Callejeando por Taichung (台中)

Yo muchas veces digo que la mayoría de las grandes ciudades se parecen, todas tienen sus centros comerciales, sus correspondientes museos, tiendas de lujo, tiendas de ropa de las marcas que todo el mundo conoce, zonas de ocio, parques. ¡Y está genial!, pero para mi, cuando viajo lo que en ocasiones busco es lo diferente, aquello que la gente no ve o no quiere ver, zonas digamos…menos turísticas, pero no por ello menos interesantes. Bajo mi punto de vista, no hay cosa más triste que algo/alguien sin personalidad, y cada vez más, las grandes ciudades se parecen más. Muchas veces cuando la gente se va de viaje quieren ver lo que todo el mundo ve, van a ese sitio, se sacan una foto y lo cuelgan en internet. Y ojo, que yo también lo hago y lo haré. Mi reflexión viene a ser que, según mi experiencia, yo disfruto más improvisando y visitando sitios “normales” que yendo como corderillos tipo grupo turísitico: “Aquí tienen la Sagrada Familia, el Taipei 101, el Empire States, la Torre Eiffel, il Colosseo…”, yo puedo decir que he tenido la suerte de conocer estos y muchos otros sitios, pero también os puedo asegurar que si me dan a elegir entre estos y “mis rincones” de los países en los que he estado, me quedo con “mis rinconcillos”.

El año pasado me dio por dar una vuelta por una zona relativamente cercana a la casa de Yunting, es la típica calle que no tiene mucho de interesante y que salvo que vivas ahí, no verás a ningún guiri sacando fotos, hasta que claro, tuvo que llegar el asturiano de turno a romper las estadísticas.

 

Rincones de Taichung

Los semáforos taiwaneses son bastante graciosos, tienen una cuenta atrás y aunque no se vea, un muñeco con una animación muy graciosa.

Rincones de TaichungEsta es la calle en cuestión, digamos una calle normal en zona de clase media, aunque no se vea, a la izquierda juraría que donde la moto hay un pequeño templo, me imagino que esa será la razón por la que tenga esos farolillos rojos. La chimenea que hay al lado de la moto es para quemar dinero…bueno, esa es una historia que ya os contaré.

Rincones de TaichungEl parque está bastante chulo y suele haber siempre gente haciendo deporte.

Rincones de TaichungEstos cacharros me vuelven loco, cada vez que veo uno necesito hacer el chorras con ellos, ¡anda que no molan!.

Rincones de Taichung
Ya empezamos a ver lo que comentaba más arriba, es lo que tiene mi gusto por pasear por sitios alejados de lo que uno se esperaría de una gran ciudad. Ropa secándose a pié de calle, y al fondo un puesto de comida en “stand by” hasta que tal vez llegada la noche el vendedor de dicho puesto se ponga a trabajar. Hay que tener en cuenta que hay puestos que son matutinos y puestos que son nocturnos, y también muchos de ellos son puestos “móviles”, hoy están aquí, y mañana en otra zona.

Rincones de TaichungNo se muy bien qué hacían esos cascos ahí porque no había llovido, pero el de la derecha es el mismo que el que uso cuando voy de paquete en la moto.

Rincones de TaichungEsta foto no le hace justicia al ambiente que desprende este kiosko, aunque eso es culpa mía. Es un kiosko bastante antiguo donde puedes comprar tus periódicos, revistas, bebidas, libretas, lapiceros, es como si por él no hubiese pasado el tiempo, además lo regentan unos abueletes, ¡muy chulo!.

Rincones de TaichungMuy cerca de dicho kiosko me llamó la atención una calle que llevaba a algún sitio que mi intuición me decía, sería interesante.

Rincones de TaichungEste tipo de barras (azúl) son barras de bambú recubiertas con plástico especial, muchas familias la usan para tender la ropa, no se puede decir que no sea práctico.

Rincones de TaichungMi intuición no me había fallado, ahí dentro al fondo había un mercado “blade-ranero”, de estos que sólo los de esta calle conocen.

Rincones de Taichung¡Esto es lo que buscaba!, un sitio especial, con su magia, su descontrol, un sitio que seguro ha vivido miles de historias, un sitios donde los más mayores en su día venían a comprar.

