¡Probando dulces alemanes!

Por |abril 16, 2017|0 comentarios|

¡FELIZ NAVIDAD!, visita al mercadillo Navidad de Düsseldorf y hablando de dulces.

Por |diciembre 24, 2016|0 comentarios|

¡EL PARAÍSO!

Por |octubre 14, 2016|0 comentarios|

Goloseando en Heinemann

Unos días atrás, fui a la confitería Heinemann, una de las mejores y más antiguas de la ciudad, también de las más caras.

 Heinemann DüsseldorfEntrada.

Tenía que ir a comprar dos “paquetes” de unos pralinés dorados para que Yunting se los regalara a un par de amigos. Yo para estar 100% seguro de que no contenían alcohol, le pregunté a una de las abuelillas que trabajan en la tienda, me dio la mejor respuesta posible, uno de los pralinés. Ya los había probado hace mucho, pero, ¡qué locura!, estaba acojonantemente rico, perfectamente balanceado, ni muy dulce ni muy amargo, super cremoso, ¡de 10!. Mi respuesta a la mujer fue “¡me he vuelto a enamorar, pero no se lo diga a mi novia!”.

A los pocos días nos dio por ir a comer a un restaurante taiwanés que habían abierto en Düsseldorf hacía unos pocos días. No está mal, pero las porciones son un poco escasas teniendo en cuenta el precio. El caso es que después salimos a dar un clásico paseo por la Königsallee.

 

Heinemann Düsseldorf

Vista del canal de la Königsallee.

Poco antes de llegar, nos volvimos a cruzar con Heinemann y le dije a Yunting…va, vamos a ver cuánto cuesta comprar unos chocolates sueltos al peso. ¡Sorpresón!, cuestan la mitad que los que ya vienen emperifollados con lazitos y en caja. Lo que primero fue un: “igual si no son tan sumamente caros como los de la caja, pillamos un par de esos dorados y ya tenemos un mini postre”, pasó a ser: “bueno, cuestan casi la mitad…pilla un par de otro sabor y a bailar”. Decir que los otros también estaban muy muy ricos.

 

Heinemann Düsseldorf

El interior renovado hace pocos meses.

Heinemann Düsseldorf

¡El paraíso!.

Heinemann Düsseldorf

También venden tartas muy ricas.

Heinemann Düsseldorf

Pralinés espolvoreados con oro.

Heinemann Düsseldorf

Zona de pralinés al peso, 5,50€ los 100g.

Heinemann Düsseldorf

Así que si estáis de paso por Düsseldorf o si vivís aquí, no dejéis de pasaros por Heinemann, el paraíso chocolateril en Düsseldorf.

Por |octubre 13, 2014|0 comentarios|

Spanakopita en triángulos

Spanakopita

¡Un clásico!, y mi primera vez. La Spanakopita (σπανακόπιτα) o “empanada de espinacas” es uno de los platos más típicos de Grecia. Aunque pueda parecer un poco lioso, sobretodo a la hora de explicarlo, la receta se puede decir que es extremadamente sencilla, pero como todo lo bueno, se necesita un poco de tiempo para prepararla. En este caso he hecho la versión “empanadilla” o Spanakopita en triángulos. Suelo hacer bastantes empanadas a la española, pero esta vez me parecía más cómodo el hacer una receta que fuese práctica a la hora de llevar al trabajo o como merienda, etc y sin perder el frescor. Es la primera vez que la hago y la primera vez en mi vida que como una Spanakopita…¡tremenda!.

 

Ingredientes:

-500g de espinacas.
-200g de queso feta.
-Masa “filo” (es un tipo de masa de hojaldre con el que siempre se hace la Spanakopita y en el que suelen venir 10 capas).
-Unas ramas de eneldo (yo sólo tenía perejil fresco, si no tenéis ni lo uno ni lo otro, tampoco pasa nada, pero le da un toque muy característico).
-3 cebollines.
-2 huevos.
-Aceite virgen extra de oliva y pimienta.

Preparando los ingredientes:

-Una olla con agua hirviendo.

-Cortar en trozos pequeños los 3 cebollines y el eneldo previamente lavados.

Cocinando:

-Metemos las espinacas en el agua hirviendo por tandas de unos 2 minutos (hasta que las espinacas estén blandas), ya que al ocupar tanto espacio la olla no da mucho de sí.

-Pasamos las espinacas por agua fría y las escurrimos muy bien, sin miedo, que se rompan.

-Una vez bien escurridas, cortamos la bola de espinacas en trozos medianos.

-En una sartén con aceite y a fuego medio-alto metemos el cebollín, el eneldo, las espinacas y lo espolvoreamos con pimienta, le dáis unos toques de sartén (1 o 2 minutos) y reserváis.

-Mientras tanto en un bol mediano-grande cascamos los dos huevos, los batimos y añadimos el queso feta bien mezclado que iremos rompiendo en trozos pequeños con nuestros dedos.

-Cuando lo que teníamos en la sartén no esté muy caliente (no queremos cocer la mezcla con los huevos), será la hora de removerlo todo en el bol hasta que quede todo bien mezclado.

-¡Bien, ya tenemos el relleno, ahora a por la masa y a hacer nuestras empanadillas!, pero antes de empezar a prepararlas, ¡precalienta el horno a 170ºC!.

