Angela Merkel no sabe situar Berlín en un mapa

Para que luego se diga que los alemanes lo saben todo y son perfectos…qué poco le queda a Merkel en el gobierno, confundir Moscú con Berlín. Gracias a @assidonensis por el chivatazo.

Los siete gigantes de los Urales

Estas siete increibles formaciones rocosas de Man’-Pupu-Nyor son sin duda una de esas cosas que nunca creerías hasta que no las vieras.

No daré datos «wikipédicos», lo que sí me gustaría contar es la história que explica cómo surgieron estos pedruscos.

Según la leyenda, un chamán estaba intentando evitar que seis gigantes cruzaran la zona, ¿cómo?, lanzando un hechizo que les convertiría en piedra, pero diréis, «¡has dicho seis gigantes, pero…hay siete rocas!», así es amigos mios, y es que el hechizo no salió como el chamán esperaba, y este también tuvo la mala suerte de convertirse en piedra. ¿No os habéis fijado?….una de las rocas está separada del grupo, ¡así es, es el chamán!.

Moscú, el sueño de tres noches de verano

Hace una semana que volvimos de tocar con la Interregionales Jugendorchester (IRO) en Moscú, y sinceramente aún no me puedo creer que yo haya estado allí tocando, en la Novaya Opera. La verdad es que todo lo relacionado con la IRO sólo me trae buenos recuerdos. Y pensar que estuve a punto de no ir…


La verdad es que el viaje fue extremadamente intenso y corto, por eso el título del post. Eso sí, tanto la ida como la vuelta, la pasamos en Stuttgart, y fue genial (¡vivimos la final de la Champions en un pub en pleno centro de Stuttgart, impresionante!).

En esta ocasión, para mi el viaje significaba algo más que ir a Moscú, y la verdad es que mereció mucho la pena. Es una de esas cosas que no te puedes creer hasta que estás ahí viviéndolo.

La ciudad es bastante impresionante, nosotros la Plaza Roja la vimos por primera vez de noche con unas magníficas guías moscovitas (gracias Alexandra, Katia, Anastasia…). Es una imagen que se te queda grabada en la retina, no es comparable a Nagoya, Roma o Nueva York, Moscú tiene un nosequé que la hace especial, pero también creo que no hay poner a Moscú como ejemplo de la imagen de Rusia, hay lugares mucho más interesantes y bonitos en el país, pero una cosa está clara, es una ciudad grande…muy grande xD

Ya haré más post contando cosas de Moscú (al igual que hice con mi viaje a Japón), esto no es más que un pequeño prólogo.

Y para terminar, dejo aquí el «programa» de Moscú:

Concert tour to Moscow 2009, May 24-27
May 26th, 2009, 7pm
New Opera House Moscow

Program:
Ludwig v. Beethoven (1770 – 1827): Choral Fantasy op. 80 for piano, chorus and orchestra
W. A. Mozart (1756 – 1791): Mass in C minor KV 427

Prof. Wolfgang Gönnenwein, conductor
Konrad Elser, piano

Ale, a pasarlo bien en verano…¡¡menudo estrés que llevo!!

Chocolate ruso

Ayer recibí un paquete que venía desde Moscú y me pareció interesante enseñar cómo son los envoltorios de algunos de los chocolates rusos que me habían mandado.

La mágia que desprenden estos envoltorios me encanta, será el estar escritos en cirí­lico por lo que tienen ese «algo» especial, pero sin duda el que se lleva la palma es el chocolate Alenka (el de la niña).

Este es un chocolate que se llama Vdohnovenye (no se porqué wordpress no me deja escribirlo en cirílico, lo siento), esta es su página web.

El Babaevskij Shokolad y su web.

Y aquí está uno de los chocolates soviéticos más conocidos. La chocolatina «Alenka» lleva fabricándose desde el año 1966, la niña que aparece dibujada en el envoltorio se dice que se hizo a partir de la foto de la hija de un artista que trabajaba por aquel entonces en la fábrica Krasny Oktyabr, la niña con el platok (el pañuelo que le cubre la cabeza) es una de las imágenes más representativas del chocolate ruso. Aquí­ está la web de Alenka.