Hace poco más de una semana nos hicimos con la típica chorradita que venden en IKEA, por 2€ te vienen 3 vasos de papel con su consiguiente tierra y semillas: Basílico, cilantro y tomillo. Yo soy un cocinillas y además me gusta la idea de poder ver crecer las plantas que más tarde podré usar para cocinar.

 

El sistema es muy fácil, la tierra viene en pastillas tamaño “puck” de hockey sobre hielo. Las cuales hay que poner agua y mezclar bien, luego pones unos 3cm de tierra en el vaso, esparces bien las semillas y estas las tapas con el resto de tierra sobrante. Para que germinen antes, hay que cubrirlas con papel de plástico del que usamos en la cocina. Agua, más o menos cada dos días, el caso es que el compuesto de tierra esté siempre húmedo.

 

De momento el basílico y el cilantro van apareciendo por la superficie después de una semana.

 

Basílico

Día 5: ¡Ya sale la primera hoja-bebé-basílico!

Basílico

 

Día 6: Parece que el resto de hermanos y hermanas hoja también se deciden a salir.

Cilantro

Día 7: sin comerlo ni beberlo el cilantro ha salido disparado de un día para otro, ¡ayer por la noche no había nada!.

Basílico

 

Día 7: No parecen verse muchos cambios salvo las hojas de la derecha que están saliendo espachurradas.