Si es que los asturianos somos la hostia