Hofon tiema dao (后豐鐵馬道), una tarde de bicicleta.

Micro introducción, “yo y las bicicletas”:

Me encanta ir en bicicleta, empecé bastante tarde a aficionarme pero realmente cuando le pillé el gusto fue en mis últimos años por Sitges. Luego vine a Alemania y me robaron la “Scott” que había dejado en Sitges, ¡anda que no me dolió!. Después de asumir que ya no tenía bicicleta, me pillé una de carretera de segunda mano aquí en Düsseldorf y pasado un año…me la robaron. Claro, después de tanta mala experiencia se me quitaron las ganas de bici. Pasados casi 3 años desde el último robo, durante mi Tournée una compañera fagotista se puso en contacto conmigo y con Yunting para saber si me apetecía quedarme con su bici, la cual me la dejaba a un precio prácticamente de regalo. Ella volvía a Inglaterra tras haber terminado la carrera por estos lares. Es una bici de montaña bastante decente y que funciona a las mil maravillas, eso sí, me compré un doble candado que me costó casi lo mismo que la propia bici, esta vez si la quieren robar van a tardar mucho en hacerlo.

 

Traducción explicación: 后豐鐵馬道

后豐: Ho-fon (es el nombre de un pueblo)

鐵馬: Tié-ma, en taiwanés significa “bicicleta”.

: Dao, según Yunting significa “camino”, no es taiwanés sino más bien “chino culto” (usado para poemas y literatura “culta”).

 

Taiwan bike

Esta fue mi compañéra de viaje, se portó muy bien.

 

Es un sitio al que merece mucho la pena ir sobre todo si vives en Taiwán o si tienes pensado quedarte bastantes días de vacaciones por esos lares. Me quedé muy gratamente sorprendido de lo bien cuidado que estaba y lo bonito que era. Podéis visitar esta web aunque sea para ver las fotos: http://2horse.mmmtravel.com.tw/?ptype=info

En su día fue una zona de tránsito ferroviario bastante importante, en 1997 cerraron la vertiente y en 2005 la reconvirtieron en lo que véis en las fotos, un sitio la mar de majo para relajarse con la bicicleta a lo largo de sus más de 12 km.

Está a menos de media hora de Taichung tirando “pal norte”, hay muchos tipos de bicicletas para alquilar desde las más normales (como la que nos agenciamos nosotros), hasta eléctricas, tandem, etc. Alquilar una bicicleta puede costar desde unos 100/150TWD (2€ más o menos) hasta 15 o 20 euros. Evidentemente también puedes ir con tu propia bici sin necesidad de pagar ningún tipo de entrada.

 

Taiwan bike

A la canastilla quieras que no le das su uso, en mi caso: agua, cámara, cartera y móvil.

 

Taiwan bike

¡Cómo no!, campos de arroz.

 

Taiwan bike

Había muuuuchas parejas además de familias al completo, el de la foto no da pedales…¡a la hoguera con las eléctricas!.

 

Taiwan bike

Vinimos con la abuelilla de Yunting e intentamos convencerla de venir en una bici con 3 asientos perfecta para que la gente mayor se siente atrás pero, no pudimos convencerla. La hermana de Yunting, con un par de ovarios hizo parte del paseo llevándola en su silla de ruedas.

 

Taiwan bike

Nos acercamos al puente.

 

Taiwan bike

¡Una vinoteca!

 

Taiwan bike

Cada vez que voy a Taiwán siempre acabo pasando por algún puente de este tipo. ¡Mola!.

 

Taiwan bike

Este túnel es bastante largo y pese al calor del exterior aquí hace incluso un poco de rasca, ojo, se agradece.

 

Taiwan bike

 La otra cara del túnel.

 

Taiwan bike

Aunque parezca que es todo llano, no lo es, hay  subidas y bajadas ligeras pero muy divertidas.

 

Taiwan bike

Por falta de tiempo y fuerza piernil de mis 4 acompañantes féminas, sólo pudimos ver una parte del recorrido.

 

Taiwan bike

El camino está perfectamente asfaltado.

 

Taiwan bike

A lo largo del recorrido hay algún que otro sitio para pararse, comer y tomarse un piscolabis.

 

Teniendo en cuenta que Taiwán es la madre originaria de marcas como Merida, Giant y que también se ocupa de la manufactura de componentes como (Full Speed Ahead, Tektro, Wellgo Pedal’s Corp., Velo, Formula Engineering, SR Suntour, Alexrims, Dah Ken, VP Components, KMC Int’l y SRAM), no es de extrañar que existan lugares como estos en esta pequeña gran isla.

