Mermelada casera de albaricoque

Mermelada casera de albaricoque

 

Hoy vengo con otra de esas recetas fáciles y resultonas, no suelo ser de hacer cosas dulces pero por alguna razón hasta hoy sólo he colgado en el blog recetas dulzonas, a ver cuándo me animo con algo salado.

En la nevera teníamos muertos de risa bastantes albaricoques o piescos como se dice en mi tierra, sin comerlo ni beberlo Yunting me empieza a hablar de que alguien le había hecho probar una mermelada casera y que por lo visto era algo muy sencillo de hacer…

Pues hace un rato me puse manos a la obra y tanteando recetas saqué la que de momento es mi receta provisional de mermelada de albaricoques.

 

Ingredientes:

-500g de albaricoques.

-150g de azúcar (normalmente será siempre 1/3 de lo que pese la fruta, pero bueno, esto del azúcar es muy relativo, depende mucho de la fruta y nuestros gustos).

-Un poco de zumo de limón.

 

Preparando los ingredientes:

-Pelamos bien la fruta y quitamos la pepita.

-Añadimos el azúcar, el chorro de zumo y la fruta a una olla antiadherente.

 

Cocinando:

-La parte más “dificil” ya la hemos dejado atrás, ahora sólo falta añadir los ingredientes a la olla con el fuego muy bajo.

-Remover de vez en cuando y pasada más o menos 1h nuestra mermelada ya debería de tener el espesor adecuado.

 

Emplatado y otras cosas:

-Lo podéis meter en un tarro de cristal y una vez la mermelada se haya enfriado, podéis cerrar el tarro y guardar vuestra mermelada casera en la nevera. ¡Váis a triunfar!.

-Si no tenéis zumo de limón, podéis usar zumo de naranja o de cualquier otra fruta que os guste. Lo suyo es buscar una mezcla interesante de sabores y al final, la mermelada saldrá muy buena.

-Si usáis 500g de fruta, el resultado final serán unos 300g de mermelada, más o menos.

 

Buscopan Plus – El medicamento para los recién llegados a Alemania

Buscopan

Qué cabroncetes estos alemanes, riéndose de las desgracias ajenas. ¡Producto del mes! 

Callejeando por Taichung (台中)

Yo muchas veces digo que la mayoría de las grandes ciudades se parecen, todas tienen sus centros comerciales, sus correspondientes museos, tiendas de lujo, tiendas de ropa de las marcas que todo el mundo conoce, zonas de ocio, parques. ¡Y está genial!, pero para mi, cuando viajo lo que en ocasiones busco es lo diferente, aquello que la gente no ve o no quiere ver, zonas digamos…menos turísticas, pero no por ello menos interesantes. Bajo mi punto de vista, no hay cosa más triste que algo/alguien sin personalidad, y cada vez más, las grandes ciudades se parecen más. Muchas veces cuando la gente se va de viaje quieren ver lo que todo el mundo ve, van a ese sitio, se sacan una foto y lo cuelgan en internet. Y ojo, que yo también lo hago y lo haré. Mi reflexión viene a ser que, según mi experiencia, yo disfruto más improvisando y visitando sitios “normales” que yendo como corderillos tipo grupo turísitico: “Aquí tienen la Sagrada Familia, el Taipei 101, el Empire States, la Torre Eiffel, il Colosseo…”, yo puedo decir que he tenido la suerte de conocer estos y muchos otros sitios, pero también os puedo asegurar que si me dan a elegir entre estos y “mis rincones” de los países en los que he estado, me quedo con “mis rinconcillos”.

El año pasado me dio por dar una vuelta por una zona relativamente cercana a la casa de Yunting, es la típica calle que no tiene mucho de interesante y que salvo que vivas ahí, no verás a ningún guiri sacando fotos, hasta que claro, tuvo que llegar el asturiano de turno a romper las estadísticas.

 

Rincones de Taichung

Los semáforos taiwaneses son bastante graciosos, tienen una cuenta atrás y aunque no se vea, un muñeco con una animación muy graciosa.

Rincones de TaichungEsta es la calle en cuestión, digamos una calle normal en zona de clase media, aunque no se vea, a la izquierda juraría que donde la moto hay un pequeño templo, me imagino que esa será la razón por la que tenga esos farolillos rojos. La chimenea que hay al lado de la moto es para quemar dinero…bueno, esa es una historia que ya os contaré.

