Quién me iba a decir a mi que fuese tan arriesgado preparar wasabi.