Si estáis muy metidos en el mundillo seguro que os interesará leer este documento sobre la industria de la bicicleta en Taiwán, es del 2013 pero se puede decir que sigue estando al día: TAIWAN BICYCLE  INDUSTRY

Por |Octubre 28, 2014|0 comentarios|

Callejeando por Taichung (台中)

Yo muchas veces digo que la mayoría de las grandes ciudades se parecen, todas tienen sus centros comerciales, sus correspondientes museos, tiendas de lujo, tiendas de ropa de las marcas que todo el mundo conoce, zonas de ocio, parques. ¡Y está genial!, pero para mi, cuando viajo lo que en ocasiones busco es lo diferente, aquello que la gente no ve o no quiere ver, zonas digamos…menos turísticas, pero no por ello menos interesantes. Bajo mi punto de vista, no hay cosa más triste que algo/alguien sin personalidad, y cada vez más, las grandes ciudades se parecen más. Muchas veces cuando la gente se va de viaje quieren ver lo que todo el mundo ve, van a ese sitio, se sacan una foto y lo cuelgan en internet. Y ojo, que yo también lo hago y lo haré. Mi reflexión viene a ser que, según mi experiencia, yo disfruto más improvisando y visitando sitios “normales” que yendo como corderillos tipo grupo turísitico: “Aquí tienen la Sagrada Familia, el Taipei 101, el Empire States, la Torre Eiffel, il Colosseo…”, yo puedo decir que he tenido la suerte de conocer estos y muchos otros sitios, pero también os puedo asegurar que si me dan a elegir entre estos y “mis rincones” de los países en los que he estado, me quedo con “mis rinconcillos”.

El año pasado me dio por dar una vuelta por una zona relativamente cercana a la casa de Yunting, es la típica calle que no tiene mucho de interesante y que salvo que vivas ahí, no verás a ningún guiri sacando fotos, hasta que claro, tuvo que llegar el asturiano de turno a romper las estadísticas.

 

Rincones de Taichung

Los semáforos taiwaneses son bastante graciosos, tienen una cuenta atrás y aunque no se vea, un muñeco con una animación muy graciosa.

Rincones de TaichungEsta es la calle en cuestión, digamos una calle normal en zona de clase media, aunque no se vea, a la izquierda juraría que donde la moto hay un pequeño templo, me imagino que esa será la razón por la que tenga esos farolillos rojos. La chimenea que hay al lado de la moto es para quemar dinero…bueno, esa es una historia que ya os contaré.

Rincones de TaichungEl parque está bastante chulo y suele haber siempre gente haciendo deporte.

Rincones de TaichungEstos cacharros me vuelven loco, cada vez que veo uno necesito hacer el chorras con ellos, ¡anda que no molan!.

Rincones de Taichung
Ya empezamos a ver lo que comentaba más arriba, es lo que tiene mi gusto por pasear por sitios alejados de lo que uno se esperaría de una gran ciudad. Ropa secándose a pié de calle, y al fondo un puesto de comida en “stand by” hasta que tal vez llegada la noche el vendedor de dicho puesto se ponga a trabajar. Hay que tener en cuenta que hay puestos que son matutinos y puestos que son nocturnos, y también muchos de ellos son puestos “móviles”, hoy están aquí, y mañana en otra zona.

Rincones de TaichungNo se muy bien qué hacían esos cascos ahí porque no había llovido, pero el de la derecha es el mismo que el que uso cuando voy de paquete en la moto.

Rincones de TaichungEsta foto no le hace justicia al ambiente que desprende este kiosko, aunque eso es culpa mía. Es un kiosko bastante antiguo donde puedes comprar tus periódicos, revistas, bebidas, libretas, lapiceros, es como si por él no hubiese pasado el tiempo, además lo regentan unos abueletes, ¡muy chulo!.

Rincones de TaichungMuy cerca de dicho kiosko me llamó la atención una calle que llevaba a algún sitio que mi intuición me decía, sería interesante.

Rincones de TaichungEste tipo de barras (azúl) son barras de bambú recubiertas con plástico especial, muchas familias la usan para tender la ropa, no se puede decir que no sea práctico.

Rincones de TaichungMi intuición no me había fallado, ahí dentro al fondo había un mercado “blade-ranero”, de estos que sólo los de esta calle conocen.

Rincones de Taichung¡Esto es lo que buscaba!, un sitio especial, con su magia, su descontrol, un sitio que seguro ha vivido miles de historias, un sitios donde los más mayores en su día venían a comprar.

Rincones de TaichungSucia, rara, incoherente pero de alguna manera esta foto tiene “algo”.

Rincones de Taichung
¿Cuánto tiempo habrá alumbrado las noches de este mercado?

 Rincones de Taichung

Por supuesto, ¡comida!.

Rincones de TaichungBlanco y negro que “mola más”.

