Pocovi Reeds: Tienda para el fagot

 

Cuando empecé a hacer cañas “en serie” a partir de tubos de bambú, pensé en que sería una buena idea el vender algo del material que estaba haciendo para mi.  Partiendo de esa base, me puse a pensar en que no había o mejor dicho, no hay tiendas de fagot que sean baratas, por lo general suelen tener unos precios muy altos con la excusa de que venden cosas muy específicas y difíciles de encontrar.

 

Ni corto ni perezoso, hace unos meses, empecé a poner algún que otro anuncio en este blog ofreciendo cañas y palas para el fagot. Para sorpresa mía, más de una persona se puso en contacto conmigo para probarlas. Al inicio del año ya me estaba rondando por la cabeza hacer un apartado más decente del que hasta el momento tenía el blog para vender estas cuatro cosas, así pués, me armé de paciencia y creé una pequeña pero agradable tienda, Pocovi Reeds.

 

Lo de la tienda a parte de por comodidad, la he hecho porque siempre me ha gustado estar trasteando con instalaciones de blogs, y en general, cacharrear. Es evidente que se trata de un proyecto sin un objetivo de lucro como lo sería una tienda real, es más bien, un modo de dar salida al material extra que pueda tener y así sacar algo de beneficio económico, de ahí a dedicarme a vender cañas hay un paso muy grande y no es de ninguna de las formas un objetivo.

 

Dicho lo cual, os animo a que visitéis la tienda y si queréis, compréis alguna cosa. También estaría bien que hiciérais correr la voz en el otros fagotistas ya que aunque suene raro, a mi no me gusta acosar a la gente con publicidad.

 

Un saludo,

Javi

Por |enero 29, 2012|1 comentario|

Google Plus

Desde hace unos días he empezado a usar Google Plus y la verdad es que a pesar de no ser muy amigo de “Facebook”, he de decir que me ha gustado la ídea de Google.

Si aún no tenéis una cuenta y queréis recibir una invitación a Google Plus, sólo tenéis que postear vuestro e-mail aquí o hacer click en el siguiente enlace:

 

Invitación a Google+

Por |julio 27, 2011|4 Comentarios|

¡Ya tenemos internet!

Hace casi un mes que estamos en el apartamento nuevo y ya por aquel entonces habíamos mirado varias compañías proveedoras de internet, no fue muy dificil decidirse por una oferta temporal que hacía la compañía Alice, nos daban una conexión de hasta 16.000 Kbit/s con tarifa plana de llamadas a fijos por 20€ al mes y sin contrato de permanencia.

 

La verdad es que todo iba como la seda pero claro, había que esperar a que los de la Deutsche Telekom vinieran a activar la línea de teléfono, ahí empezaron los problemas, con decir que no hemos tenido internet hasta que 3 técnicos vinieron a hacer la instalación, en fin, digamos que el tema tardó tres semanas en resolverse.

 

Línea temporal del tema:

 

El primero de los técnicos llamó al timbre a las 8:00 puntual como él solo y yo sin saber que el timbre que hay dentro del piso no funcionaba, le abrí la puerta con dicho timbre para en el mismo momento salir al portal a ir con el técnico hasta el sótano. Sorpresa la mía al ver que el técnico se había pirado….claro el timbre no funcionó porque me tuve que enterar ese mismo día que hay que usar uno que hay fuera, en el pasillo, ¡manda güevos!, igualmente el tío sólo picó una vez y yo salí escopetao hacia el portal, en fin.

 

A la semana siguiente vino una chavalete joven (zoquete con pinta de pijo y con un mini portatil chupiguay al hombro) con muchas prisas, yo, que soy previsor, ya había puesto un papel en el portal diciendo que por favor llamaran más de una vez al timbre (no quería que el técnico saliera corriendo como la otra vez). Hasta ahí todo perfecto pero el caso es que ya me dio la impresión de que el chaval no tenía ni puñetera de lo que hacía y tan pronto como vino, se fue sin decir más que “a las cuatro de la tarde la línea ya estará activada”, ¡mis cojones 33!, llamamos 3 veces a Alice para ver cuándo se activaría la línea (porque ni a las cuatro ni a las seis de la tarde se había activado la línea) y a la tercera nos dicen que el técnico no ha hecho correctamente su trabajo y la línea sigue inactiva. ¡Viva la Deutsche Telekom, ahora tenemos que esperar otra semana más!.

 

Hoy día D hora H, no creía que el técnico de Telekom instalase la línea, es más, llegué a pensar que ni vendría, más que nada porque en Alice me habían dicho que me enviaron un paquete y que ¡mi dirección no era la correcta!. Pasadas unas primeras horas de tensión llamé para cerciorarme de que no estabamos esperando al “hombre de internet” en vano, dicho y hecho, “a las 12:00 estará ahí” y a las 12:00 llegó. Esta vez era distinto, un técnico de esos que joder…¡parecen técnicos y no chavaletes con pelo pijo!.