Rincones de TaichungEl parque está bastante chulo y suele haber siempre gente haciendo deporte.

Rincones de TaichungEstos cacharros me vuelven loco, cada vez que veo uno necesito hacer el chorras con ellos, ¡anda que no molan!.

Rincones de Taichung
Ya empezamos a ver lo que comentaba más arriba, es lo que tiene mi gusto por pasear por sitios alejados de lo que uno se esperaría de una gran ciudad. Ropa secándose a pié de calle, y al fondo un puesto de comida en “stand by” hasta que tal vez llegada la noche el vendedor de dicho puesto se ponga a trabajar. Hay que tener en cuenta que hay puestos que son matutinos y puestos que son nocturnos, y también muchos de ellos son puestos “móviles”, hoy están aquí, y mañana en otra zona.

Rincones de TaichungNo se muy bien qué hacían esos cascos ahí porque no había llovido, pero el de la derecha es el mismo que el que uso cuando voy de paquete en la moto.

Rincones de TaichungEsta foto no le hace justicia al ambiente que desprende este kiosko, aunque eso es culpa mía. Es un kiosko bastante antiguo donde puedes comprar tus periódicos, revistas, bebidas, libretas, lapiceros, es como si por él no hubiese pasado el tiempo, además lo regentan unos abueletes, ¡muy chulo!.

Rincones de TaichungMuy cerca de dicho kiosko me llamó la atención una calle que llevaba a algún sitio que mi intuición me decía, sería interesante.

Rincones de TaichungEste tipo de barras (azúl) son barras de bambú recubiertas con plástico especial, muchas familias la usan para tender la ropa, no se puede decir que no sea práctico.

Rincones de TaichungMi intuición no me había fallado, ahí dentro al fondo había un mercado “blade-ranero”, de estos que sólo los de esta calle conocen.

Rincones de Taichung¡Esto es lo que buscaba!, un sitio especial, con su magia, su descontrol, un sitio que seguro ha vivido miles de historias, un sitios donde los más mayores en su día venían a comprar.

Rincones de TaichungSucia, rara, incoherente pero de alguna manera esta foto tiene “algo”.

Rincones de Taichung
¿Cuánto tiempo habrá alumbrado las noches de este mercado?

 Rincones de Taichung

Por supuesto, ¡comida!.

Rincones de TaichungBlanco y negro que “mola más”.

Rincones de Taichung

Muchos dirán “aquí va a comprar María santísima” pero yo digo que  le sobra buen producto, no tienes que hacerte una tarjeta de socio, no te darán un carrito para llevar la compra, pero seguro que si eres como yo a un poco más joven, más de una vez habrás entrado a sitios que más o menos se parecían a este y siempre salías contento. Además las abuelitas dependientas siempre son las mejores.

 

Rincones de Taichung

Verdeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.

Rincones de Taichung

No tengo muy claro qué es pero mola.

¡Viva Tito!

Llego tarde, pero hace más o menos dos semanas se celebraría el aniversario del nacimiento de este gran músico, Tito Puente. Yo lo descubrí muuuuuy tarde, con el disco de Calle 54, ¡pero menudo descubrimiento!.

Aquí os dejo con Tito y alguno de sus “colegas”, si no los conocéis y os ponéis a investigar, se os va a hacer el culo “pesi-cola”:

 

 

¡Nos vamos a Taiwán!

Hualien

¡Sí, por 3ª vez!.

Mientras estáis leyendo esto, nosotros estaremos volando destino Taipei (Amsterdam-Bangkok-Taipei), esta vez estaremos algo menos de un mes, ¡pero lo disfrutaremos a tope!. No creo que tuitée nada durante mi estancia aunque nunca se sabe, igual os mando alguna foto si me da por pillar al igual que la última vez, una sim taiwanesa.

¡Un fuerte abrazo y a disfrutar de las vacaciones!.

El mundo de Giikah – 1×02 Yo y los videojuegos

¡Aquí está mi primer podcast de gran duración!. Espero que os guste.

El mundo de Giikah - 1x02 Yo y los videojuegos