Tres años después de mi viaje a Japón volveré por tierras asiáticas en septiembre, pero esta vez la isla elegida será a Taiwán.

Como algunos sabréis al llegar a Alemania conocí a una chica taiwanesa, la cual a día de hoy es mi novia. Yo de Taiwán lo único que sabía es que los portugueses estuvieron por ahí, y que ASUS y HTC son compañías taiwanesas.

Con el tiempo he ido descubriendo cosas muy interesantes acerca de la isla, bueno, más bien Yunting me ha las ha estado contando. Desde entonces no es que mi idea de Taiwán haya cambiado, digamos que se ha ido enriqueciendo poco a poco: gastronomía, modo de ser, tecnología, calidad de vida, sus “amigos” los chinos.

La verdad es que a mi me gusta mucho viajar, conocer nuevos sitios, etc., pero hasta el momento no se me había pasado por la cabeza el viajar hasta Taiwán. También hay que tener en cuenta que no es igual de fácil que en España el decirle a tu familia que tienes novio, y los padres de Yunting no supieron de mi hasta bien entrada la relación. Me alegré mucho al saber que no pusieron ningún pero, y de que se alegraban mucho de conocerme aunque sólo fuera a través de internet.

A partir de entonces la comunicación con la familia era y es completamente normal, yo trato de hablar en taiwanés y ellos tratan de entenderme, en fin, no es fácil, pero siempre hay muchas risas. La nota graciosa/interesante, es la abuelita, que además de hablar taiwanés también habla japonés, hay que tener en cuenta que Taiwán estuvo en manos japonesas durante muchos años y la mayoría de las personas mayores que hay en Taiwán recibieron educación japonesa en las escuelas, de ahí que incluso muchos no sepan leer chino.

Pues bien, ya estando enterada toda la familia de que Yunting tenía a un asturiano por novio, hace dos meses me ofreció la irrechazable oferta de pasar las vacaciones en Taiwán. Al principio dudé, más que nada, por lo que cuesta el viaje, pero luego echando cuentas vi que si todo iba según lo previsto, tendría el dinero suficiente para comprar el billete.

 

Dicho y hecho, los billetes ya están comprados incluído el viaje en ICE (el “AVE” alemán) hasta Frankfurt, ahora sólo falta esperar a que llegue septiembre. Así pués, y si no hay ningún imprevisto raro, estaré por Taiwán en concreto en la ciudad de Taichung (臺中) del 2 al 22 de septiembre disfrutando de la isla y de la buena compañía.

 

Taipei from salvus on Vimeo.