Mermelada casera de albaricoque

 

Hoy vengo con otra de esas recetas fáciles y resultonas, no suelo ser de hacer cosas dulces pero por alguna razón hasta hoy sólo he colgado en el blog recetas dulzonas, a ver cuándo me animo con algo salado.

En la nevera teníamos muertos de risa bastantes albaricoques o piescos como se dice en mi tierra, sin comerlo ni beberlo Yunting me empieza a hablar de que alguien le había hecho probar una mermelada casera y que por lo visto era algo muy sencillo de hacer…

Pues hace un rato me puse manos a la obra y tanteando recetas saqué la que de momento es mi receta provisional de mermelada de albaricoques.

 

Ingredientes:

-500g de albaricoques.

-150g de azúcar (normalmente será siempre 1/3 de lo que pese la fruta, pero bueno, esto del azúcar es muy relativo, depende mucho de la fruta y nuestros gustos).

-Un poco de zumo de limón.

 

Preparando los ingredientes:

-Pelamos bien la fruta y quitamos la pepita.

-Añadimos el azúcar, el chorro de zumo y la fruta a una olla antiadherente.

 

Cocinando:

-La parte más “dificil” ya la hemos dejado atrás, ahora sólo falta añadir los ingredientes a la olla con el fuego muy bajo.

-Remover de vez en cuando y pasada más o menos 1h nuestra mermelada ya debería de tener el espesor adecuado.

 

Emplatado y otras cosas:

-Lo podéis meter en un tarro de cristal y una vez la mermelada se haya enfriado, podéis cerrar el tarro y guardar vuestra mermelada casera en la nevera. ¡Váis a triunfar!.

-Si no tenéis zumo de limón, podéis usar zumo de naranja o de cualquier otra fruta que os guste. Lo suyo es buscar una mezcla interesante de sabores y al final, la mermelada saldrá muy buena.

-Si usáis 500g de fruta, el resultado final serán unos 300g de mermelada, más o menos.