Genial titiritero, dirí­a que eso podrí­a ser en la Rambla de Barcelona, pero la verdad es que no estoy seguro al 100%