Un bicho nuevo en casa, el micrófono ZoomH2n.

Ya adelanto que esta entrada tendrá más interés en los archivos de audio adjuntos que en el texto en sí, más que nada, porque el nuebo “bicho” es un micrófono, y qué mejor manera de analizarlo que mediante unas grabaciones.

 

ZoomH2N Por delante.

 
 ZoomH2N

Y por detrás.

 
ZoomH2N

Desde arriba.

 
ZoomH2N

De un lado.

 
ZoomH2N

De otro lado.

 

ZoomH2N

De frente.

 

ZoomH2N

Y ¡tumbado!.

 

Os dejo las dos grabaciones sin procesar y con el mismo “contenido”, el único cambio que han sufrido es el de pasar a formato mp3, la primera es la grabación con el ZoomH2n y la segunda con mi teléfono móvil, el Motorola G 2014. Ambos “cacharros” están a la misma altura y distancia de mi “persona”. Está claro que aún me quedan muchas cosas por aprender para sacarle todo el poder al Zoom: saber qué configuración es la más óptima para grabar a un instrumento sólo, la voz, dónde y a qué distancia colocarlo.

En esta grabación me da la impresión de que yo estaba demasiado cerca, pero bueno de momento la diferencia es bastante clara, eso sí, la diferencia se nota cuando tienes un buen sistema de audio que te permita disfrutarlo al 100%, así que puedo decir que se pueden sacar cosas muy buenas de este bicho, seguro. Para los no entendidos en audio pero sí entendidos en fotografía, es como si pasas de tener un objetivo al nivel de una cámara de móvil a tener un objetivo de una reflex, a pequeña escala (menor cantidad de pixeles) las fotografías pueden no diferenciarse mucho, pero cuando las amplías, sabrás cual es cual, aquí pasa exactamente lo mismo.

 
Test ZoomH2n:
 

 
Test Moto G 2014:
 

 

Por |febrero 14, 2015|0 comentarios|

Antenas y frecuencias, cacharreando que es gerundio.

Sentro Nasionáh de Intelihensiah

El SNI de Düsseldorf (Sentro Nasionáh de Intelihensiah)

Mi padre no puede pasar una noche sin escuchar la radio, cosa que por otra parte yo nunca he logrado entender. Yo he pillado ese vicio bastante tarde y sólo para algunos fines de semana, Milenio3 lo escucho desde que tengo uso de razón y cuando cocino también suelo poner la radio. La diferencia con mi padre es que me da igual tener o no una radio bajo la almohada.

Nunca había investigado el tema de la radioafición, digamos que la película “Contact” (una de mis favoritas, todo sea dicho) fue la primera que me hizo un poco de “tilín”. Era esa típica sensación de que te mola ver lo que hacen con las radios y cómo la gente se puede comunicar con otros puntos lejanos del planeta, pero al mismo tiempo lo ves tan raro y complicado que…simplemente te gusta verlo desde la barrera como quien dice.

Años más tarde de conocer “Contact” navegando por internet descubrí esta web:  websdr.ewi.utwente.nl:8901 . Decir que me quedé flipando, ¡menuda pasada!, rusos, chinos, sonidos raros sacados de películas de espías, qué mundillo más curioso. Unos tipos montan una antena en Holanda y de alguna manera que desconozco crean una aplicación web para que todo el mundo pueda hacer de espía desde casa.

Pasado el subidón inicial, me olvidé de esa web, el último acercamiento fue la última vez que fuimos a Asturias y quedé con mi primer profesor de fagot, ¡menudos cacharros se gastaba para el tema de la radioafición, alucinante!. Meses más tarde, por arte de magia, alguien escribe en unos foros sobre el tema de las radiofrecuencias y algunas estaciones que emiten códigos “raros”. La gente empezó a comentar y a ellos se unían tanto aquellos que eran nuevos en el tema como otros que tenían equipos “serios”, digamos que se comenzó a crear una curiosidad a cerca de las comunicaciones por radio y el poder “espiar”. El fuego que encendió la mecha fue un forero hablando de antenas USB para ver la TDT por el ordenador. Según parecía,  la mayoría de ellas tenían un chip RTL2832U con el cual uno se podía montar su primera mini cutre estación de escucha casera. Y para qué mentir, usar una web para buscar frecuencias de radio mola, pero montarte una mini estación con un cutre USB DVB-T y saber qué lo que escuchas, lo recibes, tú desde esa antena, ¡eso sí que mola!.

¿Cacharrear?, ¡pero si soy rey de los cacharreadores!, me informé y me metí al tema, pillé mi DVB-T con su cutre antena y ahí comenzó la aventura:

1- Descargar el ZADIG (http://zadig.akeo.ie/), el cual te permite instalar unos drivers especiales para usar el chip como futura SDR (Software Defined Radio).

2-Instalar el SDR# (http://sdrsharp.com/index.php/downloads) software que nos permitirá cacharrear y buscar frecuencias a través de nuestra antena.

Una vez todo listo, y sin yo tener mucha idea, empecé a toquetear cosas y a mirar las configuraciones que la gente usaba. Mi primera idea era la de buscar la Torre de Control del Aeropuerto de Düsseldorf, ya que otra cosa no, pero el mundillo de los aviones me mola y qué mejor primer objetivo que el intentar pillar la ATIS de Düsseldorf, además, ¡el aeopuerto está pegado a la ciudad!.

Busqué por internet cual era la frecuencia de la ATIS y nada…estaría desactualizada o algo, pero no pude encontrarla, aún así, no perdí la esperanza y me puse a buscar con panciencia hasta que ¡LA MADRE DEL CORDERO!, ¡ahí estaba!, no podía creer lo que mis oídos y mis ojos estaban escuchando y viendo por la pantalla, ¡objetivo cumplido, he pillado la ATIS de Düsseldorf!, eso sí, escuchar se escucha como el culo. No pretendamos ahora pillar una calidad de la virgen con esa cagadilla de antena y metidos en casa. Pero coño, anda que no me hizo ilusión.

ATISd

 

Eso fue ayer, hoy me puse otro ratillo a buscar señales más interesantes, de nuevo, en el Aeropuerto Internacional de Düsseldorf, pero esta vez mi objetivo apuntaba más alto. Mi lógica asturiana me decía que si la ATIS estaba por la zona de los 123.77 AM…tal vez las comunicaciones con los pilotos no estuvieran mucho más lejos, ¿no?.

Aquí la cosa sí fue un poco más dificil ya que al contrario que con la ATIS, las comunicaciones entre torre de control y pilotos, son muy cortas, es decir, tendría que fijarme en el espectrograma de abajo y buscar “líneas verticales cortadas”.

Piloto

¡Yes!, mi intuición norteña no iba mal encaminada, parecía que había encontrado algo, ¿o tal vez no?…

 

¡VIVA EL SNI!

 

Por |febrero 23, 2014|2 Comentarios|