Es imposible dejar de compartir esto, pese a que los propios componentes de Pink Floyd e incluso su ingeniero de sonido lo atribuyen a una casualidad yo os dejo para vuestro disfrute una obra de arte audiovisual acojonante, no voy a explicar nada (ojito a lo que dicen las letras de las canciones), os dejo con Pink Floyd y El Mago de Oz.