Taiwan mini video – FamilyMart

Por |agosto 15, 2013|0 comentarios|

Desayuno de campeones

image

image

image

Sopa casera, mini huevos negros y bambú fresquete.

Por |agosto 15, 2013|0 comentarios|

Taiwan mini video – Hsinshe

Por |agosto 14, 2013|0 comentarios|

Saludos desde Taiwán

¡Qué calor!

image

              Primeros refrigerios.

Estaré hasta mediados de septiembre por estos lares. Si queréis seguir mis andanzas, os recomiendo visitar mi cuenta de twitter @giikah.

Tal vez escriba alguna entrada como esta, pero no prometo nada. Lo que sí es seguro es que mi twitter estará bastante activo.

Por |agosto 12, 2013|0 comentarios|

Es hora de volver a Taiwán

Parece mentira que ya haya pasado un año desde mi primera visita a Taiwán, sólo tengo buenos recuerdos de ese viaje, al llegar a Alemania tenía muy claro que quería volver al menos una vez más, lo que de ninguna manera me imaginaba es que volvería tan pronto, ¡en poco más de 2 semanas volamos a Taiwán! (si no pasa nada raro).

La familia de Yunting siempre me preguntaba que si cuándo volvía a Taiwán, que a ver si volvía pronto…yo siempre les decía “¡no hay pasta, pero volveré!…en un par de años, claro.”. El caso es que por “h” o por “b”, casi de un día para otro, surgió la posibilidad de volver a esa pequeña gran isla, pero esta vez con un una pequeña pero importante mejora. ¡No estaremos 24h de viaje!. No se si lo comenté, pero el año pasado los vuelos más baratos eran con una compañía china, tenías que hacer transbordo, esperar 7 horas en Pekín, y bueno…entre pitos y flautas, desde que sales hasta que llegas a tu destino pierdes casi 23h. Además que por aquel entonces volé sólo (Yunting llegaría más tarde por culpa de retrasos a causa del tifón).

Pero como ya digo, ahora hay una pequeña pero importante mejora, ¡volamos directos desde Frankfurt hasta Taipei, y volamos juntos!, qué gustazo, 13h de vuelo y con una compañía taiwanesa que según Yunting, además de ser muchísimo más amables, la comida está mucho mejor que con la compañía china con la que volamos la última vez.

 

Volveré a visitar aquellos sitios que me alucinaron, descubriré otros tantos y cómo no, sacaré muchas fotos.

taiwan

La bollería artesanal tiene una calidad alucinante.

taiwan-2

Una cafetería con un caballo por logo.

taiwan-3

Dentro de una tienda en uno de los centros neurálgicos de la ciudad.

taiwan-4

Zona del “SOGO“, informática a “tutti plen”.

taiwan-5

Manjar de dioses, helados Cold Stone.

taiwan-6

Lo primero que voy a beber nada más pisar tierra.

taiwan-7

¿Aburrirse?, en Taiwán eso es muy difícil.

Por |julio 27, 2013|1 comentario|

Comiendo en Taiwán

¡Comer, ese gran placer de la vida!. A mi no sólo me encanta comer de todo sino que además disfruto muchísimo cocinando, sin ir más lejos yo soy el cocinero oficial en casa.

 

Asia es un mundo y no sólo se comen arroz y fideos fritos, lo digo porque cuando uno nace en España y va a un restaurante chino, la mayoría de las veces los platos más solicitados son el mítico arroz tres delicias (aún no he visto nada parecido en Taiwán), los rollitos de primavera, los fideos fritos y por supuesto la enigmática salsa agridulce que para qué mentir, en Taiwán no existe. ¡Ojo!, yo he sido el primero en pedir todas estas cosas y en disfrutarlas, pero eso sí, cuando realmente pisas Asia, te das cuenta de lo poco que conocemos la gastronomía asiática.

 

Por suerte, yo soy un tipo muy abierto de mente y no suelo decir burradas sin estar seguro de lo que voy a decir, por eso estaba muy expectante en lo que se refiere al tema gastronómico taiwanés. Una de las cosas que me ayudó a descubrir y por ende aumentar mis ganas de ir a Taiwán, fueron no sólo las historias que Yunting me contaba sino ver con ella programas de la tele taiwanesa. Sugoideas es la meca para todo aquel interesado en ver programas y series que se hacen en Taiwán, uno de mis favoritos es uno en el que varios famosos salen a degustar los restaurantes y locales más famosos de cada lugar, por lo general pequeños puestos de comida a pie de calle. Un ejemplo en un “Mercado nocturno”:

 

 

Sinceramente, es un paraíso gastronómico que iguala o supera a España. Como siempre digo, he visitado muchos países del mundo pero Taiwán es el único que de momento me ha dejado boquiabierto en el tema “comida”. Hay puestos de comida en absolutamente cualquier sitio, recuerdo de mi primera caminata que me quedé tan alucinado de la cantidad de cosas que había para comer que una vez de vuelta a casa tuve que pedir a Yunting que me hiciera una lista de cosas que había que probar…creo que en un mes sólo me dio tiempo a probar el 20% de las cosas.

 

Comida taiwanesa

A 5 min. de casa.

Comida taiwanesa

La calle general del barrio se extiende hasta casi el infinito.

Una de las cosas buenas de Taiwán es el precio de la comida y todo hay que decirlo, su calidad. En temas de ropa, electrónica, etc…los precios no son especialmente más baratos que en Europa pero sí lo es la comida.

En un viaje relámpago al dentista de Yunting a su pueblo natal 草屯 (pronunciado “Chaotun”), nos fuimos Yunting, yo y su abuelilla a comer algo en un local vecino. El caso es que Yunting se tenía que marchar y bueno…yo me quedaba a cargo de su abuela, ¡90 añazos y muy salá!, menuda comedia de situación, el único guiri a kilómetros a la redonda comiendo con una abuelita y hablando en taiwanés a lo indio.



El local era un sitio bastante sencillo con micro sillas de madera y no mucha decoración (arriba podéis verlo), como yo los únicos kanjis que se leer son los de: carne, pescado, a la parrilla, y el de alguna que otra ciudad, Yunting decidió por nosotros, y yo soy muy fácil de contentar así que este fue nuestro modesto menú:

 

 

Comida taiwanesa

Tofu con salsa de soja y “bonito flakes” por encima.

 

Comida taiwanesa

Arroz con carne picada acompañada de verdura.

 

Comida taiwanesa

Fideos fríos con gamba, verduras y salsa desconocida xD.

 

Comida taiwanesa

Verdura al vapor con una salta también desconocida pero buenísima.

Yo no se vosotros, pero salvo en Japón, pocas veces he visto platos tan bien presentados independientemente del sitio donde vayas a comer, digo yo que los 50 años de ocupación Japonesa habrán influenciado algo.

Por lo general los taiwaneses comen de todo, muchas verduras, carne, pescado, fruta y bueno…¡mucho té!. Tienen una muy variada gastronomía la cual está más que bien aprovechada, lo repito y de verdad que no miento, no recuerdo otro país de los que he estado en el que hubiese comido tan increíblemente bien como en Taiwán…ahí lo dejo.

El coste total de lo que comí no llegó a los 3,50€, y os aseguro que con eso ya estáis “comidos”. Lo mejor de todo es que da igual lo viejo, feo o nuevo y bonito que sea un local, la calidad, el precio, la presentación y la amabilidad, siempre estarán ahí.

¡Viva Taiwán!

Por |julio 17, 2013|0 comentarios|