahora por suerte, le han renovado el visado unos meses más y por fin le han dado “libertad de movimiento” para ir a donde quiera, evidentemente después de estar más de un año sin ir a Taiwán y pasar las vacaciones metida en NRW, no dudó en hacer uso del billete que ya tenía comprado y que expiraba hoy mismo.

 

Por mi parte, http://foed.es/cialis/ estos meses han sido bastante jodidos en el sentido de que sin comerlo ni beberlo los de extrangería nos han cambiado los planes que teníamos. Ahora Yunting está en Taiwán disfrutando de su familia y de la comida que tanto echaba de menos. Yo por mi parte estoy liado por aquí y evidentemente no merecía la pena volar para pasar sólo una semana así que decidimos posponer nuestro viaje para Marzo del año que viene si todo sale bien, si no, seguiremos intentándolo.

 

A modo de recompensa para algunos de vosotros que queríais que sacara muchas fotos cuendo estuviese por Taiwán, hoy Yunting me ha enviado unas fotos que se ha encargado de hacer su prima para mi, está claro que además de para enseñarme el cotarro, me ha enviado las fotos del emrcado nocturno de Taichung para darme envidia, eso está claro. ¡QUÉ HAMBREEE!

Profiteroles con forma de tortuga (??).

Uno de los muchos vendedores del mercado.

Preparando bolitas con base de patata dulce.

¡Carne a tutti plen!.

Una señora mandando un sms para que le manden más mini cactus.

Un Takoyakazo, el primo de zumosol del Takoyaki japonés.

¡Cucurucho-Pizzas!

De izquierda a derecha: fruta dulce taiwanesa, suamei (??) o ciruela agria, tomatillos con suamei.

Todo recubierto con una capa dulce.

¡Esto tiene que molar mucho!

No hay Photoshop….

¡Heladaco del 15 señores, el hermano de Yunting se lo zampó entero!.

Por |octubre 23, 2011|3 Comentarios|

My Blackberry Is Not Working!

Por |octubre 18, 2011|0 comentarios|

La aventura de viajar en autobús

Bus
Poco o nada he dicho a cerca del transporte público alemán, muchos tranvías, el mítico U-Bahn (metro), y el ICE o tren de alta velocidad. Pero, ¿y los autobuses?, uno de los medios de transporte más clásicos, uno de esos “de toda la vida”. He de reconocer que pese a haberme tragado kilómetros de viajes en bus a lo largo de mi vida, no es esta una de las opciones que más me gustan a día de hoy para viajar.

 

Pero claro, quieras que no algún día me iba a tocar coger el bus en Düsseldorf, y ese día llegó…¡menudo viaje!. Hablemos claro, viajar en autobús dentro de Düsseldorf es una auténtica aventura plagada de acelerones y frenazos más propios de alguien que se está sacando el carné que de alguien con experiencia en el sector. No tengo recuerdos muy claros de mis viajes en autobús por Asturias y de los que hice en Barcelona pues bueno, como cualquier otro bus, normal y corriente. De verdad que no termino de entender a los conductores de autobús de aquí, pero claro que si uno se pone a pensar, las veces que voy en bus que ahora son muchas, no hay mucho “mogollón” dentro del mismo y suelen haber muchas plazas para sentarse, pero es que claro…viajar en autobús no es apto para todos los públicos. La gente suele estar siempre muy tranquila, pero señoras y señores, no he visto a nadie que condujese peor que los de aquí conductores o “autobuseros” de aquí.

Luego ya está el tema de la mala hostia de algunos (no muchos), que según como se levanten, cada vez que entras al bús parece que de un momento a otro te van a arrancar el cuello, pero como digo, esos son sólo unos pocos, la mayoría suelen ser muy agradables e incluso al entrar te saludan con una buena sonrisa de esas de anuncio de pasta dentífrica y de esto es de lo que yo quería hablar.

 

Llegado a este punto quería contar lo que en realidad tenía en mi cabeza a la hora de escribir esta entrada, hoy hemos conocido al autobusero más cachondo y feliz de Alemania y parte de Europa. El hombre de unos 40 y pico nos saludó con una sonrisa y unos modales que o se había fumado algo o era un grande de su gremio. Feliz y encantado de que le enseñáramos nuestros tickets, nos saludó dándonos las “¡Muy buenas noches!”, pero esto no había hecho más que empezar, al poco de sentarnos nos damos cuenta de que el hombre está escuchando Charleston!!!


 

Para poneros en situación, las 21:00 de la noche, hace frío, entras al bus, el conductor del autobús te saluda como si le hubiese tocado la lotería y durante el viaje no para de escuchar charleston y tararear los temas. Pero no iba a quedar todo ahí, cuando llegamos a nuestra parada, nos abre la puera se pone al micrófono y nos dice “muchas gracias y que tengan unas muy buenas noches” con ese tono de felicidad tan increiblemente agradable.

 

En fin…viajar en bus no había sido nunca tan agradable :)

Por |octubre 17, 2011|0 comentarios|

Un paseo por Kaiserswerth

Kaiserswerth es un sitio con muchísima historia, a destacar sobretodo las ruinas del Palacio Imperial de Federíco I de Barbarroja (sí, tenía la barba roja). A día de hoy este pueblillo es parte del territorio de Düsseldorf está no muy lejos de la ciudad, si queréis hacer un mini viaje en bici a orillas del Rín, os lo recomiendo encarecidamente, sólo se tarda 25 minutos en llegar, un poco más si sois muy tranquilos.

Una de las anécdotas o curiosidades que me gustaría compartir es que aunque ahora sea un pueblo a orillas del Rín, hace muchos muchos años fue una isla, y de echo en su momento fue un lugar estratégico muy importante para el paso de mercancía. Hoy es un lugar muy tranquilo donde además de la naturaleza y la tranquilidad, se puede también disfrutar de uno de los mejores restaurantes de sushi de toda Alemania, el 4 Seasons.

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Kaiserswerth

Por |octubre 16, 2011|321 Comentarios|