Resumen del 2014 en fotos

No recuerdo haber hecho una entrada similar nunca, sí lo típico de “las mejores fotos de…” pero no un resumen del año. Las seleccionadas no son las mejores, pero sí son aquellas que definen perfectamente lo vivido a lo largo de este 2014, año que todo sea dicho, será difícil de igualar o repetir.

¡Os deseo unas felices fiestas y que disfrutéis mucho del 2015!.

Resumen del 2014 en fotos

-Taiwán-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Pequeñas islas de tranquilidad dentro de una ciudad abarrotada-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Detalles tontos que dan color a una esquina cualquiera-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Prestar atención a detalles aparentemente tontos, pero no todo el mundo tiene un robot en una terraza-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Metido dentro de una canoa de madera, a su bola-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Terraza en el lugar más alejado posible de cualquier ciudad o pueblo-

 

Resumen del 2014 en fotos

-El origen del té con bolas de tapioca-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Muchos sitios ya vistos, pero cada año hay algo nuevo por descubrir-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Todo está televisado, incluso cuando vas al templo-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Mola ver a los demás en su día a día-

 

Resumen del 2014 en fotos

-No importa el por qué hay un bol en la calle-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Pocas cosas superan a la naturaleza-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Con altibajos, pero algunos siguen estando juntos como el primer día-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Felechamen-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Méeeeeeeeeeee…-

 

Resumen del 2014 en fotos

-¡Doc, no hay suficiente carretera para alcanzar los 140 por hora!-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Las vistas son alucinantes, en la foto no se puede disfrutar más que un 20% de ellas-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Con un par de ovarios-

 

Resumen del 2014 en fotos

-St. Andrews, muchas iglesias y catedrales, muchos conciertos-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Qué gran ciudad, Dublín-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Siempre que puedas, tómate un descanso, like a Sir-

 

Resumen del 2014 en fotos

-La mejor foto de mi corta vida como fotógrafo aficionado, para mi gusto-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Pocos sitios hay mejores que una playa tranquila-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Barcos y…-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Buena zona para postal-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Por alguna razón, me recordó mucho a Asturias, aún siendo Escocia-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Efectos ópticos-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Traducción: Momento Whisky-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Ahí estuvieron mi madre y su mejor amiga escuchándome-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Esquina soñada por cualquier fotógrafo-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Musgo, me gusta el musgo-

 

Resumen del 2014 en fotos

-No es el Gran Cañón, pero si te digo que lo es, molaría más-

 

Resumen del 2014 en fotos

-Peter Pan infernal-

 

Por |diciembre 20, 2014|0 comentarios|

Taiwán nos espera, ¡de nuevo!

 

 
La primera vez  (2012) fue un viaje de nervios, alegría y muchas dosis de curiosidad:

-Nervios: mi primera vez en Taiwán, y además llegaría sólo ya que Yunting aterrizaría 4 días después a causa de un tifón.

-Alegría: porque a pesar de ser un viaje difícil de realizar en lo económico, se hizo realidad.

-Curiosidad: Mi único viaje a Asia previo a Taiwán fue Japón, pero claro, yo sólo conocía Taiwán por boca de Yunting, superó las espectativas.
 

 
La segunda vez (2013) podría haber sido un viaje con menos sorpresas o incluso más aburrido, pero resultó ser todo lo contrario, un viaje con muchos descubrimientos y una comunicación más fluida con la familia, hablar inglés va bien pero si encima chapurreo taiwanés, ¡qué os voy a contar!.

Taiwán es una isla relativamente grande para los taiwaneses, pero no tanto para mi. Aún así, siempre hay sitios que te sorprenden, pequeñas cosas que te hacen pensar en la cantidad de tiempo que necesitaría para conocerla realmente.