Rincones de Taichung

Muchos dirán “aquí va a comprar María santísima” pero yo digo que  le sobra buen producto, no tienes que hacerte una tarjeta de socio, no te darán un carrito para llevar la compra, pero seguro que si eres como yo a un poco más joven, más de una vez habrás entrado a sitios que más o menos se parecían a este y siempre salías contento. Además las abuelitas dependientas siempre son las mejores.

 

Rincones de Taichung

Verdeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.

Rincones de Taichung

No tengo muy claro qué es pero mola.

¡Nos vamos a Taiwán!

Hualien

¡Sí, por 3ª vez!.

Mientras estáis leyendo esto, nosotros estaremos volando destino Taipei (Amsterdam-Bangkok-Taipei), esta vez estaremos algo menos de un mes, ¡pero lo disfrutaremos a tope!. No creo que tuitée nada durante mi estancia aunque nunca se sabe, igual os mando alguna foto si me da por pillar al igual que la última vez, una sim taiwanesa.

¡Un fuerte abrazo y a disfrutar de las vacaciones!.

Miyahara (宫原眼科), comiendo helado pijo

Durante mi paseo hasta la estación de trenes de Taichung, me encontré con una heladería un tanto especial y en la que había mucha gente. Una vez Yunting había terminado su sesión peluqueril le dije que me acompañase hasta un sitio muy chulo que había visto.

Para sorpresa mía, ella no conocía el sitio, lo que sí me explicó luego es que parece ser que en este edificio tan antiguo, en 1927 había uno de los centros oftálmológicos más importantes de la ciudad. Ahora, manteniendo parte de la estructura original, han construído una piji heladería que todo hay que decirlo, está muy bien. Podéis visitar la web del local en www.miyahara.com.tw.

Miyahara (宫原眼科)

Clásico repartidor al lado del edificio.

Miyahara (宫原眼科)

Miyahara 1927.

Miyahara (宫原眼科)

La cola que había era potente.

Miyahara (宫原眼科)

Y aquí está la entrada a la tienda.

Miyahara (宫原眼科)

¡En su día el edificio también fue una escuela!.

Miyahara (宫原眼科)

¡Libros everywhere!

Miyahara (宫原眼科)

A todas las taiwanesas les gusta ir de tiendas aunque sólo sea a mirar.

Miyahara (宫原眼科)

Haciendo la cola de los campeones.

Miyahara (宫原眼科)

Una trabajadora muy amable nos escuchó hablar en alemán y nos preguntó que si necesitábamos ayuda.

Miyahara (宫原眼科)

Evidentemente Yunting no la necesitaba, pero yo un poco más adelante sí, porque había que rellenar un papel con tu pedido.

Miyahara (宫原眼科)

Había un mogollón de tipos distintos de chocolate.

Miyahara (宫原眼科)

Los helados los servían en una tarrina que a su vez tenía un cucurucho.

Miyahara (宫原眼科)

Había un muchas cosas diferentes que podías elegir para poner por encima del helado.

Miyahara (宫原眼科)

Este fue nuestro helado: Mango, frambuesa, tarta de piña, bizcocho y cosillas por encima.

Miyahara (宫原眼科)

Y señores y señoras, esto sí que es vida.

Por |Marzo 24, 2014|0 comentarios|

Objetivo, estación de trenes de Taichung

Off-topic: Estoy por cambiar el título del blog de “Un español en Alemania” por “Un español en Alemania pero que parece que vive en Taiwán”. Y es que no hay mucha cosa que contar sobre Düsseldorf, al menos, nada interesante bajo mi punto de vista, por eso yo sigo con las historias de mis viajes. Anda que no me gusta rememorar esos momentos, ¡no ni ná!.

Al tema:

Pues resulta que un día de esos en los que Yunting tenía que ir a la peluquería (pequeño inciso, en Taiwán ir a la peluquería no es sólo estar 2 horas en una, sino como mínimo un total de 2 días para que te dejen el pelamen niquelao…¡sólo apto para mujeres!) por la zona centro de Taichung.

Pues yo, cual niño con zapatos nuevos (me encanta patear) y antes de despedirme, le pregunté a Yunting “¿más o menos por dónde queda la estación central?, según comentastéis está más o menos cerca y tengo ganas de verla”. Me señaló un par de calles y me lancé al objetivo, visitar la estación de Taichung, mientras ella “disfrutaba” de 2 horas de peluquería y cotilleos. Por lo visto, la estación central de Taichung, la construyeron los japoneses en los años en los que estuvieron en la isla, así que se mantenía tal y como la habían hecho.

Cómo no…yo que soy un “fuego en culo”, me desvié de la ruta y me metí por calles digamos peculiares, vamos, que estaba más perdido que un chorizo en una ensalada.

