Mi primera MOS Burger

La historia de MOS Burger viene ya de lejos, es una compañía japonesa de comida rápida fundada en Tokyo en 1972. No recuerdo si antes de viajar a Taiwán había oído hablar de esta cadena de comida rápida, lo que sí recuerdo es que Yunting me habló un par de veces de MOS Burger a los pocos días de estar yo en Taichung.

Por lo visto, una de sus profesoras de música en Taipei era la mujer del jefe jefazo que trajo MOS Burger a Taiwán, según me explica ella, este hombre por aquel entonces no venía de una familia muy adinerada, todo lo contrario que su mujer. Es más, a modo de “regalo/ayuda” el padre de esta mujer que sí que tenía mucho dinero, dio una buena ayuda económica al marido de su hija para que este lo invirtiera. Lo hizo y de qué manera, fundó TECO Electric & Machinery Co., Ltd., uno de los mayores productores de motores de medio voltaje del mundo para más tarde hacerse con los derechos de MOS Burger en Taiwán, a día de hoy la pareja son unos abueletes y estarán disfrutando de una buena renta. Evidentemente la historia la cuento tal y como Yunting me la explicó, seguro que hay detalles que no he comentado, pero anda que no mola que tu profesora de música esté casada con el jefazo ya no sólo de TECO sino de MOS Burger, ¡hamburguesas de arroz gratis!.

 

mos-burguer-6

Mi primera MOS Burger, no muy lejos del hospital donde trabaja la hermana de Yunting.

mos-burguer-5

Impoluto por dentro, parece más una cafetería que un restaurante de comida rápida.

 

mos-burguer

Cuando haces tu pedido te dan un número para que el camarero que te trae la comida te encuentre.

En mi caso no era necesario el número ya que yo era el único “atoga” (guiri) del MOS.

 

mos-burguer-2

Menú con hamburguesa de arroz patatas fritas y té helado (sí, los taiwaneses beben mucho té).

Lo gracioso del tema es que yo siempre pensé que la “hamburguesa de arroz” sería una “hamburguesa de arroz” en sustitución de la carne y pan normal de hamburguesa, pero nooooooo, ¡el arroz era el pan!. No se cómo la cocinan, a parte de saber que la hacen fresca y que no hay nada congelado, el arroz pese a no romperse, está muy rico y para nada duro. La salsa y el ¿pollo? estaban también de 10, la verdad es que me quedé gratamente sorprendido con el menú clásico de MOS Burger, valió la pena. Bueno, qué narices, Yunting iba a estar literalmente 2 horas en la peluquería y yo no tenía otra cosa mejor que hacer que dar un voltio y comer algo.

 

mos-burguer-3

#hamburgesadearroz

 

mos-burguer-4Dos papeleras para la basura y un fregadero para dejar los vasos.

Hacer la compra en Alemania, recomendaciones para los recién llegados

Desde hace milenios que quería escribir una entrada como esta, finalmente, podré guiaros a través de las complejidades del sistema supermercantil alemán para que los recién llegados tengáis unas nociones básicas a la hora de ir a hacer la compra.

 

Fruta en el emrcado

Frutería del mercado (Düsseldorf Altstadt)

 

Lo primero de todo sería hacer un ranking de los mejores supermercados de Alemania según los precios y calidad de sus productos, ojo que mi opinión no es ninguna verdad verdadera sino lo que en 3 años y medio he podido ver. De la lista se excluyen los supermercados de los grandes centros comerciales.

Kaufland (hay muy pocos pero la cantidad de cosas que tienen es brutal y precio/calidad difícilmente superables).

REWE (muchísimos supermercados con muchas cosas y también precios bastante buenos, a destacar los REWE City que abren hasta las doce de la noche).

Kaiser’s (no hay demasiados y tienen unos precios ligeramente más altos que el resto pero la calidad de los productos está muy bien y tienen más cosas de “delicatessen”).

REAL (es igual que el Kaufland lo único que le diferencia es el ambiente más “economatiense”.)

ALDI (no hay demasiados y tampoco tienen una gran cantidad de productos, lo que no quita que tengan buena carne y muy buenos precios).

LIDL (digamos que es como el ALDI, tal vez con más surtido de bebidas, pero podrían ocupar el mismo puesto).

Penny Markt (muy parecido al ALDI y al LIDL, y de no ser por los pocos que hay estaría tal vez un par de puntos más arriba).

Netto (mi primer año lo pasé comprando en el Netto, sigo vivo pero ejem…¡nunca mais!).

 

La lista podría tener otro orden ya que todos son supermercados muy dignos, el único que yo personalmente nunca recomendaría sería el Netto, pero prefiero que cada uno tome sus decisiones ¿cuales son vuestros supermercados preferidos?.

