Hoy daré la última clase particular en Barcelona antes de marcharme a vivir a Düsseldorf por unos meses, y como será la última vez que vea a mi alumno, también le daré una buena caña hasta que su nuevo/a profe llegue. Así que aquí me tenéis con un porrón de cañas metidas dentro de un taper con agua. Alguna saldrá bien ¿no?, eso espero jajaja.