Paseando desde Sotrondio hasta La Cruz

Sigo subiendo fotos de los días que pasamos por Asturias, hoy un paseo 100% recomendable, tranquilo y rodeado de un buen paisaje. La Cuenca Minera es una de las zonas menos turísticas y más “grises” de Asturias, esto no quiere decir que no sea una zona recomendable, sin ir más lejos a pocos minutos hay zonas realmente bonitas si lo que uno busca es naturaleza. No veréis restaurantes de lujo pero seguro que vayáis a donde vayáis seréis bien recibidos.

Cuando nos fuimos a vivir a Sitges siempre me faltaron las montañas y el verde, y ahora que estoy en Alemania me faltan las montañas. No se vosotros pero después de haber hecho este paseo recargué las pilas faltas de monte.

Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 
Sotrondio Paseo
 

Por |marzo 30, 2013|1 comentario|

Un día en Sotrondio

Como algunos sabréis, hemos estado unos días de vacaciones por Asturias. Hacía ya 2 años que no iba, más que nada porque a parte de que el billete es caro de narices, me sale más rentable volar a Sitges (Barcelona) y usarlo como punto de encuentro familiar, tengo familia, amigos y como quien dice es mi segunda casa.

Imaginaos cuanto tiempo ha pasado que desde la última vez que fuimos les ha dado tiempo de construir un puente…como tenemos pocos en Sotrondio y nos hacen tantísima falta…¡menudos caraduras que tenemos por políticos!.

Yunting ya había estado conmigo hace dos años y Asturias en terminos generales le encanta, el paisaje, la gente le parece muy amable, la comida excelente y los precios en general muy buenos. Un punto que no le gusta, el clima. Eso es Asturias. A los dos o tres días de haber llegado, nos topamos con que la nieve había llegado al Sotrondio, cosa digamos relativamente normal por estos lares. Así que sin pensármelo dos veces, salimos cámara en mano a tomar instantáneas del momento, porque la nieve no duraría más de uno o dos días.

 

 

Sotrondio nevado

Vistas desde mi habitación.

 

Sotrondio nevado

En realidad no nevó demasiado, aunque parezca lo contrario.

 

Sotrondio nevado

Iglesia de Sotrondio, creo que nunca he estado dentro.

 

Sotrondio nevado

Un “paisano” (abuelete).

 

Sotrondio nevado

El nuevo puente, ahora tenemos 4.

 

Sotrondio nevado

Al fondo a la izquierda “el serrallo”.

 

Sotrondio nevado

Monteeeeeeeeeee.

 

Sotrondio nevado

A la otra orilla del río.

 

Sotrondio nevado

El río Nalón en todo su señoral esplendor con el mítico puente de los gallegos al fondo.

 

Sotrondio nevado

¡En esta dirección tirando hacia el monte vive un gran amigo mío!.

 

Sotrondio nevado

Coches, nieve, casas.

 

Sotrondio nevado

En blanco y negro es mejor.

 

Sotrondio nevado

Por aquí hay un camino muy chulo, os hablaré de él en otra entrada.

 

Sotrondio nevado

Mimosas, ¡huelen muy bien!.

 

Sotrondio nevado

Paisano disfrutando de las vistas.

 

Sotrondio nevado

Fríooooooooo.

 

Sotrondio nevado

Maravillosa vista de mi grandioso pueblo.

 

Sotrondio nevado

Mina tras los árboles.

 

Sotrondio nevado

Puente de los gallegos.

 

Sotrondio nevado

Verde.

 

Sotrondio nevado

¡¡Mi colegio!!

 

Por |marzo 27, 2013|0 comentarios|

Boy Scouts parisinos y la anécdota de la trucha

Lo reconozco, nunca he sido “Boy Scout”. Aunque a decir verdad teniendo en cuenta de dónde soy y los sitios en los que he estado, se podría decir que he tenido momentos “Boy Scout”. Pisar cagadas de vaca, montar una tienda de campaña en la intemperie, perderme por bosques, bañarme en rios, coger una trucha con la mano…

 

Lo de coger una trucha con mis manos merece una aclaración, historia:

Como todos los fines de semana, fuimos a la casa que teníamos alquilada en Soto de Agues, se podría decir que ahí lo llegué a pasar tan bien o incluso mejor que en mi pueblo natal.

 

Soto de agues

Soto de Agues – Foto: Bicherío del alto Nalón

 

El caso es que yo era un criajo y aunque suene un poco surrealista, me metí en el río a jugar con las piedras. No es un río caudaloso por lo que salvo en determinados puntos el nivel del agua me llegaría por debajo de las rodillas. El caso es que pude ver varias truchas nadando hacia donde yo estaba y justo en ese momento, no se cómo, pude ver que una se había metido entre dos piedras, ante algo tan tentador para un crío de 8 años no había más que una cosa posible que hacer, meter mano a la trucha. Dicho y hecho, me tí las manos y ahí estaba, intentando escapar moviéndose como una loca para que ese crío (yo) la dejase de vuelta en el río. Por desgracia para la señora trucha (y para qué mentir, no se cómo) conseguí sujetarla fírmemente con mis manos. Yo con una sonrisa de oreja a oreja y mi padre alucinando pepinillos. Nos la comimos el mismo día xD

 

Boy Scouts in Paris

Los Boy Scouts de París.

