Goloseando en Heinemann

Unos días atrás, fui a la confitería Heinemann, una de las mejores y más antiguas de la ciudad, también de las más caras.

 Heinemann DüsseldorfEntrada.

Tenía que ir a comprar dos “paquetes” de unos pralinés dorados para que Yunting se los regalara a un par de amigos. Yo para estar 100% seguro de que no contenían alcohol, le pregunté a una de las abuelillas que trabajan en la tienda, me dio la mejor respuesta posible, uno de los pralinés. Ya los había probado hace mucho, pero, ¡qué locura!, estaba acojonantemente rico, perfectamente balanceado, ni muy dulce ni muy amargo, super cremoso, ¡de 10!. Mi respuesta a la mujer fue “¡me he vuelto a enamorar, pero no se lo diga a mi novia!”.

A los pocos días nos dio por ir a comer a un restaurante taiwanés que habían abierto en Düsseldorf hacía unos pocos días. No está mal, pero las porciones son un poco escasas teniendo en cuenta el precio. El caso es que después salimos a dar un clásico paseo por la Königsallee.

 

Heinemann Düsseldorf

Vista del canal de la Königsallee.

Poco antes de llegar, nos volvimos a cruzar con Heinemann y le dije a Yunting…va, vamos a ver cuánto cuesta comprar unos chocolates sueltos al peso. ¡Sorpresón!, cuestan la mitad que los que ya vienen emperifollados con lazitos y en caja. Lo que primero fue un: “igual si no son tan sumamente caros como los de la caja, pillamos un par de esos dorados y ya tenemos un mini postre”, pasó a ser: “bueno, cuestan casi la mitad…pilla un par de otro sabor y a bailar”. Decir que los otros también estaban muy muy ricos.

 

Heinemann Düsseldorf

El interior renovado hace pocos meses.

Heinemann Düsseldorf

¡El paraíso!.

Heinemann Düsseldorf

También venden tartas muy ricas.

Heinemann Düsseldorf

Pralinés espolvoreados con oro.

Heinemann Düsseldorf

Zona de pralinés al peso, 5,50€ los 100g.

Heinemann Düsseldorf

Así que si estáis de paso por Düsseldorf o si vivís aquí, no dejéis de pasaros por Heinemann, el paraíso chocolateril en Düsseldorf.

Por |octubre 13, 2014|0 comentarios|

Frank Zappa – Montana

No recuerdo cómo conocí a Frank Zappa, lo que recuerdo perfectamente fue el shock al escucharle por primera vez. Tenía y tiene algo mágico, cuando escuchas algo de Zappa…no tardas ni 3 segundos en reconocerlo. Dentro de la gran lista de música que ha rodeado mi vida, Frank está siempre ahí, en mi rincón de los genios, y bueno, Montana…es que no se qué decir de Montana, ¡es la bomba! xD

 

Una curiosidad muy graciosa es el pequeño homenaje que mis queridos (desde que se fue Portnoy se ha perdido todo) Dream Theater le hace en el tema “Beyond This Life”, a partir del minuto 8:00 empieza el festival:

Por |octubre 3, 2014|0 comentarios|

Ocurrencias – El videojuego de la invisibilidad

Algunas veces pasan por mi cabeza cosas un tanto interesantes, todas y cada una de ellas se pueden considerar chorradas máximas. El tema es que estas cosas aún no están dentro de ninguna “categoría” dentro del blog. Dicho esto, inauguro la categoría de “ocurrencias”.

Lo bueno de este blog es que escribo sobre lo que me apetece, sin pensar en el qué dirán. Lo llevo haciendo desde mis primeros inicios blogueriles y voy feliz.

Al grano,

me molaría la idea de un videojuego en el que primase la invisibilidad dentro de un mundo 100% vivo.

Es decir, pongamos que estás en el Central Park de Nueva York, y ves cómo un hombre vestido de negro está actuando de manera un tanto sospechosa. Le sigues, y se mete en un parking que hay en uno de los recién construidos rascacielos de la ciudad. Vas detrás de él y resulta que tiene una sala de operaciones “a lo Batman”. ¿Lo mejor?, no sabe que tú le seguías y que estás de pie junto a él…eres invisible.

Este ejemplo es muy básico, podrías espiar al frutero, y ver qué hace los sábados.

La idea de cara a efectuarla con realismo es más que compleja. Una IA equiparable a la de una persona real…en todos los habitantes de la ciudad. El objetivo sería el que tú quisieras. Ayudar a personas que han sido atracadas, escribir notas a la policía. Imposible…a día de hoy sí, pero si a eso le sumamos un sistema de realidad virtual (Oculus, o una futura Matrix)…¡molaría!.

Por |septiembre 28, 2014|0 comentarios|

¡Estoy de vuelta, primeras impresiones y…Escocia!

¡Por fin!, después de 42 conciertos ya estoy de vuelta en casa. En realidad hace casi 20 días que estoy de vuelta, pero después de tanta “actividad” y unido a la visita de mis padres, digamos que me he tomado la licencia de hacer unas buenas vacaciones blogueriles.