Para terminar me gustaría recomendar dos productos de vital importancia en la vida, el jamón de york y las patatas fritas. Todos sabemos lo dificil que es encontrar un buen jamón de york, y aquí en Alemania van bastante sobrados de productos cárnicos así que uno puede estar años buscando hasta encontrar su favorito (años no, pero unas semanas seguro).

Este jamón de york o jamón dulce me recuerda mucho al que comía yo en la plaza de abastos de mi pueblo cuando le comprábamos a la charcutera, sin duda, muy recomendado. Lo podéis encontrar en prácticamente todos los supermercados. Lo descubrí gracias a mi gran amigo Paco, todo un experto en delicatessens, ¡que sería de mi sin él! (Paco, no el jamón de york).

 

Jamón dulce o jamón de York

Jamóndeyorkquetecagas.

 

Diréis ¿patatas fritas producto de primera necesidad?, sí, claramente. A ver, a los alemanes les gustan las patatas fritas con sabor a pimiento, no se si es algún tipo de patología o lesión cerebral, el caso es que es jodidamente dificil encontrar patatas Lay’s o simplemente Doritos. Ojo, no es que sea imposible, pero o las compráis en el Kaufland o las compráis en el Kaiser’s, y ya.

¿Por qué iba yo a recomendar estas patatas si seguro que en España son de lo más normal?, queridos amigos y amigas, no sabéis lo terriblemente dificil que es encontrar por estos lares unas patatas fritas que sepan bien y vosotros no lo notaréis, pero mi paladar es tan, pero tan caprichoso, que os propongo hacer lo siguiente. Os compráis esta misma bolsa de Lay’s con sabor a Paprika, váis fuera a la calle de el pueblo o ciudad alemana donde estéis, cerráis los ojos y a continuación os metéis una patata de estas en la boca.

 

Sí amigos…síiiiiiiiii ¡¡¡¡saben a jamonaco!!!!, no me he vuelto tarao, bueno, no más que antes, pero os prometo que saben a jamón y eso en Alemania es un +10 en felicidad.

 

Patatas fritas con sabor a jamón

Lay’s Paprika, más conocidas como “Lay’s jamón jamón”.

¡Feliz día de Reyes!

reyes-magos-giikah-three-reed-kings

¡Espero que recibáis muchos regalos!

P.D. La foto la hice durante mi primera nevada en Alemania.

Boy Scouts parisinos y la anécdota de la trucha

Lo reconozco, nunca he sido “Boy Scout”. Aunque a decir verdad teniendo en cuenta de dónde soy y los sitios en los que he estado, se podría decir que he tenido momentos “Boy Scout”. Pisar cagadas de vaca, montar una tienda de campaña en la intemperie, perderme por bosques, bañarme en rios, coger una trucha con la mano…

 

Lo de coger una trucha con mis manos merece una aclaración, historia:

Como todos los fines de semana, fuimos a la casa que teníamos alquilada en Soto de Agues, se podría decir que ahí lo llegué a pasar tan bien o incluso mejor que en mi pueblo natal.

 

Soto de agues

Soto de Agues – Foto: Bicherío del alto Nalón

 

El caso es que yo era un criajo y aunque suene un poco surrealista, me metí en el río a jugar con las piedras. No es un río caudaloso por lo que salvo en determinados puntos el nivel del agua me llegaría por debajo de las rodillas. El caso es que pude ver varias truchas nadando hacia donde yo estaba y justo en ese momento, no se cómo, pude ver que una se había metido entre dos piedras, ante algo tan tentador para un crío de 8 años no había más que una cosa posible que hacer, meter mano a la trucha. Dicho y hecho, me tí las manos y ahí estaba, intentando escapar moviéndose como una loca para que ese crío (yo) la dejase de vuelta en el río. Por desgracia para la señora trucha (y para qué mentir, no se cómo) conseguí sujetarla fírmemente con mis manos. Yo con una sonrisa de oreja a oreja y mi padre alucinando pepinillos. Nos la comimos el mismo día xD

 

Boy Scouts in Paris

Los Boy Scouts de París.

Estábamos muertos de tanto pateo por París, y ya que nuestro objetivo estaba prácticamente a la vista (Torre Eiffel), decidimos tomarnos un pequeño descanso en una de las calles vecinas. No pasaron ni 3 minutos cuando vemos que de una de las esquinas de la calle se inicia un desfile poco usual para tan romántica y mundial urbe…críos con botas llenas de esfuerzo y diversión, la mayoría tenían una mochila a la espalda con lo básico para pasar la noche en el campo, algunos portaban bidones con agua, los más fuertes ayudaban llevando grandes cacerolas y cajas llenas de comida. ¡Boy Scouts en París!, estoy seguro que pese a las caras de cansancio y al barro acumulado en sus botas, recordarán con alegría y añoranza esos días que pasaron sin más comodidades que las de su saco de dormir, su linterna y un camping gas.