Estábamos muertos de tanto pateo por París, y ya que nuestro objetivo estaba prácticamente a la vista (Torre Eiffel), decidimos tomarnos un pequeño descanso en una de las calles vecinas. No pasaron ni 3 minutos cuando vemos que de una de las esquinas de la calle se inicia un desfile poco usual para tan romántica y mundial urbe…críos con botas llenas de esfuerzo y diversión, la mayoría tenían una mochila a la espalda con lo básico para pasar la noche en el campo, algunos portaban bidones con agua, los más fuertes ayudaban llevando grandes cacerolas y cajas llenas de comida. ¡Boy Scouts en París!, estoy seguro que pese a las caras de cansancio y al barro acumulado en sus botas, recordarán con alegría y añoranza esos días que pasaron sin más comodidades que las de su saco de dormir, su linterna y un camping gas.

¡Feliz día de Asturias!

Por |septiembre 8, 2012|0 comentarios|

Impossible is nothing

Ahora que estamos de carnavales hemos salido a hacer compras extra para poder sobrevivir hasta el martes, en uno de los varios sitios en los que hemos estado, concretamente el Kaufhof (El Corte Inglés alemán) me encontré con algo que nunca en mi vida pensé que me encontraría…¡fabada asturiana!.

 

 

Evidentemente, como buen asturiano, lo primero que hice fue alucinar en colores para luego descojonarme ante tal panorama. Cabe decir que sólo he comido dos veces en mi vida fabada de bote, y….¡nunca más!. Evidentemente para una persona no curtida en fabadas, seguro que se queda contenta con dichos manjares lateriles pero yo….en fin, llamadme tikismikis.

 

Pero aquí la sorpresa no ha hecho más que empezar y es que lo genial viene cuando me entra la curiosidad por ver en dónde se ha hecho este manjar de dioses. Y esto es lo que veo:

 

 

 

¡Fabada asturiana hecha en Toledo!, ojo, que no digo que en Toledo no se pueda comer una buena fabada, ¡faltaría más!, pero exportar un producto tan asturiano como la fabada por una empresa en Toledo, tiene güevos la cosa xD

 

Evidentemente tengo fabes de Luarca que me trajo ahora mi padre y si tengo que comer fabada la haré yo con materiales asturianos como está mandao.

 

 

Por |febrero 18, 2012|0 comentarios|

Dos años en Alemania

Lazing on a Sunday Afternoon

 

Esta es una entrada dedicada a todos los españoles por el mundo

y a las familias que tienen que aguantar nuestras aventuras.

 

Hace dos años llegaba a Düsseldorf gracias a una beca Erasmus con la idea de disfrutar durante un año de esa experiencia. Una cosa llevó a la otra y terminé por alargar mi estancia por tiempo indefinido en la ciudad que hoy considero mi casa. Han pasado exactamente dos años desde mi llegada a Alemania, durante todo este tiempo han pasado muchísimas cosas, nuevos amigos, nueva cultura, he adquirido más madurez (esto es mentira, lo digo para quedar bien). Todo se resume en la creación y desarrollo de una vida nueva en un país desconocido.

A pesar de las dificultades y problemas que presenta vivir lejos de la familia, en un país que no habla tu idioma, donde existen otras reglas y maneras de comportarse; a pesar de todo esto, estoy feliz de vivir en Alemania y de poder disfrutar de todas las oportunidades que da un país como este a un músico como yo.

Claro que hay que decir que yo siempre estoy predispuesto a conocer sitios y disfrutar de ellos, hasta los 17 años viví en Asturias, hasta los 24 en Cataluña, y ahora, en Alemania. La predisposición ayuda, pero el echo de haber vivido casi media vida en un sitio y luego la otra media en otro es una gran ventaja. Me siento asturiano, mis amigos están en Cataluña y ahora tengo una vida hecha en el extranjero, si me preguntan ¿cómo lo llevas?, respondería que de manera totalmente natural y con mucha alegría. Es más, si llegase el caso de tener que irme a otro país perdido por el mundo (cosa fácil si eres músico), estaría feliz de disfrutar de volver a conocer a gente nueva, visitar sitios nuevos y disfrutar con otras maneras de llevar la vida.

 

 

Saludos desde la república independiente de mi casa,

Giikah

 

Por |septiembre 28, 2011|0 comentarios|