Tour de Francia 2017 y mi afición por las bicicletas

El mejor croissant y la mejor baguette de París

Nunca antes había estado en París, no así Yunting que ha ido ya varias veces.

Lo primero una vez elegido el destino del viaje, es localizar los mejores sitios. Los amigos, internet y las guías de viajes ayudan muchísimo a planificar la visita y hacer una lista de “los sitios a los que hay que ir”, pero uno nunca tiene que olvidarse de las casualidades y de las sorpresas que le esperan en cualquier momento.

Navegando por Youtube dimos por casualidades de la vida con un video del mítico Gordon Ramsay, en él, Gordon hace una visita a la que para él, es la pastelería parisina que mejores croissants tiene, Arnaud Delmontel.

 

No hace falta decir que nos apuntamos la dirección y fuimos de cabeza a comprobar si todo esto era simplemente una campaña de marketing o si verdaderamente los croissants eran tan buenos como él decía en el video.

Sinceramente, París es una ciudad muy bonita, y mientras nos dirigíamos a nuestro destino yo no dejaba de sorprenderme de la especial belleza de las calles que nos iban acompañando durante el camino.

 

Paris

 

Ahora todo eran subidas y calles estrechas, a lo largo de varios minutos este sería nuestro paisaje hasta que por fin, como si de un espejismo se tratara nos encontramos con aquello que días antes habíamos visto en forma de píxeles en nuestra pantalla de ordenador.

 

Paris

 

Había bastante gente, la pastelería está en una calle llena de pequeños negocios y por tanto, concurrida pese a no ser céntrica.

Justo antes de ir a pedir dos croissants me doy cuenta viendo el escaparate, de que no sólo tenían según Gordon Ramsay el mejor croissant de París, sino que habían sido premiados en 2007 por tener la mejor baguette de la ciudad.

 

Paris

 

La comanda estaba más clara que nunca y como la historia empezó como una casualidad, no íbamos a irnos de allí sin nuestra taza de suerte. ¡Sólo les quedaba un último croissant y no iban a hacer más en todo el día!. Suerte, ¡más que suerte!. Cogimos nuestro croissant y nuestra baguette y nos fuímos a degustar ese manjar de dioses.

 

SONY DSC

 

¿Conocéis esa sensación de decir, ahora sí…esto sí que es vida?. Crujiente, esponjoso…no soy de comer pan ni croissants ni tampoco un experto en “masas” pero lo de aquel 23 de abril nos quedará grabado en la memoria para el resto de nuestros días como el mejor croissant y la mejor baguette de París.

Por |enero 24, 2013|0 comentarios|

Boy Scouts parisinos y la anécdota de la trucha

Lo reconozco, nunca he sido “Boy Scout”. Aunque a decir verdad teniendo en cuenta de dónde soy y los sitios en los que he estado, se podría decir que he tenido momentos “Boy Scout”. Pisar cagadas de vaca, montar una tienda de campaña en la intemperie, perderme por bosques, bañarme en rios, coger una trucha con la mano…

 

Lo de coger una trucha con mis manos merece una aclaración, historia:

Como todos los fines de semana, fuimos a la casa que teníamos alquilada en Soto de Agues, se podría decir que ahí lo llegué a pasar tan bien o incluso mejor que en mi pueblo natal.

 

Soto de agues

Soto de Agues – Foto: Bicherío del alto Nalón

 

El caso es que yo era un criajo y aunque suene un poco surrealista, me metí en el río a jugar con las piedras. No es un río caudaloso por lo que salvo en determinados puntos el nivel del agua me llegaría por debajo de las rodillas. El caso es que pude ver varias truchas nadando hacia donde yo estaba y justo en ese momento, no se cómo, pude ver que una se había metido entre dos piedras, ante algo tan tentador para un crío de 8 años no había más que una cosa posible que hacer, meter mano a la trucha. Dicho y hecho, me tí las manos y ahí estaba, intentando escapar moviéndose como una loca para que ese crío (yo) la dejase de vuelta en el río. Por desgracia para la señora trucha (y para qué mentir, no se cómo) conseguí sujetarla fírmemente con mis manos. Yo con una sonrisa de oreja a oreja y mi padre alucinando pepinillos. Nos la comimos el mismo día xD

 

Boy Scouts in Paris

Los Boy Scouts de París.

Estábamos muertos de tanto pateo por París, y ya que nuestro objetivo estaba prácticamente a la vista (Torre Eiffel), decidimos tomarnos un pequeño descanso en una de las calles vecinas. No pasaron ni 3 minutos cuando vemos que de una de las esquinas de la calle se inicia un desfile poco usual para tan romántica y mundial urbe…críos con botas llenas de esfuerzo y diversión, la mayoría tenían una mochila a la espalda con lo básico para pasar la noche en el campo, algunos portaban bidones con agua, los más fuertes ayudaban llevando grandes cacerolas y cajas llenas de comida. ¡Boy Scouts en París!, estoy seguro que pese a las caras de cansancio y al barro acumulado en sus botas, recordarán con alegría y añoranza esos días que pasaron sin más comodidades que las de su saco de dormir, su linterna y un camping gas.

Las bellezas de París

Un viaje relámpago a la que todo el mundo me había dicho que era “la ciudad”. Es dificil sorprenderse por la grandeza de París tras haber visitado ciudades como Nueva York, Roma, Madrid, Nagoya, etc…el caso es que no sabría decir si París es la más bonita, pero si no lo es, está muy cerca de serlo.

Cara, lujosa, pedante, acogedora, enorme, turística, elegante…miles de adjetivos que sólo puedo expresar con este adelanto fotográfico.

 

Champs-Élysées

Dating with Lisa

Green Eiffel

Old friends

Rainy Eiffel Tower