En mi primer viaje mi comunicación con la abuelilla de Yunting era gestual, pero una vez se confirmó nuestro segundo viaje, me propuse aprender taiwanés para así poder hablar cuatro cosas con ella,y es que aún teniendo en cuenta que la abuela tiene 90 años y que la pobre va en silla de ruedas, conmigo siempre ha sido muy maja, el mayor respeto que le puedo dar es el de hablar con ella aunque sean cosas fáciles y tontas.

La anécdota del container de la basura con la abuela.

Es el lenguaje universal de las abuelas:

Amá – “Come más que has comido muy poco” me decía “Amá” (abuela).

Yo – “Doshia, doshia, wa cha pá!” (gracias, gracias, ¡estoy lleno!).

Amá – “Come come” (chia la chia la).

Yo – “Amá, chiné, wa cha pá!, doshia li” (Abuela, en serio, que estoy lleno, muchas gracias).

Creo que me intentó convencer de seguir comiendo unas 6 veces, a lo que recordé una palabra que había aprendido ese día con Yunting…”Punso tan”…

Amá – Señalando un plato “Chia, ho chia” (come, está muy rico).

Yo – Riéndome le digo, “Amá!, doshia….wa chin pa, wa mshi punso tan!” (Abuela, gracias…estoy lleno, no soy un contenedor de basura!).

Amá – Se me queda mirando, procesando la información que le parece haber oído…..y se empieza/nos empezamos a reír sin parar.

Me salí con la mía como pude.
 

 
La tercera vez (este año) llegué a Taiwán como si llegase a Asturias, estaba en casa, volvía a ver los Hi-Life, 7Eleven, FamilyMart. Las motos, los puestos de comida a pie de calle. Era la primera vez que no tenía planes, simplemente, queríamos disfrutar de Taiwán de manera natural, pasear por la ciudad, ir alguna cafetería. Evidentemente al final, sí que hicimos algún viaje que otro, y como siempre, genial. La única diferencia respecto a los dos viajes anteriores fue la temperatura, y es que en abril, no hace el mismo calor que en verano, sí que se puede ir en pantalones cortos, pero por la noche una chaquetilla no hace mal a nadie.
 

 

 
Y ahora la cuarta (2015) iremos a mediados de Febrero durante 1 mes y 1 día si todo sale bien y no pasa nada como en la primera vez. Creo recordar que este viaje ha tenido la misma planificación que el de este año, mientras hacíamos la compra Yunting me comenta que “necesita” viajar a Taiwán para recargar las pilas tras el año non-stop que hemos tenido, y tras una conversación de poco más de 10 min. decidimos que por qué no ir ahora, en febrero.

Los músicos tenemos unos calendarios un tanto especiales, y por eso lo de que “si todo sale bien y no pasa nada”, así que, lo dicho, si no hay contratiempos, volveremos a pisar Taiwán en poco más de 2 meses.

La última vez volamos desde Ámsterdam haciendo parada en Tailandia con China Airlines (compañía taiwanesa, no confundir con la compañía china Air China), pero esta vez, por razones desconocidas, el vuelo más barato era directo a Taipei y desde Frankfurt, así pués, nos va que ni pintao.

Prometo fotos y tal vez ahora que tengo un móvil un poco más moderno, incluso puede que grabe algún video. Además, por primera vez para mi y para Yunting desde hace 8 años, ¡estaremos en Taiwán para celebrar el Año Nuevo Chino!.
 

 

Por |diciembre 11, 2014|0 comentarios|

Hofon tiema dao (后豐鐵馬道), una tarde de bicicleta.

