Lazing on a Sunday Afternoon

 

Esta es una entrada dedicada a todos los españoles por el mundo

y a las familias que tienen que aguantar nuestras aventuras.

 

Hace dos años llegaba a Düsseldorf gracias a una beca Erasmus con la idea de disfrutar durante un año de esa experiencia. Una cosa llevó a la otra y terminé por alargar mi estancia por tiempo indefinido en la ciudad que hoy considero mi casa. Han pasado exactamente dos años desde mi llegada a Alemania, durante todo este tiempo han pasado muchísimas cosas, nuevos amigos, nueva cultura, he adquirido más madurez (esto es mentira, lo digo para quedar bien). Todo se resume en la creación y desarrollo de una vida nueva en un país desconocido.

A pesar de las dificultades y problemas que presenta vivir lejos de la familia, en un país que no habla tu idioma, donde existen otras reglas y maneras de comportarse; a pesar de todo esto, estoy feliz de vivir en Alemania y de poder disfrutar de todas las oportunidades que da un país como este a un músico como yo.

Claro que hay que decir que yo siempre estoy predispuesto a conocer sitios y disfrutar de ellos, hasta los 17 años viví en Asturias, hasta los 24 en Cataluña, y ahora, en Alemania. La predisposición ayuda, pero el echo de haber vivido casi media vida en un sitio y luego la otra media en otro es una gran ventaja. Me siento asturiano, mis amigos están en Cataluña y ahora tengo una vida hecha en el extranjero, si me preguntan ¿cómo lo llevas?, respondería que de manera totalmente natural y con mucha alegría. Es más, si llegase el caso de tener que irme a otro país perdido por el mundo (cosa fácil si eres músico), estaría feliz de disfrutar de volver a conocer a gente nueva, visitar sitios nuevos y disfrutar con otras maneras de llevar la vida.

 

 

Saludos desde la república independiente de mi casa,

Giikah