Rincones de TaichungSucia, rara, incoherente pero de alguna manera esta foto tiene “algo”.

Rincones de Taichung
¿Cuánto tiempo habrá alumbrado las noches de este mercado?

 Rincones de Taichung

Por supuesto, ¡comida!.

Rincones de TaichungBlanco y negro que “mola más”.

Rincones de Taichung

Muchos dirán “aquí va a comprar María santísima” pero yo digo que  le sobra buen producto, no tienes que hacerte una tarjeta de socio, no te darán un carrito para llevar la compra, pero seguro que si eres como yo a un poco más joven, más de una vez habrás entrado a sitios que más o menos se parecían a este y siempre salías contento. Además las abuelitas dependientas siempre son las mejores.

 

Rincones de Taichung

Verdeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.

Rincones de Taichung

No tengo muy claro qué es pero mola.

Miyahara (宫原眼科), comiendo helado pijo

Durante mi paseo hasta la estación de trenes de Taichung, me encontré con una heladería un tanto especial y en la que había mucha gente. Una vez Yunting había terminado su sesión peluqueril le dije que me acompañase hasta un sitio muy chulo que había visto.

Para sorpresa mía, ella no conocía el sitio, lo que sí me explicó luego es que parece ser que en este edificio tan antiguo, en 1927 había uno de los centros oftálmológicos más importantes de la ciudad. Ahora, manteniendo parte de la estructura original, han construído una piji heladería que todo hay que decirlo, está muy bien. Podéis visitar la web del local en www.miyahara.com.tw.

Miyahara (宫原眼科)

Clásico repartidor al lado del edificio.

Miyahara (宫原眼科)

Miyahara 1927.

Miyahara (宫原眼科)

La cola que había era potente.

Miyahara (宫原眼科)

Y aquí está la entrada a la tienda.

Miyahara (宫原眼科)

¡En su día el edificio también fue una escuela!.

Miyahara (宫原眼科)

¡Libros everywhere!

Miyahara (宫原眼科)

A todas las taiwanesas les gusta ir de tiendas aunque sólo sea a mirar.

Miyahara (宫原眼科)

Haciendo la cola de los campeones.

Miyahara (宫原眼科)

Una trabajadora muy amable nos escuchó hablar en alemán y nos preguntó que si necesitábamos ayuda.

Miyahara (宫原眼科)

Evidentemente Yunting no la necesitaba, pero yo un poco más adelante sí, porque había que rellenar un papel con tu pedido.

Miyahara (宫原眼科)

Había un mogollón de tipos distintos de chocolate.

Miyahara (宫原眼科)

Los helados los servían en una tarrina que a su vez tenía un cucurucho.

Miyahara (宫原眼科)

Había un muchas cosas diferentes que podías elegir para poner por encima del helado.

Miyahara (宫原眼科)

Este fue nuestro helado: Mango, frambuesa, tarta de piña, bizcocho y cosillas por encima.

Miyahara (宫原眼科)

Y señores y señoras, esto sí que es vida.

Por |Marzo 24, 2014|0 comentarios|

Objetivo, estación de trenes de Taichung

Off-topic: Estoy por cambiar el título del blog de “Un español en Alemania” por “Un español en Alemania pero que parece que vive en Taiwán”. Y es que no hay mucha cosa que contar sobre Düsseldorf, al menos, nada interesante bajo mi punto de vista, por eso yo sigo con las historias de mis viajes. Anda que no me gusta rememorar esos momentos, ¡no ni ná!.

Al tema:

Pues resulta que un día de esos en los que Yunting tenía que ir a la peluquería (pequeño inciso, en Taiwán ir a la peluquería no es sólo estar 2 horas en una, sino como mínimo un total de 2 días para que te dejen el pelamen niquelao…¡sólo apto para mujeres!) por la zona centro de Taichung.