 

Señor de internet: “Guten Tag”, me dijo dándome un buen apretón de manos.

Yo: “Buenos días señor de internet, pase usted pa dentro que se me ha acumulado la mala hostia de dos semanas y tengo mono de Youtube”.

 

15 minutos después, con una bolsa de herramientas con la cual te podrías montar un mini Colisionador de Hadrones y un móvil de cuando se habían inventao los móviles y sin portatil ni chorradas varias que había traído el último chavalete, el señor de internet me dice

 

Señor de internet: “Ya está, esto debería de estar listo, ya puedes seguir viendo el APM, ¡que te conozco gañán!”.

 

Dicho esto, y después de agradecerle la paciencia y lo bien que nos lo había explicado todo nos despedimos muy educadamente deseándonos pasar un muy buen día. Pero ojo, no quedó todo ahí, haciéndo yo de Freddie Mercury en I Want to Break Free recibo una llamada anónima.

 

Anónimo: “Sí hola, soy el técnico, ¿está usted aún por casa?”.

Yo acojonado dije: “Sí claro, ¿por?, ¿qué ha pasado?”.

Señor de internet: “Llamaba para decirle que en un principio la línea ya está lista y que debería de poder empezar a ver el APM a la voz de ya, confírmemelo por favor”.

Yo: “Coño, sí sí, un momento”, enchufé el router y toda la parafernalia y efectivamente.

Yo: “Oh, funciona, perfecto, mil gracias por la llamada”.

Señor de internet: “Un placer, me alegra saber que todo funciona correctamente, que tenga un buen día”.

Yo: “Muchas gracias, que tenga un buen día”.

 

Y aquí me tenéis, escribiendo de nuevo en el blog, más feliz que una perdiz y dejando atrás el navegar con un USB Stick que después de descargar 1GB la velocidad de navegación pasa de 7Mb a 64kbps.

 

 

 

 

 

Spotify, escucha casi toda la música que quieras al momento

Si hay algo que me caracteriza es que no soy demasiado influenciable, si alguien me habla de lo bueno de “x” cosa, a mi siempre me gusta verlo y analizarlo por mi cuenta, después ya daré mi veredicto.

Hace mucho que oigo hablar de Spotify pero no ha sido hasta ayer que lo pude usar.

Se trata de un google musical, encontrarás casi todo lo que te gusta, yo he buscado cosas raras para putearlo y bueno, digamos que le doy un 7 sobre 10 (para gente “normal” esto se puede cambiar por un 9/10). Yo sólo estoy usando la versión gratuita (creo que con la de pago se pueden descargar discos, la verdad es que no tengo ni idea).

¿Qué puedes hacer con la versión “gratuita” de Spotify?
Escuchar completamente gratis cualquier disco, discografía completa de grupos y radios especializadas. Todo esto con interrupciones muy cortas de publicidad cada mucho tiempo (no molesta en absoluto).
¿Se puede grabar/guardar gratis la música que escuchamos en Spotify?
Evidentemente….pangando (digo yo vaya…). Sino te queda la solución manual de usar cualquier programa tipo Sound Foundry y grabar el “audio”, que todo sea dicho no es mala solución si eres una persona apañada.

Por |abril 26, 2009|0 comentarios|

Aterrizaje de emergencia en una carretera

Siempre recuerdo lo de que en Estados Unidos las autopistas están preparadas para que en caso de emergencia, un avión pueda aterrizar (o algo así), yo lo hice muchas veces con el Fligth Simulator, pero esto es más real. ¿Qué haríais vosotros si estáis conduciendo y por el retrovisor véis una avioneta de este calibre?

Jamendo, música de calidad y libre

Hace muy poco descubrí la web de Jamendo y la verdad es que me ha sorprendido por su calidad y porque al contrario que en muchos otros sitios, aquí el dueño de lo que hay es el propio músico, es decir, la música alojada en Jamendo no está registrada en ninguna sociedad de gestión de derechos (tipo SGAE y similares).

No significa que sea música gratis, ¡ojo!, toda la música está bajo la Creative Commons, es decir, el músico pone sus “reglas”, si quiere que se pueda reproducir en un bar, que se pueda copiar, etc…

¿A quién le puede interesar Jamendo?
A músicos con ganas de hacerse un hueco en este mundillo, a los que quieren escuchar música sin barreras legales absurdas, y a los que aprecian a grupos poco o nada conocidos de alta calidad.

Esta, sin duda, es una solución perfecta para locales en los que se pone música, la SGAE no les podrá molestar y los clientes se alegrarán de descubrir nuevos grupos.

Si tenéis un local y queréis saber más, visitad este enlace:
Preguntas frecuentes de Jamendo

Por |marzo 15, 2009|1 comentario|