Micro introducción, “yo y las bicicletas”:

Me encanta ir en bicicleta, empecé bastante tarde a aficionarme pero realmente cuando le pillé el gusto fue en mis últimos años por Sitges. Luego vine a Alemania y me robaron la “Scott” que había dejado en Sitges, ¡anda que no me dolió!. Después de asumir que ya no tenía bicicleta, me pillé una de carretera de segunda mano aquí en Düsseldorf y pasado un año…me la robaron. Claro, después de tanta mala experiencia se me quitaron las ganas de bici. Pasados casi 3 años desde el último robo, durante mi Tournée una compañera fagotista se puso en contacto conmigo y con Yunting para saber si me apetecía quedarme con su bici, la cual me la dejaba a un precio prácticamente de regalo. Ella volvía a Inglaterra tras haber terminado la carrera por estos lares. Es una bici de montaña bastante decente y que funciona a las mil maravillas, eso sí, me compré un doble candado que me costó casi lo mismo que la propia bici, esta vez si la quieren robar van a tardar mucho en hacerlo.

 

Traducción explicación: 后豐鐵馬道

后豐: Ho-fon (es el nombre de un pueblo)

鐵馬: Tié-ma, en taiwanés significa “bicicleta”.

: Dao, según Yunting significa “camino”, no es taiwanés sino más bien “chino culto” (usado para poemas y literatura “culta”).

 

Taiwan bike

Esta fue mi compañéra de viaje, se portó muy bien.

 

Es un sitio al que merece mucho la pena ir sobre todo si vives en Taiwán o si tienes pensado quedarte bastantes días de vacaciones por esos lares. Me quedé muy gratamente sorprendido de lo bien cuidado que estaba y lo bonito que era. Podéis visitar esta web aunque sea para ver las fotos: http://2horse.mmmtravel.com.tw/?ptype=info

En su día fue una zona de tránsito ferroviario bastante importante, en 1997 cerraron la vertiente y en 2005 la reconvirtieron en lo que véis en las fotos, un sitio la mar de majo para relajarse con la bicicleta a lo largo de sus más de 12 km.

Está a menos de media hora de Taichung tirando “pal norte”, hay muchos tipos de bicicletas para alquilar desde las más normales (como la que nos agenciamos nosotros), hasta eléctricas, tandem, etc. Alquilar una bicicleta puede costar desde unos 100/150TWD (2€ más o menos) hasta 15 o 20 euros. Evidentemente también puedes ir con tu propia bici sin necesidad de pagar ningún tipo de entrada.

 

Taiwan bike

A la canastilla quieras que no le das su uso, en mi caso: agua, cámara, cartera y móvil.

 

Taiwan bike

¡Cómo no!, campos de arroz.

 

Taiwan bike

Había muuuuchas parejas además de familias al completo, el de la foto no da pedales…¡a la hoguera con las eléctricas!.

 

Taiwan bike

Vinimos con la abuelilla de Yunting e intentamos convencerla de venir en una bici con 3 asientos perfecta para que la gente mayor se siente atrás pero, no pudimos convencerla. La hermana de Yunting, con un par de ovarios hizo parte del paseo llevándola en su silla de ruedas.

 

Taiwan bike

Nos acercamos al puente.

 

Taiwan bike

¡Una vinoteca!

 

Taiwan bike

Cada vez que voy a Taiwán siempre acabo pasando por algún puente de este tipo. ¡Mola!.

 

Taiwan bike

Este túnel es bastante largo y pese al calor del exterior aquí hace incluso un poco de rasca, ojo, se agradece.

 

Taiwan bike

 La otra cara del túnel.

 

Taiwan bike

Aunque parezca que es todo llano, no lo es, hay  subidas y bajadas ligeras pero muy divertidas.

 

Taiwan bike

Por falta de tiempo y fuerza piernil de mis 4 acompañantes féminas, sólo pudimos ver una parte del recorrido.

 

Taiwan bike

El camino está perfectamente asfaltado.

 

Taiwan bike

A lo largo del recorrido hay algún que otro sitio para pararse, comer y tomarse un piscolabis.

 

Teniendo en cuenta que Taiwán es la madre originaria de marcas como Merida, Giant y que también se ocupa de la manufactura de componentes como (Full Speed Ahead, Tektro, Wellgo Pedal’s Corp., Velo, Formula Engineering, SR Suntour, Alexrims, Dah Ken, VP Components, KMC Int’l y SRAM), no es de extrañar que existan lugares como estos en esta pequeña gran isla.

