Saludos desde Taiwán

¡Qué calor!

image

              Primeros refrigerios.

Estaré hasta mediados de septiembre por estos lares. Si queréis seguir mis andanzas, os recomiendo visitar mi cuenta de twitter @giikah.

Tal vez escriba alguna entrada como esta, pero no prometo nada. Lo que sí es seguro es que mi twitter estará bastante activo.

Por |agosto 12, 2013|0 comentarios|

Es hora de volver a Taiwán

Parece mentira que ya haya pasado un año desde mi primera visita a Taiwán, sólo tengo buenos recuerdos de ese viaje, al llegar a Alemania tenía muy claro que quería volver al menos una vez más, lo que de ninguna manera me imaginaba es que volvería tan pronto, ¡en poco más de 2 semanas volamos a Taiwán! (si no pasa nada raro).

La familia de Yunting siempre me preguntaba que si cuándo volvía a Taiwán, que a ver si volvía pronto…yo siempre les decía “¡no hay pasta, pero volveré!…en un par de años, claro.”. El caso es que por “h” o por “b”, casi de un día para otro, surgió la posibilidad de volver a esa pequeña gran isla, pero esta vez con un una pequeña pero importante mejora. ¡No estaremos 24h de viaje!. No se si lo comenté, pero el año pasado los vuelos más baratos eran con una compañía china, tenías que hacer transbordo, esperar 7 horas en Pekín, y bueno…entre pitos y flautas, desde que sales hasta que llegas a tu destino pierdes casi 23h. Además que por aquel entonces volé sólo (Yunting llegaría más tarde por culpa de retrasos a causa del tifón).

Pero como ya digo, ahora hay una pequeña pero importante mejora, ¡volamos directos desde Frankfurt hasta Taipei, y volamos juntos!, qué gustazo, 13h de vuelo y con una compañía taiwanesa que según Yunting, además de ser muchísimo más amables, la comida está mucho mejor que con la compañía china con la que volamos la última vez.

 

Volveré a visitar aquellos sitios que me alucinaron, descubriré otros tantos y cómo no, sacaré muchas fotos.

taiwan

La bollería artesanal tiene una calidad alucinante.

taiwan-2

Una cafetería con un caballo por logo.

taiwan-3

Dentro de una tienda en uno de los centros neurálgicos de la ciudad.

taiwan-4

Zona del “SOGO“, informática a “tutti plen”.

taiwan-5

Manjar de dioses, helados Cold Stone.

taiwan-6

Lo primero que voy a beber nada más pisar tierra.

taiwan-7

¿Aburrirse?, en Taiwán eso es muy difícil.

Por |julio 27, 2013|1 comentario|

Comiendo en Taiwán

¡Comer, ese gran placer de la vida!. A mi no sólo me encanta comer de todo sino que además disfruto muchísimo cocinando, sin ir más lejos yo soy el cocinero oficial en casa.

 

Asia es un mundo y no sólo se comen arroz y fideos fritos, lo digo porque cuando uno nace en España y va a un restaurante chino, la mayoría de las veces los platos más solicitados son el mítico arroz tres delicias (aún no he visto nada parecido en Taiwán), los rollitos de primavera, los fideos fritos y por supuesto la enigmática salsa agridulce que para qué mentir, en Taiwán no existe. ¡Ojo!, yo he sido el primero en pedir todas estas cosas y en disfrutarlas, pero eso sí, cuando realmente pisas Asia, te das cuenta de lo poco que conocemos la gastronomía asiática.

 

Por suerte, yo soy un tipo muy abierto de mente y no suelo decir burradas sin estar seguro de lo que voy a decir, por eso estaba muy expectante en lo que se refiere al tema gastronómico taiwanés. Una de las cosas que me ayudó a descubrir y por ende aumentar mis ganas de ir a Taiwán, fueron no sólo las historias que Yunting me contaba sino ver con ella programas de la tele taiwanesa. Sugoideas es la meca para todo aquel interesado en ver programas y series que se hacen en Taiwán, uno de mis favoritos es uno en el que varios famosos salen a degustar los restaurantes y locales más famosos de cada lugar, por lo general pequeños puestos de comida a pie de calle. Un ejemplo en un “Mercado nocturno”:

 

 

Sinceramente, es un paraíso gastronómico que iguala o supera a España. Como siempre digo, he visitado muchos países del mundo pero Taiwán es el único que de momento me ha dejado boquiabierto en el tema “comida”. Hay puestos de comida en absolutamente cualquier sitio, recuerdo de mi primera caminata que me quedé tan alucinado de la cantidad de cosas que había para comer que una vez de vuelta a casa tuve que pedir a Yunting que me hiciera una lista de cosas que había que probar…creo que en un mes sólo me dio tiempo a probar el 20% de las cosas.

 

Comida taiwanesa

A 5 min. de casa.