Pues yo, cual niño con zapatos nuevos (me encanta patear) y antes de despedirme, le pregunté a Yunting “¿más o menos por dónde queda la estación central?, según comentastéis está más o menos cerca y tengo ganas de verla”. Me señaló un par de calles y me lancé al objetivo, visitar la estación de Taichung, mientras ella “disfrutaba” de 2 horas de peluquería y cotilleos. Por lo visto, la estación central de Taichung, la construyeron los japoneses en los años en los que estuvieron en la isla, así que se mantenía tal y como la habían hecho.

Cómo no…yo que soy un “fuego en culo”, me desvié de la ruta y me metí por calles digamos peculiares, vamos, que estaba más perdido que un chorizo en una ensalada.

Paseo hasta Estación Central de Taichung

Una calle general por la que aún no he investigado mucho.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Una moto, ¡una moto!.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Había una zona para pre-matrimonios, lo que no me esperaba era encontrarme con un Pronovias en Taichung.

“¡Dieeegoo gaalluuu!, ¿tas casau?….¡¡¡¡¡¡divóooooorrciate!!!!!!”.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Como lo parte la furgonetilla.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Un tipo de callejón podría casi decir que tradicional de Taiwán.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

No tiene nada, pero me mola la foto xD

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Aunque lo que de verdad mola es la cochera sin techo, “like a pro!”.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Parece que con poner un puesto callejero se puede uno comprar un señor coche.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Entre tantas calles raras, ¡esto sí que no me lo había imaginado!.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¿Asociación olímpica de judo en Taichung?…eso parece. El local era muy bonito por dentro.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Precausióoon amigo conductoooohh la senda eh peligrosaaaaa!

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Aquí ya el tema me sobrepasó, ¿un parking…con templo, o un templo con parking?.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Si os preguntáis por la seguridad en las calles, id con total confianza, la misma sensación que me dio Japón.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Esto me recordó mucho a una fotó que saqué en Kyoto donde había un mogollón de cables de alta tensión,

colgando por cuatro maderas.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Cerrajero  24h…o igual no.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Por aquí cerca había una calle con muchas tiendas de informática.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Coño, la tele!

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Un río con poca corriente, no vi a nadie bañarse pero esas escaleras…”¡pa algo estarán!”.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¿Búfalos?, ¿vacas de cuernos raros?, no se lo que son.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Tiendas, tiendas, tiendas, tiendas!.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Objetivo cumplido!, aquí tenéis la Estación Central de trenes de Taichung.

 

Por |Marzo 23, 2014|1 comentario|

Paseo nocturno por Yizhong Chie (台中一中街)

¡Primera entrada del año!.

Esta vez hablaré de Yizhong Chie (台中一中街), uno de mis lugares favoritos en Taichung. Ya tenía ganas de publicar cosas sobre Taiwán y es que tengo fotos e historias como para publicar entradas por 1 año, además sin comerlo ni beberlo ha coincidido con otro viaje no planificado…sí…¡volvemos a Taiwán, y lo haremos en Abril! (si no pasan cosas raras). Así pues qué mejor manera de empezar este año que con mis rincones favoritos de Taiwán.

Yizhong Chie (“Ichon Chie” pa los amigos) es una zona muy popular entre los jóvenes, hay multitud de tiendas, restaurantes, cafeterías, en fin, el paraíso del ocio. Mi primera experiencia fue hace 2 años cuando fui a cortarme el pelo en una peluquería no muy lejos de donde saqué estas fotos. Estuvieron más de una hora para cortarme el pelo, primero te lo lavan, te masajean la cabeza y si eres guiri las chicas dirán que eres muy “cute”, “handsome”, etc…y yo no soy Bratt Pitt, lo peor de todo es que ¡lo dicen en serio!. Luego pasas a que te corten el pelo “de verdad” tienes tu televisión tus historias, en fin, acojonante el montaje que había para cortarse el pelo. Eso sí, yo aquí en Düsseldorf, me voy a mi colega iraní y voy que chuto, en 20 minutos listo.

La noche de “Ichon Chie” es memorable: gente, puestos de comida, luces de colores por todos los sitios, y por supuesto también hay zonas tranquilas, parques, cafeterías. Estas son algunas de las fotos que hice por la noche, también he puesto un video (calidad chusquera). Para la próxima enseñaré esta zona y algunos alrededores de día, ¡a disfrutar!.