La tournée se podría resumir como una experiencia inolvidable, he aprendido muchísimas cosas en el ámbito musical, empecé acojonado perdido, y terminé disfrutando como un enano. Tocar en público no es algo fácil, y menos si lo haces como solista. Creo que el público durante los conciertos alcanzó un mínimo de 50 pasistentes y un máximo de 450 y con una media de 200 personas, no son datos 100% seguros, pero vamos, por ahí andan los números. Ahora sentado frente a la pantalla del ordenador y mientras escribo esto, me sigo sorprendiendo de haber tocado ante tanta gente, y lo mejor de todo es que aún habiendo metido cagadas (pequeñas y grandes) en los conciertos, el que la mayoría del público salga contento y felicitándote, ¡te alegra mucho!…y más si en el público había fagotistas profesionales (una historia larga que ya contaré, pero muy bonita y con coincidencias imposibles pero reales xD).

Decir, que lo que dije de intentar hacer un diario de abordo lo cumplí a mi manera, tengo unas 8 páginas llenas de texto con historias y detalles de lo que he vivido por esas tierras de la Gran Bretaña e Irlanda, además de todo lo que se me ha quedado grabado en la cabeza, que no son pocas cosas, ahora el tema está en que no se si recopilarlas, ampliarlas y hacer un mini libro en pdf o soltarlo todo en el blog, pero bueno, ya me lo pensaré.

Dicho esto, que no me quiero alargar con la entrada. Estoy casi convencido de que geográficamente a día de hoy conozco Gran Bretaña (a excepción de Gales, por donde pasamos, pero no tocamos) e Irlanda mejor que más de un “autóctono”. Escocia, Inglaterra, Irlanda, e Irlanda del Norte. Este es el orden tanto de mis recomendaciones en cuanto a prioridad de visitas y en cuanto a mi experiencia y gustos.

Ahora que ha pasado la votación y que Escocia ha estado tanto tiempo en boca de todo el mundo, decir, que me pareció un país brutal, mucha naturaleza, mucha cultura propia y una gente más maja que qué se yo. Este es mi pequeño homenaje en fotos a Escocia…no son las únicas, tengo 2700 en el trastero, y ¡muchas van a salir en el blog!.

 

Edimburgo

Se llevó una señora propina de mi parte, ¡bravo! (por si no lo véis bien, es una chica).

Edimburgo

Las callejuelas de Edimburgo son la leche.

Edimburgo

Dentro tenían un poster de promoción de nuestro concierto.

St. Andrews

¡St. Andrews, la meca del golf!, me enteré en el momento de visitarla. ¡Soy un ignorante!.

Edimburgo

Tras mi visita a Escocia he descubierto el mundo del Whisky, ¡acojonante!.

Edimburgo

Ir a Escocia y no  disfrutar de un señor Haggis es como visitar a Asturias y no beber sidra.

Edimburgo

Naturaleza en medio de la gran ciudad.

North Berwick

North Berwick, llegué, salí a dar un paseo antes del concierto…¡y descubrí que estaba en la costa!.

Cuando tienes que tocar todos los días en un sitio distinto, pierdes la cuenta y dejas de mirar la lista de ciudades donde tocas.

 

Aberlour

¡Y nació el mito!, Aberlour a’Bunadh tirada nº47. Regalazo para mi padre.

Cullen

¡Playa!

Cullen

¡Escociiiiaaaaaaa, goooooooooooolffffff!

Holy Isle

Última vez que vería tierra escocesa, Holy Isle.

Por |septiembre 19, 2014|0 comentarios|

¡Giikah on Tour!

Giikah on Tour

Mañana a esta hora ya tendría que estar por primera vez en tierras inglesas. No va a ser mi única primera vez que voy a vivir en este viaje, y es que además de viajar por primera vez a Gran Bretaña, ¡también haré mi primera Tournée como solista!. Estoy acojonado, para qué mentir, pero era una oferta que no podía rechazar, además de pagarme muy bien, me parece una experiencia que con casi toda seguridad no vuelva a vivir nunca más. Tocar como solista es difícil, ir de Tournée a Gran Bretaña como solista, más, y si encima el instrumento que tocas es el fagot…¡el acabose!.

 

Me pasaré mes y medio fuera de casa, así que para la ocasión me hice con una tablet, me hará pasar buenos ratos, también tengo reservado para esta vivencia un libro muy especial que empezaré a leer a mi llegada a Inglaterra, “Afinando un sueño” del señor @ikusuki . Estoy seguro de que me encantará, ¡es un maestro contando historias!.

Como digo será mi primera vez y visitaré muchos sitios, comeré cosas que nunca he probado y hablaré inglés como nunca lo había hecho, nos os preocupéis…también me llevaré la cámara para más tarde en el blog contar la historia de mi viaje, estoy hasta por escribir un mini diario, cosa que nunca en mi vida he hecho, pero no prometo nada, que me conozco xD

 

¿Queréis saber por dónde estaré?, por orden de “visita”: Dumfries, Whitehaven, Windermere, Penrith, Barrow in Furness, Kendal, Keswick, Largs, St. Andrews, Ayr, Edinburgh, Paisley, Dunfermline, North Berwick, Nairn, Banff, Keith, Aberdeen, Inverness, Elgin, Belfast, Bangor, Athlone, Gorey, Dublin, Limerick, Kilworth, Waterford, Killaloe, Killarney, Galway, Wicklow, Cork, Dublin, Clonmel, Dorchester, Weymouth, Exmouth, Sidmouth, Fowey, Taunton, Chard.

