El Wilhelm-Marx-Haus se terminó de construir en 1924

pasando a ser el primer rascacielos de Europa, y por tanto de Alemania.