Tranvía.Straßenbahn.

image

Por |septiembre 7, 2012|0 comentarios|

Happy Birthday Freddie!!

Por |septiembre 5, 2012|0 comentarios|

Billetes. Tickets

image

Por |septiembre 4, 2012|0 comentarios|

Gente en la piscina.Leute im Schwimmbad.

image

Por |septiembre 3, 2012|0 comentarios|

Aterrizando en Taiwán

Ya de vuelta y con los efectos del cambio horario pasados, lo primero que he hecho ha sido ir pasando todas las fotos que he podido sacar a lo largo de un mes en Taiwán. Habiendo visitado Japón y teniendo mucha información de Taiwán gracias a Yunting, sinceramente no creía que nada me sorprendiera pero por suerte me encontré con un país sorprendente y al que os recomendaría visitar al menos una vez en vuestra vida.

 

Bandera de Taiwán en la comisaría de Wulai.

Pisando taiwán

Yunting me había hablado mucho de Taiwán, de su historia e influencias de las culturas china y japonesa, la comida, el clima, la situación económica…vamos, que sólo me quedaba verlo todo en vivo y en directo.

Cuando el avión se acercó a la isla, el comandante nos avisó del vuelo movidito que nos iba a tocar gracias a uno de los muchos tifones que cruzan Taiwán por estas fechas, acertó al 100%, no paramos de pegar saltillos, menos mal que no soy de los que tiene miedo a volar sino ya me habría dado un infarto.

 

Primeras vivencias

El calor que hacía en la calle me recordó mucho al que puede hacer en Sitges en pleno verano con un pequeño plus “creo” de humedad, curioso eso sí, que allá donde mirase sólo se veían nubes.

La hermana y el hermano de Yunting hicieron las veces de taxistas y me compraron algo para comer y beber del 7eleven que hay en el aeropuerto de Taipei. El viaje en coche hasta Taichung dura poco más de hora y media, pero por desgracia no pude disfrutar de las vistas al haber aterrizado pasadas las 5 de la tarde, por entonces ya se estaba haciendo de noche, todo y pese a la oscuridad uno podía ver que las autopistas taiwanesas están igual de modernizadas que las europeas, la única diferencia es que lo que viene siendo las normas de tráfico…digamos que…….cada uno las interpreta como quiere, vamos, que sólo se hace caso a la policía y a los semáforos, líneas continuas, preferencia de paso, etc brillan por su ausencia, es una experiencia divertidísimamente loca y graciosa.

 

PRIMER “CHENCHU NAE CHA” (té con leche y tapioca)

Habiendo comido de sobra en el avión, lo único que tenía en algo de sed pero claro, lo primero que había que hacer al llegar a casa era saludar por primera vez a la familia de mi novia (apuntar que llegué 4 días antes que Yunting y sólo conocía a su familia por fotos y alguna que otra vista por webcam). Tras el clásico saludo en taiwanés “Li ho bo!” y presentaciones varias el hermano de Yunting (majo donde los haya) me preguntó si quería comer o beber algo, a lo que respondí con un rápido “yes of course!”.

El té frío con bolas de tapioca es un tipo de té creado por primera vez en Taichung, la ciudad donde estaría viviendo todo un mes. En Taiwán el té y los zumos de frutas están muy extendidos y además de estar super buenos ¡son muy baratos! (lo único barato de Taiwán es la comida y la bebida).

Caminamos por unas callejuelas hasta llegar a la calle principal donde nos esperaban miles de puestos vendiendo comida (sopas de fideos, verduras cocidas, filetes de pollo empanados, zumos…), al llegar a la tienda de té puedes elegir tanto la cantidad de azúcar (1/4, 2/4, 3/4, 4/4) como la cantidad de hielo (mucho, mitad, poco) y evidentemente el tipo de té y tamaño de las bolas de tapioca.

¡Espectacular comienzo de vacaciones!, disfrutando de chenchu nae cha por 35TWD (90cent.) tamaño Coca Cola grande del Burguer King y listo para nuevas experiencias.

 

 

 

Por |septiembre 2, 2012|2 Comentarios|