 

Aquí podéis comprar los tickets para alguno de los conciertos: Tickets Tournée.

 

 

Por |julio 17, 2014|1 comentario|

Spanakopita en triángulos

Spanakopita

¡Un clásico!, y mi primera vez. La Spanakopita (σπανακόπιτα) o “empanada de espinacas” es uno de los platos más típicos de Grecia. Aunque pueda parecer un poco lioso, sobretodo a la hora de explicarlo, la receta se puede decir que es extremadamente sencilla, pero como todo lo bueno, se necesita un poco de tiempo para prepararla. En este caso he hecho la versión “empanadilla” o Spanakopita en triángulos. Suelo hacer bastantes empanadas a la española, pero esta vez me parecía más cómodo el hacer una receta que fuese práctica a la hora de llevar al trabajo o como merienda, etc y sin perder el frescor. Es la primera vez que la hago y la primera vez en mi vida que como una Spanakopita…¡tremenda!.

 

Ingredientes:

-500g de espinacas.
-200g de queso feta.
-Masa “filo” (es un tipo de masa de hojaldre con el que siempre se hace la Spanakopita y en el que suelen venir 10 capas).
-Unas ramas de eneldo (yo sólo tenía perejil fresco, si no tenéis ni lo uno ni lo otro, tampoco pasa nada, pero le da un toque muy característico).
-3 cebollines.
-2 huevos.
-Aceite virgen extra de oliva y pimienta.

Preparando los ingredientes:

-Una olla con agua hirviendo.

-Cortar en trozos pequeños los 3 cebollines y el eneldo previamente lavados.

Cocinando:

-Metemos las espinacas en el agua hirviendo por tandas de unos 2 minutos (hasta que las espinacas estén blandas), ya que al ocupar tanto espacio la olla no da mucho de sí.

-Pasamos las espinacas por agua fría y las escurrimos muy bien, sin miedo, que se rompan.

-Una vez bien escurridas, cortamos la bola de espinacas en trozos medianos.

-En una sartén con aceite y a fuego medio-alto metemos el cebollín, el eneldo, las espinacas y lo espolvoreamos con pimienta, le dáis unos toques de sartén (1 o 2 minutos) y reserváis.

-Mientras tanto en un bol mediano-grande cascamos los dos huevos, los batimos y añadimos el queso feta bien mezclado que iremos rompiendo en trozos pequeños con nuestros dedos.

-Cuando lo que teníamos en la sartén no esté muy caliente (no queremos cocer la mezcla con los huevos), será la hora de removerlo todo en el bol hasta que quede todo bien mezclado.

-¡Bien, ya tenemos el relleno, ahora a por la masa y a hacer nuestras empanadillas!, pero antes de empezar a prepararlas, ¡precalienta el horno a 170ºC!.

-Las capas de la pasta filo son finas y muy delicadas, tal y como están empaquetadas, las sacáis del plástico y cortáis el rollo por el centro, es decir, si lo tenéis en horizontal como una barra de pan. Hacéis un corte en el mismísimo centro, así las porciones de empanada serán más fáciles, pequeñas y rápidas de preparar.

-La operación es muy fácil, una capa de filo, untar bien de aceite, otra capa de filo, untar de aceite y encima de esta segunda capa colocar el relleno en forma de triángulo. Es decir, filo-aceite-filo-aceite-relleno.

-Os dejo un mini cutre dibujo que he preparado en 1 minuto, igual lo deja un poco más claro.

Spanakopita triangulo

-Ahora en una bandeja untada de aceite y haciendo lo mismo con las Spanakopitas (podéis untarlas con huevo si queréis), horneamos durante unos 45 minutos y a comer una vez estén frías.

¡Viva Grecia!

Emplatado y otras cosas:

 

-Yo las he comido tal cual, sin ningún tipo de salsa, pero igual vosotros podéis hacer algún descubrimiento.

- A la hora de escurrir las espinacas, no tengáis miedo, hay que apretarlas muchísimo y se van a romper sí o sí, hay que intentar sacarles tanto agua como se pueda.

-Si en vez de aceite usáis mantequilla en el momento de untar las capas de filo, el sabor de la mantequilla tirando a dulce, contrarestará el sabor medio ácido del queso feta y le dará un punto bastante rico.

-Unas semillas de sésamo por encima antes de meter las Spanakopitas al horno va a darle un aroma alucinante.

-Yo no soy un ultra fan de las espinacas ni del queso feta, pero esta receta está de muerte, lo digo para aquellos que no sean muy de espinacas o queso de cabra, no tengáis reparos, os va a gustar, ¡prometido!.

-P.D. No, no se me ha olvidado la sal, no he usado nada de sal porque con el queso feta y el resto de ingredientes hay sabor de sobra :)

 

Por |junio 15, 2014|0 comentarios|