-Las capas de la pasta filo son finas y muy delicadas, tal y como están empaquetadas, las sacáis del plástico y cortáis el rollo por el centro, es decir, si lo tenéis en horizontal como una barra de pan. Hacéis un corte en el mismísimo centro, así las porciones de empanada serán más fáciles, pequeñas y rápidas de preparar.

-La operación es muy fácil, una capa de filo, untar bien de aceite, otra capa de filo, untar de aceite y encima de esta segunda capa colocar el relleno en forma de triángulo. Es decir, filo-aceite-filo-aceite-relleno.

-Os dejo un mini cutre dibujo que he preparado en 1 minuto, igual lo deja un poco más claro.

Spanakopita triangulo

-Ahora en una bandeja untada de aceite y haciendo lo mismo con las Spanakopitas (podéis untarlas con huevo si queréis), horneamos durante unos 45 minutos y a comer una vez estén frías.

¡Viva Grecia!

Emplatado y otras cosas:

 

-Yo las he comido tal cual, sin ningún tipo de salsa, pero igual vosotros podéis hacer algún descubrimiento.

– A la hora de escurrir las espinacas, no tengáis miedo, hay que apretarlas muchísimo y se van a romper sí o sí, hay que intentar sacarles tanto agua como se pueda.

-Si en vez de aceite usáis mantequilla en el momento de untar las capas de filo, el sabor de la mantequilla tirando a dulce, contrarestará el sabor medio ácido del queso feta y le dará un punto bastante rico.

-Unas semillas de sésamo por encima antes de meter las Spanakopitas al horno va a darle un aroma alucinante.

-Yo no soy un ultra fan de las espinacas ni del queso feta, pero esta receta está de muerte, lo digo para aquellos que no sean muy de espinacas o queso de cabra, no tengáis reparos, os va a gustar, ¡prometido!.

-P.D. No, no se me ha olvidado la sal, no he usado nada de sal porque con el queso feta y el resto de ingredientes hay sabor de sobra :)

 

Por |junio 15, 2014|0 comentarios|

Espaguetis con espinacas

Espaguetis con espinacas

Rico, rico y para toda la familia.

No es una receta impresionante, es más bien, sencilla, con poca “pegada”, pero que si de vez en cuando te apetece disfrutar del sabor más natural de las cosas, es bastante recomendable.

Yo esta receta hoy la he hecho así, de la misma manera que mañana la podría hacer de una manera totalmente distinta. Os recomiendo que leáis con tranquilidad la receta para “interiorizar” los pasos. Lo he escrito todo según el orden en el que voy cocinando, así no tendréis mayores problemas para prepararla.

 

Ingredientes (2 personas):

-200g de espaguetis.
-200g de espinacas (acedlo a ojo si os apetece, usad tantas como queráis, pero pensad que aunque parezcan muchas, luego van a menguar muchísimo).
-Tomates cherry (tantos como queráis).
-200g Nata líquida.
-Un trozo pequeño de pastilla de caldo de pollo, verduras o lo que más os guste.
-Sal, aceite, ajo y pimienta.

 

Preparando los ingredientes:

 

-Limpiar los tomates cherry.

-Limpiar las espinacas pansándolas por agua fría.

-Pelar y cortar a la mitad un diente de ajo.

-Una olla con agua hirviendo.

 

Cocinando:

 

-En una sartén ponemos un chorrito de aceite y dejamos que se caliente (fuego medio).

-Una vez caliente, añadimos el ajo y lo retiramos de la sartén cuando ya esté bien dorado.

-Cuando el agua de la olla se ponga a hervir, echamos sal (abundante) y metemos los espaguetis.

-Ahora que se están haciendo los espaguetis, añadimos las espinacas a la sartén y sazonamos con gracia.

-Cuando empiecen a soltar el agua, echáis el trozo de pastilla de caldo y esperáis hasta que las espinacas estén listas. La mejor manera de saber que están listas es probándolas, da igual que aún haya “agua” en la sartén.

-Si ya están listas, llega el momento de añadir la nata a la sartén, añadimos un poco de sal y dejamos que la nata hierva, cuando empiece a hervir, apagamos el fuego.

-Ahora los espaguetis tendrían que estar listos, los sacáis y los mezcláis con la salsa en la misma sartén para que cojan sabor. Lo mismo que con las espinacas, para saber si la pasta está lista, no hay nada mejor que probarla, pensad que luego aunque la saquéis, se seguirá haciendo un poco.

-En el último momento, cortáis los tomates cherry por la mitad y los metéis en la sartén. A mi me gusta que tengan textura y que simplemente pillen el calor propio que suelta la sartén y la salsa.
¡Listo!.

 

Emplatado y otras cosas:

 

-No tiene ninguna ciencia, la única cosa que hago es ponerle pimienta por encima una vez esté todo en el plato.

-Si queréis podéis añadir nuez moscada a la receta y añadírsela a las espinacas en el mismo momento en el que las sazonáis, le da un toque bastante rico.

-En vez de pimienta, también se puede usar queso parmesano o casi cualquier otra cosa.

-Tanto la nata como el trozo de pastilla de caldo, son cosas opcionales y que tampoco afectan mucho el resultado final, si no lo tenéis, hacedlo sin ellos, que también va a salir rico.

-Un toque muy bueno es el que le da la guindilla, así que si tenéis una por casa, ya sabéis, la limpiáis, quitáis las pepitas y la picáis. ¡Espectacular!.