Comida taiwanesa

La calle general del barrio se extiende hasta casi el infinito.

Una de las cosas buenas de Taiwán es el precio de la comida y todo hay que decirlo, su calidad. En temas de ropa, electrónica, etc…los precios no son especialmente más baratos que en Europa pero sí lo es la comida.

En un viaje relámpago al dentista de Yunting a su pueblo natal 草屯 (pronunciado “Chaotun”), nos fuimos Yunting, yo y su abuelilla a comer algo en un local vecino. El caso es que Yunting se tenía que marchar y bueno…yo me quedaba a cargo de su abuela, ¡90 añazos y muy salá!, menuda comedia de situación, el único guiri a kilómetros a la redonda comiendo con una abuelita y hablando en taiwanés a lo indio.



El local era un sitio bastante sencillo con micro sillas de madera y no mucha decoración (arriba podéis verlo), como yo los únicos kanjis que se leer son los de: carne, pescado, a la parrilla, y el de alguna que otra ciudad, Yunting decidió por nosotros, y yo soy muy fácil de contentar así que este fue nuestro modesto menú:

 

 

Comida taiwanesa

Tofu con salsa de soja y “bonito flakes” por encima.

 

Comida taiwanesa

Arroz con carne picada acompañada de verdura.

 

Comida taiwanesa

Fideos fríos con gamba, verduras y salsa desconocida xD.

 

Comida taiwanesa

Verdura al vapor con una salta también desconocida pero buenísima.

Yo no se vosotros, pero salvo en Japón, pocas veces he visto platos tan bien presentados independientemente del sitio donde vayas a comer, digo yo que los 50 años de ocupación Japonesa habrán influenciado algo.

Por lo general los taiwaneses comen de todo, muchas verduras, carne, pescado, fruta y bueno…¡mucho té!. Tienen una muy variada gastronomía la cual está más que bien aprovechada, lo repito y de verdad que no miento, no recuerdo otro país de los que he estado en el que hubiese comido tan increíblemente bien como en Taiwán…ahí lo dejo.

El coste total de lo que comí no llegó a los 3,50€, y os aseguro que con eso ya estáis “comidos”. Lo mejor de todo es que da igual lo viejo, feo o nuevo y bonito que sea un local, la calidad, el precio, la presentación y la amabilidad, siempre estarán ahí.

¡Viva Taiwán!

Por |julio 17, 2013|0 comentarios|

Dos días en Taipei

 

Taipei

“A ver si hoy pescamos algo”.

 

Taipei

Vistas desde el paseo marítimo del Distrito de Tamsui (淡水區).

Parte de la familia de Yunting vive en Taipei desde hace unos cuantos años, así pués ya que estaba en Taiwán no podía evitar hacer una visita obligatoria a la capital. En dos horas y media de viaje en coche nos plantamos en Taipei, el plan era quedar con los familiares y dar una vuelta por Tamsui (淡水區). Este sería nuestro campo base en la ciudad.

 

Taipei

La otra orilla frente a Tamsui.

El paseo estaba lleno de tiendas, tanto de comida como de ocio. El tío de Yunting nos acompañó a donde pasaríamos la noche, un “hotel” muy especial. Hay que decir que su tío trabaja para una empresa de telecomunicaciones, Chunghwa Telecom (中華電信). El caso es que lo que antes era un edificio de oficinas de la empresa, ha pasado a ser un hotel de uso exclusivo para trabajadores y familiares de Chunghwa Telecom. Sin duda alguna, un sitio de lujo que muy pocos guiris habrán pisado.

 

“Hotel” Chunghwa.


Taipei

Zona “Taipei 101”.

Taipei

Cocheeeeeeees.

Taipei

¡Qué alto!

Taipei

¡Mola!

Taipei

Otra cosa no, pero en Taiwán hay muchas motos…muchas.

Taipei

Taipei

Taipei

Taipei

Nos acercamos a “la mole” el Taipei 101.

Taipei

¡Ta chán!

Taipei

Una vaca (en el aeropuerto también las hay).

Taipei

Zona libre de perroflautas, aquí es donde los pijos vienen a enseñarse.

Taipei

Vamos a ver Jose Luis, que no, si te digo 15 son 15.

Taipei

Douhua (豆花), uno de mis postres favoritos, en este caso con: tapioca, tofu, hielo, cacahuetes y agua con azúcar. 

Taipei

Que foto más “pofesionáh”.

Taipei

Se mira.

Taipei

Pero.

Taipei

No se toca.

