5a de Beethoven

Ahora estoy muy liado con conciertos y bolos varios, entre otras cosas este jueves día 1 tocaremos en la Tonhalle de Düsseldorf la 5a de Beethoven, y como siempre que recuerdo esta sinfonía me acuerdo de «aquel viejete japonés» os pongo este peacho video. No sabría qué es más chungo si la orquesta o el director, porque sonar no es que suenen muy finos pero manda cojones que puedan seguirle xD

Tonkatsu en Düsseldorf

Ayer después de irnos de compras al Ikea, Yun-Ting y yo nos fuimos a cenar al genial Kagaya para celebrar que ya habíamos comprado el mini armario para mi cuarto.

Nos pusieron esta pieza pequeña de cerdo a modo de entrante, ¡buenísimo!.

No era el tonkatsu épico de Ale pero estaba riquísimo.

El caso es que no pudimos evitar pedirnos un tonkatsu (cerdo empanado) para cada uno, y es que después de veer la entrada de Alejandro y ver esa maravilla de la naturaleza, ¡a ver quién es el listo que se resiste!. Lástima que no pudiera hacer una buena foto, sin duda calidad/precio un 10.

Restaurante japonés «Kagaya»

«Kagaya» con este nombre tan escatológico me gustaría introducir al público uno de los varios restaurantes que hay por Düsseldorf, en este caso un restaurante japonés.

En realidad nunca he comido aquí (estoy seguro de que se come muy bien ya que sólo hay clientela japonesa), pero la verdad es que me apetecía compartir con todo el mundo este sitio, más que nada por lo gracioso del nombre.

Como punto humorístico hay que destacar el cartelito que hay pegado a la puerta (Si quieres mear y no eres cliente, la meada te costará 10€). Hay que decir que en Alemania por lo general si quieres ir al baño tienes que dar una propina, no siempre, pero sí que es algo normal ya que hay una señora siempre limpiando el sitio.

Normalmente la propina no suele pasar de los 50 cént. pero aquí los del Kagaya se han pasado un poco…quién sabe, ¡igual los baños están limpísimos!.

EKO-Haus, Casa de la Cultura Japonesa

Cuando se habla de Düsseldorf, uno no puede evitar pensar en la relación que tiene la ciudad con la sociedad japonesa, con más de 11.000 japoneses, Düsseldorf está considerada la ciudad con la mayor comunidad nipona de Europa.

La EKO-Haus (Casa de la Cultura Japonesa) es el único lugar de Europa donde se puede visitar un jardín y un templo budista japoneses (también hay otro jardín japonés más en Düsseldorf). Junto a la EKO hay una escuela japonesa y un pequeño parque infantil.

Si ya has estado en Japón tal vez no te llame la atención, a mi personalmente me ha parecido un sitio pequeño pero bonito, donde todo hay que decirlo, pese a estar rodeado de estilo japonés, es evidente que es una construcción moderna (1988) y que por lo tanto no desprende un ambiente puramente ·ancestral».

¿Visita recomendada?, sin duda. Tal vez no impresione debido a su «pequeñez» y su moderna construcción, pero creo que merece la pena pasarse para verlo y de paso podréis tomar el pelo a vuestros amigos/as diciendo que habéis hecho un viaje relámpago a Japón sin moveros de Europa.

¡Feliz Año con Calpis!

¡Feliz Año Nuevo desde Düsseldorf a todos/as!, estas han sido unas Navidades diferentes a las que estoy acostumbrado celebrar, más que nada porque las he celebrado en Düsseldorf con mis amigos y amigas del conservatorio y la universidad, eso sí, ¡han sido geniales!.

No, tranquilos, no he celebrado el año bebiendo «Calpis» (una amiga japonesa lo trajo a casa para celebrar el cumpleaños de un amigo), esta es sólo una excusa para hacer un post idiota relacionado con el mundo nipón que me rodea a mi y a la ciudad de Düsseldorf.

Para quien no lo sepa, «Calpis» además de ser el nombre de la empresa que lo comercializa Calpis Co.,Ltd. (localizada en Shibuya, Tokyo), se trata de un refresco japonés sin gas que lleva en el mercado desde el 7 de Julio de 1919. Tiene un color parecido al de la leche y un sabor que mezcla yogurt dulce, con limón y naranja con textura parecida a la que pueda tener un batido no muy espeso. A la hora de servir, al ser una bebida concentrada (se puede comprar no concentrado), se ponen uno o dos «dedos» y al resto se le añade agua natural o carbonatada (con gas). La verdad es que yo recuerdo comprar Calpis en las máquinas expendedoras de bebida que había por Nagoya, pero…por alguna extraña razón, no recordaba que tuviera este sabor tan fuerte.

Quien quiera probarlo, a no ser que vivas en Japón, en Düsseldorf u otra ciudad con superpoblación japonesa…que prepare la cartera, porque no es muy barato.

Supercar, la banda sonora de Japón

01Starline02Warning Bell03Storywriter04Aoharu Youth05Otogi Nation
06Storobolights07I08Yumegiwa Last Boy09Nijiiro Darkness10Silent Yaritori

Recuerdo perfectamente la primera vez que escuche al grupo japonés Supercar, fue en la extinta web stage6 en un video amateur en el que la protagonista era una chica, parecía un corto, pero no había diálogos, podría ser un videoclip, pero tampoco. El caso es que el video comenzaba con una escena urbana en la veías un tunel y muchos coches pasando, de fondo, una música de ritmo constante que me hipnotizó…fue entonces cuando descubrí «Supercar«.

Cada vez que pienso en mi viaje a Japón no puedo evitar el escuchar de fondo esta música, a los visitantes más veteranos tal vez le suene la canción, y es que es exactamente la misma que usé para montar el video de mi viaje.


Cómo no, lo primero que hice al entrar al HMV de Nagoya fue buscar un disco de Supercar, recuerdo que tenía uno en mente que había leido que estaba muy bien pero sólo quedaban dos discos…y uno tenía la canción, aquella que había escuchado en el video, «Aoharu Youth«.