Si estáis muy metidos en el mundillo seguro que os interesará leer este documento sobre la industria de la bicicleta en Taiwán, es del 2013 pero se puede decir que sigue estando al día: TAIWAN BICYCLE  INDUSTRY

Por |octubre 28, 2014|0 comentarios|

¡Estoy de vuelta, primeras impresiones y…Escocia!

¡Por fin!, después de 42 conciertos ya estoy de vuelta en casa. En realidad hace casi 20 días que estoy de vuelta, pero después de tanta “actividad” y unido a la visita de mis padres, digamos que me he tomado la licencia de hacer unas buenas vacaciones blogueriles.

La tournée se podría resumir como una experiencia inolvidable, he aprendido muchísimas cosas en el ámbito musical, empecé acojonado perdido, y terminé disfrutando como un enano. Tocar en público no es algo fácil, y menos si lo haces como solista. Creo que el público durante los conciertos alcanzó un mínimo de 50 pasistentes y un máximo de 450 y con una media de 200 personas, no son datos 100% seguros, pero vamos, por ahí andan los números. Ahora sentado frente a la pantalla del ordenador y mientras escribo esto, me sigo sorprendiendo de haber tocado ante tanta gente, y lo mejor de todo es que aún habiendo metido cagadas (pequeñas y grandes) en los conciertos, el que la mayoría del público salga contento y felicitándote, ¡te alegra mucho!…y más si en el público había fagotistas profesionales (una historia larga que ya contaré, pero muy bonita y con coincidencias imposibles pero reales xD).

Decir, que lo que dije de intentar hacer un diario de abordo lo cumplí a mi manera, tengo unas 8 páginas llenas de texto con historias y detalles de lo que he vivido por esas tierras de la Gran Bretaña e Irlanda, además de todo lo que se me ha quedado grabado en la cabeza, que no son pocas cosas, ahora el tema está en que no se si recopilarlas, ampliarlas y hacer un mini libro en pdf o soltarlo todo en el blog, pero bueno, ya me lo pensaré.

Dicho esto, que no me quiero alargar con la entrada. Estoy casi convencido de que geográficamente a día de hoy conozco Gran Bretaña (a excepción de Gales, por donde pasamos, pero no tocamos) e Irlanda mejor que más de un “autóctono”. Escocia, Inglaterra, Irlanda, e Irlanda del Norte. Este es el orden tanto de mis recomendaciones en cuanto a prioridad de visitas y en cuanto a mi experiencia y gustos.

Ahora que ha pasado la votación y que Escocia ha estado tanto tiempo en boca de todo el mundo, decir, que me pareció un país brutal, mucha naturaleza, mucha cultura propia y una gente más maja que qué se yo. Este es mi pequeño homenaje en fotos a Escocia…no son las únicas, tengo 2700 en el trastero, y ¡muchas van a salir en el blog!.

 

Edimburgo

Se llevó una señora propina de mi parte, ¡bravo! (por si no lo véis bien, es una chica).

Edimburgo

Las callejuelas de Edimburgo son la leche.

Edimburgo

Dentro tenían un poster de promoción de nuestro concierto.

St. Andrews

¡St. Andrews, la meca del golf!, me enteré en el momento de visitarla. ¡Soy un ignorante!.

Edimburgo

Tras mi visita a Escocia he descubierto el mundo del Whisky, ¡acojonante!.

Edimburgo

Ir a Escocia y no  disfrutar de un señor Haggis es como visitar a Asturias y no beber sidra.

Edimburgo

Naturaleza en medio de la gran ciudad.

North Berwick

North Berwick, llegué, salí a dar un paseo antes del concierto…¡y descubrí que estaba en la costa!.

