Espaguetis con espinacas

Rico, rico y para toda la familia.

No es una receta impresionante, es más bien, sencilla, con poca “pegada”, pero que si de vez en cuando te apetece disfrutar del sabor más natural de las cosas, es bastante recomendable.

Yo esta receta hoy la he hecho así, de la misma manera que mañana la podría hacer de una manera totalmente distinta. Os recomiendo que leáis con tranquilidad la receta para “interiorizar” los pasos. Lo he escrito todo según el orden en el que voy cocinando, así no tendréis mayores problemas para prepararla.

 

Ingredientes (2 personas):

-200g de espaguetis.
-200g de espinacas (acedlo a ojo si os apetece, usad tantas como queráis, pero pensad que aunque parezcan muchas, luego van a menguar muchísimo).
-Tomates cherry (tantos como queráis).
-200g Nata líquida.
-Un trozo pequeño de pastilla de caldo de pollo, verduras o lo que más os guste.
-Sal, aceite, ajo y pimienta.

 

Preparando los ingredientes:

 

-Limpiar los tomates cherry.

-Limpiar las espinacas pansándolas por agua fría.

-Pelar y cortar a la mitad un diente de ajo.

-Una olla con agua hirviendo.

 

Cocinando:

 

-En una sartén ponemos un chorrito de aceite y dejamos que se caliente (fuego medio).

-Una vez caliente, añadimos el ajo y lo retiramos de la sartén cuando ya esté bien dorado.

-Cuando el agua de la olla se ponga a hervir, echamos sal (abundante) y metemos los espaguetis.

-Ahora que se están haciendo los espaguetis, añadimos las espinacas a la sartén y sazonamos con gracia.

-Cuando empiecen a soltar el agua, echáis el trozo de pastilla de caldo y esperáis hasta que las espinacas estén listas. La mejor manera de saber que están listas es probándolas, da igual que aún haya “agua” en la sartén.

-Si ya están listas, llega el momento de añadir la nata a la sartén, añadimos un poco de sal y dejamos que la nata hierva, cuando empiece a hervir, apagamos el fuego.

-Ahora los espaguetis tendrían que estar listos, los sacáis y los mezcláis con la salsa en la misma sartén para que cojan sabor. Lo mismo que con las espinacas, para saber si la pasta está lista, no hay nada mejor que probarla, pensad que luego aunque la saquéis, se seguirá haciendo un poco.

-En el último momento, cortáis los tomates cherry por la mitad y los metéis en la sartén. A mi me gusta que tengan textura y que simplemente pillen el calor propio que suelta la sartén y la salsa.
¡Listo!.

 

Emplatado y otras cosas:

 

-No tiene ninguna ciencia, la única cosa que hago es ponerle pimienta por encima una vez esté todo en el plato.

-Si queréis podéis añadir nuez moscada a la receta y añadírsela a las espinacas en el mismo momento en el que las sazonáis, le da un toque bastante rico.

-En vez de pimienta, también se puede usar queso parmesano o casi cualquier otra cosa.

-Tanto la nata como el trozo de pastilla de caldo, son cosas opcionales y que tampoco afectan mucho el resultado final, si no lo tenéis, hacedlo sin ellos, que también va a salir rico.

-Un toque muy bueno es el que le da la guindilla, así que si tenéis una por casa, ya sabéis, la limpiáis, quitáis las pepitas y la picáis. ¡Espectacular!.