Paseo hasta Estación Central de Taichung

Una calle general por la que aún no he investigado mucho.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Una moto, ¡una moto!.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Había una zona para pre-matrimonios, lo que no me esperaba era encontrarme con un Pronovias en Taichung.

“¡Dieeegoo gaalluuu!, ¿tas casau?….¡¡¡¡¡¡divóooooorrciate!!!!!!”.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Como lo parte la furgonetilla.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Un tipo de callejón podría casi decir que tradicional de Taiwán.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

No tiene nada, pero me mola la foto xD

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Aunque lo que de verdad mola es la cochera sin techo, “like a pro!”.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Parece que con poner un puesto callejero se puede uno comprar un señor coche.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Entre tantas calles raras, ¡esto sí que no me lo había imaginado!.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¿Asociación olímpica de judo en Taichung?…eso parece. El local era muy bonito por dentro.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Precausióoon amigo conductoooohh la senda eh peligrosaaaaa!

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Aquí ya el tema me sobrepasó, ¿un parking…con templo, o un templo con parking?.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Si os preguntáis por la seguridad en las calles, id con total confianza, la misma sensación que me dio Japón.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Esto me recordó mucho a una fotó que saqué en Kyoto donde había un mogollón de cables de alta tensión,

colgando por cuatro maderas.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Cerrajero  24h…o igual no.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Por aquí cerca había una calle con muchas tiendas de informática.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Coño, la tele!

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

Un río con poca corriente, no vi a nadie bañarse pero esas escaleras…”¡pa algo estarán!”.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¿Búfalos?, ¿vacas de cuernos raros?, no se lo que son.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Tiendas, tiendas, tiendas, tiendas!.

 
Paseo hasta Estación Central de Taichung

¡Objetivo cumplido!, aquí tenéis la Estación Central de trenes de Taichung.

 

Por |Marzo 23, 2014|1 comentario|

Puerto de Taichung (台中港)

No en muchas ocasiones, pero alguna vez Yunting me habló del puerto de Taichung. La razón, sashimi fresco de muy buena calidad y a buen precio. Ese día lo habíamos pasado fuera por pequeños pueblos de los alrededores pero como quien no quiere la cosa, decidimos hacer una parada técnica en el mercado del puerto. ¡NO VUELVO NI LOCO!, bueno, no dramaticemos, está muy guai, hay mucho pescao y toda la pesca, pero señores, que agobio. Al entrar hay dos o tres restaurantes y me cago en la leche, persiguiéndonos cual niños de Biafra. Luego pasados las zonas de restaurante, ya era todo normal, pero tela, no hay cosa que más me moleste que aquellos que mientras yo voy mirando vienen y me preguntan si necesito algo. A ver, que no me importa, y se que es su trabajo…pero a mi no me mola que me pregunten si necesito algo, ¡consiguen el efecto contrario!.

En fin, técnicas de marketing a parte, el mercado es como cualquier otro, como ya comenté, mucho pez, mucho marisco, y muchos taiwaneses. Digamos que es similar a muchos otros con la salvedad de la venta de sashimi fresco y ciertas cosas más. ¿Mercece la pena?….bueno, ni sí ni no, sino todo lo contrario. Está guai por dar una vuelta y tampoco es que se pueda hacer mucho más. Lo dicho, si eres amante del pescado y marisco bien fresco, es una visita muy recomendable, y la verdad que el género que tienen es de muy buena calidad.

Puerto de Taichung (台中港)

¡Un mercado del pescado sin barcos no es un mercado señores!.

 

Puerto de Taichung (台中港)

Según Yunting los mega contenedores del fondo son de una empresa de aceite muy antigua, ¡Aceite!.

 

Puerto de Taichung (台中港)

¡Cómo mola el mar! y las abuelillas comentando lo que ha pasado hoy en la telenovela .

 

Puerto de Taichung (台中港)

Pescado puesto a secar (juraría…).

 

Puerto de Taichung (台中港)

Parecen “pezqueñines” pero no lo son, este es su tamaño normal.

 

Puerto de Taichung (台中港)

Qué pena que aunque me guste el pescado no sepa diferenciarlo…eso sí…¡calamareeeeeees!.

 

Puerto de Taichung (台中港)

¡Ahí ese género fresco!.

 

Puerto de Taichung (台中港)

¡Señora, que noh lo quitan de lah manoh!.

 

Puerto de Taichung (台中港)

¡Se os ve felices!…(shhh no saben la que les espera).

 

Puerto de Taichung (台中港)

¡Ese sashimi ahí bueno, gordo que tu tengah!.

 

Puerto de Taichung (台中港)

Menuda luz de película ¿eh chavales?.

 

Puerto de Taichung (台中港)¡O’ pulpooooo!

 

Por |Febrero 27, 2014|0 comentarios|