Cuando tienes que tocar todos los días en un sitio distinto, pierdes la cuenta y dejas de mirar la lista de ciudades donde tocas.

 

Aberlour

¡Y nació el mito!, Aberlour a’Bunadh tirada nº47. Regalazo para mi padre.

Cullen

¡Playa!

Cullen

¡Escociiiiaaaaaaa, goooooooooooolffffff!

Holy Isle

Última vez que vería tierra escocesa, Holy Isle.

Por |septiembre 19, 2014|0 comentarios|

¡Giikah on Tour!

Giikah on Tour

Mañana a esta hora ya tendría que estar por primera vez en tierras inglesas. No va a ser mi única primera vez que voy a vivir en este viaje, y es que además de viajar por primera vez a Gran Bretaña, ¡también haré mi primera Tournée como solista!. Estoy acojonado, para qué mentir, pero era una oferta que no podía rechazar, además de pagarme muy bien, me parece una experiencia que con casi toda seguridad no vuelva a vivir nunca más. Tocar como solista es difícil, ir de Tournée a Gran Bretaña como solista, más, y si encima el instrumento que tocas es el fagot…¡el acabose!.

 

Me pasaré mes y medio fuera de casa, así que para la ocasión me hice con una tablet, me hará pasar buenos ratos, también tengo reservado para esta vivencia un libro muy especial que empezaré a leer a mi llegada a Inglaterra, “Afinando un sueño” del señor @ikusuki . Estoy seguro de que me encantará, ¡es un maestro contando historias!.

Como digo será mi primera vez y visitaré muchos sitios, comeré cosas que nunca he probado y hablaré inglés como nunca lo había hecho, nos os preocupéis…también me llevaré la cámara para más tarde en el blog contar la historia de mi viaje, estoy hasta por escribir un mini diario, cosa que nunca en mi vida he hecho, pero no prometo nada, que me conozco xD

 

¿Queréis saber por dónde estaré?, por orden de “visita”: Dumfries, Whitehaven, Windermere, Penrith, Barrow in Furness, Kendal, Keswick, Largs, St. Andrews, Ayr, Edinburgh, Paisley, Dunfermline, North Berwick, Nairn, Banff, Keith, Aberdeen, Inverness, Elgin, Belfast, Bangor, Athlone, Gorey, Dublin, Limerick, Kilworth, Waterford, Killaloe, Killarney, Galway, Wicklow, Cork, Dublin, Clonmel, Dorchester, Weymouth, Exmouth, Sidmouth, Fowey, Taunton, Chard.

 

Aquí podéis comprar los tickets para alguno de los conciertos: Tickets Tournée.

 

 

Por |julio 17, 2014|2 Comentarios|

Callejeando por Taichung (台中)

Yo muchas veces digo que la mayoría de las grandes ciudades se parecen, todas tienen sus centros comerciales, sus correspondientes museos, tiendas de lujo, tiendas de ropa de las marcas que todo el mundo conoce, zonas de ocio, parques. ¡Y está genial!, pero para mi, cuando viajo lo que en ocasiones busco es lo diferente, aquello que la gente no ve o no quiere ver, zonas digamos…menos turísticas, pero no por ello menos interesantes. Bajo mi punto de vista, no hay cosa más triste que algo/alguien sin personalidad, y cada vez más, las grandes ciudades se parecen más. Muchas veces cuando la gente se va de viaje quieren ver lo que todo el mundo ve, van a ese sitio, se sacan una foto y lo cuelgan en internet. Y ojo, que yo también lo hago y lo haré. Mi reflexión viene a ser que, según mi experiencia, yo disfruto más improvisando y visitando sitios “normales” que yendo como corderillos tipo grupo turísitico: “Aquí tienen la Sagrada Familia, el Taipei 101, el Empire States, la Torre Eiffel, il Colosseo…”, yo puedo decir que he tenido la suerte de conocer estos y muchos otros sitios, pero también os puedo asegurar que si me dan a elegir entre estos y “mis rincones” de los países en los que he estado, me quedo con “mis rinconcillos”.

