Hace casi un mes que estamos en el apartamento nuevo y ya por aquel entonces habíamos mirado varias compañías proveedoras de internet, no fue muy dificil decidirse por una oferta temporal que hacía la compañía Alice, nos daban una conexión de hasta 16.000 Kbit/s con tarifa plana de llamadas a fijos por 20€ al mes y sin contrato de permanencia.

 

La verdad es que todo iba como la seda pero claro, había que esperar a que los de la Deutsche Telekom vinieran a activar la línea de teléfono, ahí empezaron los problemas, con decir que no hemos tenido internet hasta que 3 técnicos vinieron a hacer la instalación, en fin, digamos que el tema tardó tres semanas en resolverse.

 

Línea temporal del tema:

 

El primero de los técnicos llamó al timbre a las 8:00 puntual como él solo y yo sin saber que el timbre que hay dentro del piso no funcionaba, le abrí la puerta con dicho timbre para en el mismo momento salir al portal a ir con el técnico hasta el sótano. Sorpresa la mía al ver que el técnico se había pirado….claro el timbre no funcionó porque me tuve que enterar ese mismo día que hay que usar uno que hay fuera, en el pasillo, ¡manda güevos!, igualmente el tío sólo picó una vez y yo salí escopetao hacia el portal, en fin.

 

A la semana siguiente vino una chavalete joven (zoquete con pinta de pijo y con un mini portatil chupiguay al hombro) con muchas prisas, yo, que soy previsor, ya había puesto un papel en el portal diciendo que por favor llamaran más de una vez al timbre (no quería que el técnico saliera corriendo como la otra vez). Hasta ahí todo perfecto pero el caso es que ya me dio la impresión de que el chaval no tenía ni puñetera de lo que hacía y tan pronto como vino, se fue sin decir más que “a las cuatro de la tarde la línea ya estará activada”, ¡mis cojones 33!, llamamos 3 veces a Alice para ver cuándo se activaría la línea (porque ni a las cuatro ni a las seis de la tarde se había activado la línea) y a la tercera nos dicen que el técnico no ha hecho correctamente su trabajo y la línea sigue inactiva. ¡Viva la Deutsche Telekom, ahora tenemos que esperar otra semana más!.

 

Hoy día D hora H, no creía que el técnico de Telekom instalase la línea, es más, llegué a pensar que ni vendría, más que nada porque en Alice me habían dicho que me enviaron un paquete y que ¡mi dirección no era la correcta!. Pasadas unas primeras horas de tensión llamé para cerciorarme de que no estabamos esperando al “hombre de internet” en vano, dicho y hecho, “a las 12:00 estará ahí” y a las 12:00 llegó. Esta vez era distinto, un técnico de esos que joder…¡parecen técnicos y no chavaletes con pelo pijo!.

 

Señor de internet: “Guten Tag”, me dijo dándome un buen apretón de manos.

Yo: “Buenos días señor de internet, pase usted pa dentro que se me ha acumulado la mala hostia de dos semanas y tengo mono de Youtube”.

 

15 minutos después, con una bolsa de herramientas con la cual te podrías montar un mini Colisionador de Hadrones y un móvil de cuando se habían inventao los móviles y sin portatil ni chorradas varias que había traído el último chavalete, el señor de internet me dice

 

Señor de internet: “Ya está, esto debería de estar listo, ya puedes seguir viendo el APM, ¡que te conozco gañán!”.

 

Dicho esto, y después de agradecerle la paciencia y lo bien que nos lo había explicado todo nos despedimos muy educadamente deseándonos pasar un muy buen día. Pero ojo, no quedó todo ahí, haciéndo yo de Freddie Mercury en I Want to Break Free recibo una llamada anónima.

 

Anónimo: “Sí hola, soy el técnico, ¿está usted aún por casa?”.

Yo acojonado dije: “Sí claro, ¿por?, ¿qué ha pasado?”.

Señor de internet: “Llamaba para decirle que en un principio la línea ya está lista y que debería de poder empezar a ver el APM a la voz de ya, confírmemelo por favor”.

Yo: “Coño, sí sí, un momento”, enchufé el router y toda la parafernalia y efectivamente.

Yo: “Oh, funciona, perfecto, mil gracias por la llamada”.

Señor de internet: “Un placer, me alegra saber que todo funciona correctamente, que tenga un buen día”.

Yo: “Muchas gracias, que tenga un buen día”.

 

Y aquí me tenéis, escribiendo de nuevo en el blog, más feliz que una perdiz y dejando atrás el navegar con un USB Stick que después de descargar 1GB la velocidad de navegación pasa de 7Mb a 64kbps.