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Yizhong Chie

Por |Febrero 7, 2014|0 comentarios|

Hualien, unas horas en la playa

Este verano no habíamos planeado ningún viaje especial dentro de la isla. Para mi, estar en Taichung ya era más que suficiente. Al final, hicimos casi más viajes que el año pasado, y ya puedo decir que he dado prácticamente la vuelta a Taiwán (me gustaría hacerlo en bicicleta, es algo a lo que siempre le he dado vueltas).

El viaje más especial fue el que hicimos a Hualien (花蓮), es decir, la otra orilla de la isla. Es una zona bastante enfocada al turismo para los propios taiwaneses. Sendas, montañas increíbles, playas, en resumen, mucha naturaleza. Nosotros reservamos un pequeño apartamento y cómo no, una moto para movernos más cómodamente.

Lo primero que me alucinó fue el llegar a la estación y nada más salir del vagón escuchar y casi sentir las vibraciones de los F-16  pasando a ras de suelo. En Hualien hay una base “camuflada” para el ejército del aire, y sin yo saber nada y Yunting menos, creo que es una de las más importantes que tiene Taiwán, o tal vez incluso la principal. Cada 5 minutos salía un F-16 de la base. Los aviones siempre me han gustado, y estos aún más, podéis creerme que casi se me saltan las lágrimas un día que pasamos en moto cerca de la base militar y de repente se nos puso a vibrar todo el cuerpo porque un F-16 que estaba en fase de apróximación, nos pasaba por encima, fue una sensación brutal. Yunting estaba acojonadita perdida pero yo me lo pasé teta xD

 

Hice muchísimas fotos de muchísimos sitios, hoy sólo os enseñaré la playa que estaba justo delante de la base del ejército, esta vez os pongo fotos en blanco y negro pero “no preocuparsus”, el color también vendrá. ¡Viva el Pacífico!

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Hualien beach

 

Por |Octubre 24, 2013|1 comentario|

Es hora de volver a Taiwán

Parece mentira que ya haya pasado un año desde mi primera visita a Taiwán, sólo tengo buenos recuerdos de ese viaje, al llegar a Alemania tenía muy claro que quería volver al menos una vez más, lo que de ninguna manera me imaginaba es que volvería tan pronto, ¡en poco más de 2 semanas volamos a Taiwán! (si no pasa nada raro).

La familia de Yunting siempre me preguntaba que si cuándo volvía a Taiwán, que a ver si volvía pronto…yo siempre les decía “¡no hay pasta, pero volveré!…en un par de años, claro.”. El caso es que por “h” o por “b”, casi de un día para otro, surgió la posibilidad de volver a esa pequeña gran isla, pero esta vez con un una pequeña pero importante mejora. ¡No estaremos 24h de viaje!. No se si lo comenté, pero el año pasado los vuelos más baratos eran con una compañía china, tenías que hacer transbordo, esperar 7 horas en Pekín, y bueno…entre pitos y flautas, desde que sales hasta que llegas a tu destino pierdes casi 23h. Además que por aquel entonces volé sólo (Yunting llegaría más tarde por culpa de retrasos a causa del tifón).

Pero como ya digo, ahora hay una pequeña pero importante mejora, ¡volamos directos desde Frankfurt hasta Taipei, y volamos juntos!, qué gustazo, 13h de vuelo y con una compañía taiwanesa que según Yunting, además de ser muchísimo más amables, la comida está mucho mejor que con la compañía china con la que volamos la última vez.

 

Volveré a visitar aquellos sitios que me alucinaron, descubriré otros tantos y cómo no, sacaré muchas fotos.

taiwan

La bollería artesanal tiene una calidad alucinante.

taiwan-2

Una cafetería con un caballo por logo.

taiwan-3

Dentro de una tienda en uno de los centros neurálgicos de la ciudad.

taiwan-4

Zona del “SOGO“, informática a “tutti plen”.

taiwan-5

Manjar de dioses, helados Cold Stone.

taiwan-6

Lo primero que voy a beber nada más pisar tierra.

taiwan-7

¿Aburrirse?, en Taiwán eso es muy difícil.

Por |Julio 27, 2013|1 comentario|