Paseando por el Mercado nocturno de Taichung

En Septiembre debería de haber volado a Taiwán junto con Yunting para pasar unas geniales vacaciones, pero como en esta vida no todo es perfecto, las cosas no salieron como hubiéramos querido. Todo se resume a una serie de problemas  de Yunting con el Ausländeramt (Señores Cabrones del Departamento de Inmigración), el caso es que los muy ******** le pusieron mil y un trabas para renovar el visado y así poder quedarse en Alemania dándole sólo 3 meses para buscarse la vida y con la única posibilidad de moverse por Nordrhein-Westfalen, es como si nos dijeran que nos dan 3 meses para buscar un trabajo específico sin movernos de digamos Asturias (por decir una comunidad autónoma cualquiera), y que de no conseguirlo serás devuelto de una patada en el culo a tu país, porque ellos quieren. Conclusión, putada enorme e injusta de la cual no quiero ni oir hablar porque el tema es demasiado serio como para tomarselo a pitorreo como han hecho los de extrangería.

 

Ahora por suerte, le han renovado el visado unos meses más y por fin le han dado «libertad de movimiento» para ir a donde quiera, evidentemente después de estar más de un año sin ir a Taiwán y pasar las vacaciones metida en NRW, no dudó en hacer uso del billete que ya tenía comprado y que expiraba hoy mismo.

 

Por mi parte, http://foed.es/cialis/ estos meses han sido bastante jodidos en el sentido de que sin comerlo ni beberlo los de extrangería nos han cambiado los planes que teníamos. Ahora Yunting está en Taiwán disfrutando de su familia y de la comida que tanto echaba de menos. Yo por mi parte estoy liado por aquí y evidentemente no merecía la pena volar para pasar sólo una semana así que decidimos posponer nuestro viaje para Marzo del año que viene si todo sale bien, si no, seguiremos intentándolo.

 

A modo de recompensa para algunos de vosotros que queríais que sacara muchas fotos cuendo estuviese por Taiwán, hoy Yunting me ha enviado unas fotos que se ha encargado de hacer su prima para mi, está claro que además de para enseñarme el cotarro, me ha enviado las fotos del emrcado nocturno de Taichung para darme envidia, eso está claro. ¡QUÉ HAMBREEE!

Profiteroles con forma de tortuga (??).

Uno de los muchos vendedores del mercado.

Preparando bolitas con base de patata dulce.

¡Carne a tutti plen!.

Una señora mandando un sms para que le manden más mini cactus.

Un Takoyakazo, el primo de zumosol del Takoyaki japonés.

¡Cucurucho-Pizzas!

De izquierda a derecha: fruta dulce taiwanesa, suamei (??) o ciruela agria, tomatillos con suamei.

Todo recubierto con una capa dulce.

¡Esto tiene que molar mucho!

No hay Photoshop….

¡Heladaco del 15 señores, el hermano de Yunting se lo zampó entero!.

Viaje a Taiwán

Tres años después de mi viaje a Japón volveré por tierras asiáticas en septiembre, pero esta vez la isla elegida será a Taiwán.

Como algunos sabréis al llegar a Alemania conocí a una chica taiwanesa, la cual a día de hoy es mi novia. Yo de Taiwán lo único que sabía es que los portugueses estuvieron por ahí, y que ASUS y HTC son compañías taiwanesas.

Con el tiempo he ido descubriendo cosas muy interesantes acerca de la isla, bueno, más bien Yunting me ha las ha estado contando. Desde entonces no es que mi idea de Taiwán haya cambiado, digamos que se ha ido enriqueciendo poco a poco: gastronomía, modo de ser, tecnología, calidad de vida, sus «amigos» los chinos.

La verdad es que a mi me gusta mucho viajar, conocer nuevos sitios, etc., pero hasta el momento no se me había pasado por la cabeza el viajar hasta Taiwán. También hay que tener en cuenta que no es igual de fácil que en España el decirle a tu familia que tienes novio, y los padres de Yunting no supieron de mi hasta bien entrada la relación. Me alegré mucho al saber que no pusieron ningún pero, y de que se alegraban mucho de conocerme aunque sólo fuera a través de internet.

A partir de entonces la comunicación con la familia era y es completamente normal, yo trato de hablar en taiwanés y ellos tratan de entenderme, en fin, no es fácil, pero siempre hay muchas risas. La nota graciosa/interesante, es la abuelita, que además de hablar taiwanés también habla japonés, hay que tener en cuenta que Taiwán estuvo en manos japonesas durante muchos años y la mayoría de las personas mayores que hay en Taiwán recibieron educación japonesa en las escuelas, de ahí que incluso muchos no sepan leer chino.

Pues bien, ya estando enterada toda la familia de que Yunting tenía a un asturiano por novio, hace dos meses me ofreció la irrechazable oferta de pasar las vacaciones en Taiwán. Al principio dudé, más que nada, por lo que cuesta el viaje, pero luego echando cuentas vi que si todo iba según lo previsto, tendría el dinero suficiente para comprar el billete.

 

Dicho y hecho, los billetes ya están comprados incluído el viaje en ICE (el «AVE» alemán) hasta Frankfurt, ahora sólo falta esperar a que llegue septiembre. Así pués, y si no hay ningún imprevisto raro, estaré por Taiwán en concreto en la ciudad de Taichung (??) del 2 al 22 de septiembre disfrutando de la isla y de la buena compañía.

 

Taipei from salvus on Vimeo.

Supercar, la banda sonora de Japón

01Starline02Warning Bell03Storywriter04Aoharu Youth05Otogi Nation
06Storobolights07I08Yumegiwa Last Boy09Nijiiro Darkness10Silent Yaritori

Recuerdo perfectamente la primera vez que escuche al grupo japonés Supercar, fue en la extinta web stage6 en un video amateur en el que la protagonista era una chica, parecía un corto, pero no había diálogos, podría ser un videoclip, pero tampoco. El caso es que el video comenzaba con una escena urbana en la veías un tunel y muchos coches pasando, de fondo, una música de ritmo constante que me hipnotizó…fue entonces cuando descubrí «Supercar«.

Cada vez que pienso en mi viaje a Japón no puedo evitar el escuchar de fondo esta música, a los visitantes más veteranos tal vez le suene la canción, y es que es exactamente la misma que usé para montar el video de mi viaje.


Cómo no, lo primero que hice al entrar al HMV de Nagoya fue buscar un disco de Supercar, recuerdo que tenía uno en mente que había leido que estaba muy bien pero sólo quedaban dos discos…y uno tenía la canción, aquella que había escuchado en el video, «Aoharu Youth«.

De vuelta al viejo continente

Mi sueño se ha cumplido no sin la ayuda de Fátima y la de mis padres. Japón es otro mundo, otra cultura, otra manera de vivir la vida y con todo lo que he podido aprender y disfrutar a lo largo de este intenso viaje por sitios como Nagoya, Kyoto, Magome, Tsumago creo que podré contar muchas anécdotas que a más de uno le sorprenderán (para bien). He sobrevolado el círculo polar ártico, he conocido a Mama-san, he visto norias colgadas de edificios…

Hey Oh!, let’s Go Japan!

src=»http://www.giikah.com/imagenes/japon/viaje/lufthansaticket.png» />