El año pasado me dio por dar una vuelta por una zona relativamente cercana a la casa de Yunting, es la típica calle que no tiene mucho de interesante y que salvo que vivas ahí, no verás a ningún guiri sacando fotos, hasta que claro, tuvo que llegar el asturiano de turno a romper las estadísticas.

 

Rincones de Taichung

Los semáforos taiwaneses son bastante graciosos, tienen una cuenta atrás y aunque no se vea, un muñeco con una animación muy graciosa.

Rincones de TaichungEsta es la calle en cuestión, digamos una calle normal en zona de clase media, aunque no se vea, a la izquierda juraría que donde la moto hay un pequeño templo, me imagino que esa será la razón por la que tenga esos farolillos rojos. La chimenea que hay al lado de la moto es para quemar dinero…bueno, esa es una historia que ya os contaré.

Rincones de TaichungEl parque está bastante chulo y suele haber siempre gente haciendo deporte.

Rincones de TaichungEstos cacharros me vuelven loco, cada vez que veo uno necesito hacer el chorras con ellos, ¡anda que no molan!.

Rincones de Taichung
Ya empezamos a ver lo que comentaba más arriba, es lo que tiene mi gusto por pasear por sitios alejados de lo que uno se esperaría de una gran ciudad. Ropa secándose a pié de calle, y al fondo un puesto de comida en “stand by” hasta que tal vez llegada la noche el vendedor de dicho puesto se ponga a trabajar. Hay que tener en cuenta que hay puestos que son matutinos y puestos que son nocturnos, y también muchos de ellos son puestos “móviles”, hoy están aquí, y mañana en otra zona.

Rincones de TaichungNo se muy bien qué hacían esos cascos ahí porque no había llovido, pero el de la derecha es el mismo que el que uso cuando voy de paquete en la moto.

Rincones de TaichungEsta foto no le hace justicia al ambiente que desprende este kiosko, aunque eso es culpa mía. Es un kiosko bastante antiguo donde puedes comprar tus periódicos, revistas, bebidas, libretas, lapiceros, es como si por él no hubiese pasado el tiempo, además lo regentan unos abueletes, ¡muy chulo!.

Rincones de TaichungMuy cerca de dicho kiosko me llamó la atención una calle que llevaba a algún sitio que mi intuición me decía, sería interesante.

Rincones de TaichungEste tipo de barras (azúl) son barras de bambú recubiertas con plástico especial, muchas familias la usan para tender la ropa, no se puede decir que no sea práctico.

Rincones de TaichungMi intuición no me había fallado, ahí dentro al fondo había un mercado “blade-ranero”, de estos que sólo los de esta calle conocen.

Rincones de Taichung¡Esto es lo que buscaba!, un sitio especial, con su magia, su descontrol, un sitio que seguro ha vivido miles de historias, un sitios donde los más mayores en su día venían a comprar.

Rincones de TaichungSucia, rara, incoherente pero de alguna manera esta foto tiene “algo”.

Rincones de Taichung
¿Cuánto tiempo habrá alumbrado las noches de este mercado?

 Rincones de Taichung

Por supuesto, ¡comida!.

Rincones de TaichungBlanco y negro que “mola más”.

Rincones de Taichung

Muchos dirán “aquí va a comprar María santísima” pero yo digo que  le sobra buen producto, no tienes que hacerte una tarjeta de socio, no te darán un carrito para llevar la compra, pero seguro que si eres como yo a un poco más joven, más de una vez habrás entrado a sitios que más o menos se parecían a este y siempre salías contento. Además las abuelitas dependientas siempre son las mejores.

 

Rincones de Taichung

Verdeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.

Rincones de Taichung

No tengo muy claro qué es pero mola.