 

No voy a mentir, las grandes ciudades son lo que menos me interesa de un país, y bajo mi punto de vista no son nunca una buena opción para conocer un país. Eso y los comentarios “negativos” previamente oídos tales como que Taipei es una ciudad más o menos cara, su gente por lo general “pija”, y que el precio/calidad en la comida ni se acerca al de otras ciudades no ayudaron a sorprenderme demasiado. Así pués podría resumir mi experiencia en Taipei como una cruz más en la relativamente larga lista de capitales que ya conozco. A pesar de todo, se trata de una ciudad con muchísimos sitios dignos de ser vistos y llena de rincones y lugares geniales para perderse (como cualquier ciudad diría yo).

Concept Taiwan

La comodidad del teléfono móvil es innegable, y esa es una de las razones por las que no siempre saco fotos con la reflex. Pero: la calidad de imagen es mala, falta de nitidez, de resolución, colores “raros”. Aún así, me gusta usar la cámara del móvil.

Todas  estas fotos fueron tomadas en Taiwán a lo largo de un mes:

 

taiwan_mobile

Incienso en casa de los padres de Yunting.

 

taiwan_mobile-2

Mi baño, no había zona de ducha tal y como la conocemos, estaba todo en un mismo sitio, es como

unas duchas de gimnasio, sin ningún tipo de separación entre el inodoro, el lavabo y la ducha. El paraíso.

 

taiwan_mobile-3

Papelera con acné. Mola tener una papelera con cara.

 

taiwan_mobile-4

Cristalera retro.

 

taiwan_mobile-5

Campos de arroz.

 

taiwan_mobile-6

Teléfono psicodélico.

 

taiwan_mobile-7

Método de transporte nacional de Taiwán. La moto. ¡Incluso yo me atreví a ir en moto!.

 

taiwan_mobile-8

A unos 6 minutos en moto hay un mercado que abre especialmente tarde, creo que hasta las 2:00,

este cartel hacía una oferta de “compra 10” y te regalamos algo (en la foto no se puede leer todo).

 

taiwan_mobile-9

No hubo un día que no saliéramos en moto.

 

taiwan_mobile-10

A través de una lupa.

 

taiwan_mobile-11

Luz de alarma del super, da igual lo que pasara, siempre estaba en rojo.

 

taiwan_mobile-12

Las afueras de casa.

 

Por |febrero 10, 2013|0 comentarios|

Mi primera MOS Burger

La historia de MOS Burger viene ya de lejos, es una compañía japonesa de comida rápida fundada en Tokyo en 1972. No recuerdo si antes de viajar a Taiwán había oído hablar de esta cadena de comida rápida, lo que sí recuerdo es que Yunting me habló un par de veces de MOS Burger a los pocos días de estar yo en Taichung.

Por lo visto, una de sus profesoras de música en Taipei era la mujer del jefe jefazo que trajo MOS Burger a Taiwán, según me explica ella, este hombre por aquel entonces no venía de una familia muy adinerada, todo lo contrario que su mujer. Es más, a modo de “regalo/ayuda” el padre de esta mujer que sí que tenía mucho dinero, dio una buena ayuda económica al marido de su hija para que este lo invirtiera. Lo hizo y de qué manera, fundó TECO Electric & Machinery Co., Ltd., uno de los mayores productores de motores de medio voltaje del mundo para más tarde hacerse con los derechos de MOS Burger en Taiwán, a día de hoy la pareja son unos abueletes y estarán disfrutando de una buena renta. Evidentemente la historia la cuento tal y como Yunting me la explicó, seguro que hay detalles que no he comentado, pero anda que no mola que tu profesora de música esté casada con el jefazo ya no sólo de TECO sino de MOS Burger, ¡hamburguesas de arroz gratis!.

 

mos-burguer-6

Mi primera MOS Burger, no muy lejos del hospital donde trabaja la hermana de Yunting.

mos-burguer-5

Impoluto por dentro, parece más una cafetería que un restaurante de comida rápida.

 

mos-burguer

Cuando haces tu pedido te dan un número para que el camarero que te trae la comida te encuentre.

En mi caso no era necesario el número ya que yo era el único “atoga” (guiri) del MOS.

 

mos-burguer-2

Menú con hamburguesa de arroz patatas fritas y té helado (sí, los taiwaneses beben mucho té).

Lo gracioso del tema es que yo siempre pensé que la “hamburguesa de arroz” sería una “hamburguesa de arroz” en sustitución de la carne y pan normal de hamburguesa, pero nooooooo, ¡el arroz era el pan!. No se cómo la cocinan, a parte de saber que la hacen fresca y que no hay nada congelado, el arroz pese a no romperse, está muy rico y para nada duro. La salsa y el ¿pollo? estaban también de 10, la verdad es que me quedé gratamente sorprendido con el menú clásico de MOS Burger, valió la pena. Bueno, qué narices, Yunting iba a estar literalmente 2 horas en la peluquería y yo no tenía otra cosa mejor que hacer que dar un voltio y comer algo.

 

mos-burguer-3

#hamburgesadearroz

 

mos-burguer-4Dos papeleras para la basura y un fregadero para dejar los vasos.